La Televisión Cubana tiene el reto de satisfacer las crecientes demandas de un público que ya tiene otras fuentes de consumo audiovisual. No es una tarea menor.

Los públicos han cambiado, cambian constantemente. Y la Televisión Cubana también, pero no con la velocidad y la profundidad deseables. Y no ha sido por falta de debate (ojalá que todos los ámbitos de la sociedad cubana contemporánea concretaran el mismo debate público que origina la televisión), sino más bien por la inercia con que se asimilan los resultados de esas discusiones en la práctica cotidiana.

No es un asunto menor. La televisión sigue siendo el medio de comunicación y entretenimiento con más impacto en la población… pero hace rato que ya tiene muchos émulos. El primero de todos: el creciente mundo de las nuevas tecnologías, que diversifica la manera de acceder a las propuestas.

En el contexto cubano esa vertiente tiene características muy peculiares. Ante la insuficiente conexión a internet, afloraron alternativas más informales: el celebérrimo paquete entre ellas. No vamos a dedicarle mucho espacio a ese tema, ya lo hemos hecho muchas veces en este sitio. Insistamos solo en algo: para que la Televisión Cubana mantenga un rol preponderante en los esquemas de consumo audiovisual (y es necesario, teniendo en cuenta su declarada vocación cultural), tiene que acabar de consolidar un salto cualitativo considerable.

Afortunadamente hay buenas experiencias puntuales, pero no son suficientes. Téngase en cuenta que a estas alturas se sigue haciendo mucha televisión con concepciones técnicas y artísticas anticuadas.

El principal problema no es de diversidad de contenidos. Se ha dicho muchas veces, aunque muchos se asombran cada vez que se dice: pocas televisiones públicas del mundo cuentan con una programación de tan amplio espectro y con tan marcada intención integradora.

El principal problema es la manera en que se presentan esos contenidos.

Por cuestiones de disponibilidad de recursos, pero también de estrategias de realización, nuestras producciones salen al aire con una desventaja en cuanto a factura y despliegue. Pero tienen a su favor el marcado interés del público por lo local, por lo nacional.

Ejemplos sobran. La mayor cantidad de películas que se proyectan son extranjeras, pero los filmes cubanos siempre han gozado de la preferencia popular. Se transmiten muchos policiacos estadounidenses, pero cuando se estrenan los cubanos (por más de que suelen ser menos contundentes en lo formal), suben los índices de gusto y audiencia.
Hay que potenciar ese interés.

Por eso caló tanto una propuesta como Sonando en Cuba. El programa tomó de aquí y de allá resortes de la televisión más comercial (que son resortes que funcionan, eso no se puede perder de vista), pero los presentó integrando una propuesta con pretensiones culturales que trascendían la más chata espectacularidad.

He ahí un término conflictivo, al menos para algunos: espectacularidad.

A la Televisión Cubana le hace falta mucho más sentido del espectáculo… y eso no tiene que ir en contra de la contundencia estética, ética o conceptual de la programación.

Vivimos en un mundo permanentemente recreado e influido por la imagen construida, en el que la imagen misma suele impactar más que el discurso puramente verbal. Eso no se puede ignorar, hay que asumirlo creativamente para que la palabra no pierda fuerza e incidencia, para que la tontería no gane más espacios de la cuenta.

La misma frivolidad pirotécnica nos ofrece las armas: la Televisión Cubana puede ser más pirotécnica, sin dejar de ser culturalmente responsable.

Hace falta dinero, está claro. Pero urgen también mejores esquemas de organización. Y más talento, que talento en Cuba hay.

Sonando en Cuba (sin ser una propuesta perfecta, aquí mismo hemos señalado pros y contras) ha demostrado que se puede. Y la reacción del público no se hizo esperar. Según todas las encuestas, los índices de audiencia y gusto rompieron marcas para este tipo de espectáculos en los últimos años.

Haría falta extender este empeño. Necesitamos mejores musicales. Pero también mejores dramatizados, programas informativos y culturales. Ese es el reto ahora mismo. Es el reto hace un buen rato. 

