Desde el próximo martes 18 a las 8:30 y también los jueves a la misma hora, se podrá ver por Multivisión la serie Zoológico, una buena propuesta televisiva inserta en la Cuba contemporánea que tiene por protagonistas a un grupo de jóvenes.

Se que algunos lectores de estas líneas dirán “¿ahora? si ya lo vimos por El paquete”, ese canal alternativo que funciona, según me dicen, en casi todo el país.  El problema está que a quien le guste una buena fotografía, debe ver esta  propuesta porque de lo que han visto a lo que se verá, la diferencia es grande para quienes aprecian un  producto terminado. Otra pregunta que se pueden hacer: ¿Ahora fue que levantaron la censura?. ¡Falso!. En este caso la televisión no  censuró nada, lo que sucedió que el principio de la serie tiene algo que ver que La miel del paraíso, la nefasta serie del año pasado y se quiso alejar la transmisión una de otra, pero por las incoherencias existentes  (de las que he hablado en varias oportunidades) faltaron algunos ajustes productivos y no se pudo televisar antes debido a un enredo de papeles.

Aclarados estos aspectos voy a Zoológico que vi completa, la tengo grabada y debo pasar a cada rato a mi princesa Déborah, una niña de nueve años, amante de los animales, que disfruta de la historia de esos adolescentes, un poco mayores que ella, metidos en aventuras constantes (algunas no tan sanas) con leones, culebras, jirafas y un montón de otros seres vivos.

Siete jóvenes unos a punto de graduarse, otros graduados, uno que arriba por casualidad,  son  el núcleo protagónico en un lugar –el Zoológico- que si no mejora será cerrado, y al que llega un nuevo director con deseos de arreglar las cosas.

A esas historias, muestra de la transformación de una persona que realiza una labor que le gusta, se le unen sin panfleto los retratos de familias disfuncionales, alguna totalmente marginal con alcohol , robo y asesinato incluidos,  junto a personas nobles, que no santas, capaces de entender la otredad existencial y tender una mano, no como limosna sino incluso  en el rol de autoayuda.

Sólo que se hayan contado  sobre tales vidas de una manera coherente y atractiva, es un mérito que se inserta en el interés de que el producto audiovisual camine hacia la vital misión de transmitir las mejores formas de existir y comportarse en nuestra sociedad.

Daniel Romero (el Martí adolescente de El Ojo del Canario) en su papel de Leonardo, un muchacho nacido y  criado en la marginalidad, con las “las leyes del barrio” en la sangre, es capaz de entender que se puede vivir de otra manera. Su romance con Fernanda, bien defendido por Giselle Vargas, es coherente y un atractivo gancho para los adolescentes que  disfrutan del triunfo del amor.

Denis Ramos (Lester), Amalia Gaute (Claudia), Angel A. González (Tarabyte), Abel López (Gabriel) y Claudia Álvarez (Diana), forman el núcleo protagónico  que se complementa con los adultos en los que aparece una Ismercy Salomón como Cristina que logra la aversión del televidente hasta cuando “el destino” le cobra su actitud.

Todo el resto del elenco (Luis E Carreras, Jorge Ferdecaz, Manolín Álvarez, Mario Rodríguez, Aimee Despaigne, Raúl Enríquez;  Dayana Legrá, Yeni Pérez Horta, Yasmín Gómez, Yoel Infante, Germán Alcolea y Keny Cobo) tienen una eficaz actuación coral en apoyo del guión para que cada frase resulte creíble.

Hablando de guión Amilcar Salatti  y  Yoel Infante son los escritores de Zoológico, Néstor Cabrera, director de fotografía;  Allan Carral, editor; Alfredo Ureta y Carlos Paiffer,  hicieron el diseño de presentación; Beatriz Roussó y Dely Fernández  son las asesoras y  Loly Atencio es la productora.

La música corrió a cargo de Kelvis Ochoa, hubo una  Participación especial de la Compañía Habana Compás Dance, bajo la batuta de Liliet Rivera, y la dirección general es de  Richard Abella que tuvo a Heiking Hernández como directora.

A la larga, la trasmisión de esta serie es útil para todo el mundo, especialmente para los televidentes  (no todos son asiduos al Paquete) porque la copia que disfrutaran tiene los buenos colores que logró el equipo de realización y el sonido efectivo con la música  Kelvis. Volveré sobre el tema cuando Zoológico avance un poco.

Share This