Durante la Décima Jornada Cubana contra la homofobia y la transfobia se desarrolló una muestra audiovisual muy significativa

La Décima Jornada Cubana contra la homofobia y la transfobia incluye un sinnúmero de actividades que convocan una vez más a pronunciarse contra la discriminación, específicamente por orientación sexual y por identidad de género. Así, los interesados en apoyar la cultura de la equidad de género  pueden disfrutar de conferencias, paneles, congas, exposición fotográfica, gala, acciones orientadas a compartir espacios diversos entendiendo y viviendo la diversidad.

Más allá de lo variado de las actividades planificadas, los audiovisuales constituyen el plato fuerte de esta Jornada con un proyecto denominado “De la Rambla al Malecón”. Con filmes, documentales, cortos y otros productos audiovisuales, especialistas del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y público dialogaron a propósito de las muestras entre el 4 y el 12 de mayo.

En ese proyecto se demuestra una vez más la importancia de los medios de comunicación y en este caso los productos audiovisuales, en la educación ciudadana.

Nuestra televisión y nuestra radio apuestan por productos más inclusivos y diversos, que contribuyan a una audiencia más parecida a los tiempos que se viven hoy en Cuba y en el mundo relacionado con las múltiples identidades de género y orientaciones sexuales. 

A pesar de la voluntad de las personas implicadas en la producción televisiva y radial, que se percibe en los productos, no siempre se tiene la preparación para abordar contenidos tan complejos y, sobre todo, novedosos como los relacionados con la sexualidad y el género vistos desde la diversidad. Debido a eso adquieren mayor valor iniciativas como “De la Rambla al Malecón”, tanto para los profesionales de los medios de comunicación como para los ciudadanos que conviven diariamente con relaciones desiguales de género.  

Valga resaltar también que en la Sala de Cine del Pabellón Cuba el público pudo disfrutar de dos documentales foráneos: “Diversxs” y “Out”. El primero permite vivenciar los sentimientos transmitidos por protagonistas de historias relacionadas con la identidad de género y la orientación sexual. El insumo para el documental salió de 50 jóvenes diversos que convivieron durante cinco días intercambiando sus vivencias.

El segundo, por su parte, es un audiovisual de ficción donde un hijo le confiesa a su madre que es homosexual.

Ambos productos propiciaron un debate posterior conducido por Andy Aquino Agüero, especialista del Cenesex, quien destacó que la identidad es mucho más que el vestuario, es la vivencia de cada persona en relación a cómo va construyendo su realidad desde la construcción del género, desde los significados de ser hombre o de ser mujer.  

También recalcó la intención de que no se hable de sexo opuesto, pues esa manera de referirse a los seres humanos genera ya una relación antagónica entre ellos. Lo correcto y por lo que se está apostando en la actualidad es por hablar de sexos y géneros. Cada intervención en el debate fue demostrando la necesidad de espacios como ese, tanto en fechas significativas como en la vida cotidiana.

La televisión y la radio son particularmente esenciales, no solo para la educación a las audiencias en estos temas, sino también para promocionar estos espacios, para que lleguen la mayor cantidad de personas posible sin importar color de piel, lugar de residencia, identidad de género u orientación sexual.

Share This