Escribir un comentario

Comentarios  

#13 yo 17-01-2017 17:02
pero eso pasa un monton de veces... 23yM, excelencias, clip.cu, revelaciones, perfiles, tras la huella...
#12 vicente 17-01-2017 16:46
Hola soy un consumidor execesivo de tv micho en ocaciones pero sin dudas las propuestas de los domingos de cv han superado expectativas Sonando en cuba y ahora Bailando ... es algo de lo mas esperado en tv pero que pasa con los sabados que deben ser expectaculares y hasta haora le roban el mas aburrido de la semana al domingo el show que presentaba este canal de buena factura se perdio para dar paso a cociertos que sin ofender anadie solo son de relleno espero que este ano resuelvan el dia mas sensacional de la semana.
#11 Yoha 16-01-2017 13:25
Porque hay días que los programas de Cuba visión y CVI son los mismos, que los canales no hay quien se los dispare te ponen un programa en un canal, luego de 2 horas te lo ponen en otro y por la noche en otro.... hasta cuando caballeros, hay aventuras viejas e interesante, seriales policíacos antiguos que mucho gustaron y que ya no los ponen porque la mayoría de los actores o se murieron o se fueron del país.... XD... quiten canales pero hagan una programación entretenida... no de apagar el TV o poner el DVD o la PC....
#10 carlosvaradero 13-01-2017 16:06
No màs conciertos los sabado en la noche..POR FAVOR!!!
#9 carlosvaradero 13-01-2017 16:06
Què pa`so con el concurso Adolfo Guzman que debiò salir en Diciembre?
alguien sabe?
#8 mila 12-01-2017 14:25
Es necesario que los pogramas televisivos mejoren que halla un espacio de pelicula buenas nada más , de novela series ,muñes, telepley ,es decir un canal para cada cosas ,el 15 que siga siendo de noticia ,cubavición espacios culturales ,comicos ,educativos ,el resto uno para cada cosa que el publico vea lo que desee no lo que le impongan ,que no sean tan repetitivos quiero decir que no repitan tanto las misma cosas .
#7 Liam 11-01-2017 14:25
Yuris Nórido: Me imagino que este artículo tenga 3 o 4 partes más porque me he quedado sólo con el titular del texto. Considero que eres un buen periodista y he tenido acceso a otros artículos tuyos, incluso a tu blog de fotografías; pero este tipo de temas, deja con un sabor agridulce a quien lo lee si no hay resultados palpables. Sé que dentro del sistema del ICRT, tú y otros, son quienes no deciden; pero ya avergüenza que no pase nada con la televisión. Tienen un nuevo Presidente desde hace un tiempo y no se avizoran perspectivas. El público no siempre opina; pero calcula y observa y cuando quiere explota.
Hazme un favor Yuris: Puedes decirle al Director de Cubavisión de mi parte que hasta cuándo hemos de soportar la cortinilla de presentación del canal. La meca de la chapucería en el diseño y el mal gusto. Debe haber costado 10 CUP hacerlo o peor, ser resultado del intrusismo profesional que pulula en esa unidad presupuestada cubana.
#6 Marilin 11-01-2017 14:03
Los sábados es dificil para los cubanos sentarse delante del TV son conciertos más conciertos, hasta cuándo.
Por favor si no tienen nada que dar busquen novelas en el extranjero y así complacen al pueblo.
#5 Duniesky 11-01-2017 11:18
Hola, para los trabajadores del canal en HD, desde hace algunas semanas he notado que hay momentos en que la transmisión no tiene el logotipo puesto y la imagen se ve con brillo y después que le ponen el logotipo se vuelve opaca el mismo espacio que se estaba transmitiendo. Se lo he comentado a varias amistades y les pasa lo mismo.
#4 POR GUSTO 10-01-2017 23:36
Y entonces que bla bla bla bla lo mismo con lo mismo y al final nunca hacen, na los canales q hay no sirven menos el futbol y los filmes por el HD y q alguien me diga pq no puede transmitir todos los dias y solo los fines de semana y un HD 2 con un patron cogiendo polvo jajaja q falta de respeto pero cuba q linda es............. .........