Sólo ha transitado una semana de la programación veraniega de la televisión y como balance parcial, me atrevo a afirmar que se ha trabajado en sistema, aunque no todo lo que se debe.

Comienzo por un nuevo espacio dedicado al cine: Sólo la verdad  con guion y conducción de  Cristina Escobar  que con filmes basados en hechos reales, devela cuanto de cierto hay en el filme que presenta la ficción de acciones,  que por ejemplo desencadenaron la guerra en  Irak, tal es el caso de Juego de traiciones.

Encuentros, un espacio realizado con la Asociación  Hermanos Saiz dirigido a potenciar jóvenes intérpretes y compositores que no son promovidos, normalmente,  y tienen una reconocida calidad,  se agradece.

El regreso de La neurona intranquila   fue con una escenografía de primera, y con un premio apetecible.  Es aplaudible tal cambio porque no pocas veces se ha dicho que ese  programa por tratarse un entretenimiento  a partir del conocimiento,  necesitaba buena presencia y … un lauro que se desee.

Los teledramas volvieron en el verano (¿alguna vez tendremos 54 en el año?) con el titulo Infiel, basado en un cuento de Mylene Fernández  y dirigido por Mariela López, que una vez más muestra ese pulso especial de realizadora que logra buena dirección de actores, fotografía, edición y música.

En humor a la verdad caminó del Canal educativo a Cubavisión, con Otto Ortiz en función de guionista y conductor.  Otto hace bien su papel pero el resto  de actores con ese intento de atraer un turista por parte de unos parqueadores, no fue un sketch  feliz. Espero que el espacio alcance el nivel  que tuvo en la temporada anterior.

Somos familia, tengo que decirlo de un tirón: fue mi gran decepción.  ¿Cómo es posible que con esa  cantidad de cámaras y la locución de  los estelares Marino Luzardo y Maurín Delgado se haya logrado un programa cansón por momentos, con un audio y una edición fatales como yo no veía hace tiempo?. Por no tener,  tenía excelentes escenografía  en dos pisos, una orquesta y un ballet a tiempo completo que apenas se utilizaron y  una buena cantidad de luces a las que no se les sacó provecho.

El guión es de Alexis Perez, Nwito, Baudilio Espinosa, Carlos Fundora y Gustavo Fernandez Larrea que junto a Ernesto Fiallo  funge como director. En una entrevista reciente Gustavo me dijo “Cuando uno va a emprender algo nuevo siempre es a riesgo. Espero que una buena parte de público le guste, y trataremos de lograr un entretenimiento que no sea soez. De momento te digo que la visualidad, escenografía, el vestuario, el maquillaje está bien.”. Pero evidentemente con eso no basta. Espero que con un colectivo tan talentoso puedan darle un vuelco a ese programa que sí ha recibido mucha promoción, y bien hecha como acostumbra RTV Comercial.

Sonando en Cuba, en su tercera temporada llegó a los domingos de Cubavisión. Como en las anteriores ediciones las primeras jornadas son de presentación de los concursantes. Pero ¡ojo! esas fotos sobre cuadros blancos no son nada elegantes, me huelen a los álbunes de  años atrás, las luces me resultaros sin sentido ni variedad… ya habrá tiempo de ver si este espacio evoluciona o involuciona, es muy pronto todavía.

Antes de detenerme en La Colmena TV,  quiero apuntar que me parece muy bien que en Al mediodía se realicen homenajes múltiples, que Vivir del cuento está en un segundo aire, el de los campeones y  Una calle mil caminos arrancó con el debate del racismo como tema de una adecuada forma, ya volveré sobre esas y otras proposiciones.

Ah!, no puedo dejar de señalar que La Habana y Cuba no congestionaron los teléfonos del ICRT por el beso de Mateus Solano y Thiago Fragoso, el luciférico Félix con el Corderito en el final de Rastros de Mentira.

He leído que se trata del primer beso gay de O`Globo  y para muchas es la primera vez que en televisión, no cine, se transmite en nuestra pequeña pantalla. Parece que algo se ha avanzado desde La cara oculta de la luna, obra cubana en la que los amantes no se pudieron ni tocar las manos y con  todo eso se caían los teléfonos. Claro  si a Felix  se le permitía pasar de un asesino a tierno cuidador de su padre, ¿qué importancia tenía ese beso?.  Espero que esa reacción se deba mucho más a una evolución consciente de los públicos contra la homofobia.

Y paso a mi agradable sorpresa. De alguna manera al anunciar La Colmena Tv dudé de que el programa funcionara y menos  en horario nocturno  porque una cosa es el teatro y otra la tv. ¡Lo logró!. La excelente escenografía que tenia engolosinado a  Carlos Alberto “Tin” Cremata fue muy bien aprovechada.

Tin  tiene a Danilo Sirio de Director para la TV y a Karel Renzoli de co-director para exteriores , Ángel Alderete es el Director de Fotografía y Yaser  es el Diseñador ó Director de Arte y Jaime Fort, fundador de La Colmena y la Colmenita , es el encargado del guion.

Hubo un trabajo de equipo y mucha,  muchísima alegría que fue evidente en la comunión inmediata de los niños que compiten  y las “experimentadas abejas”. La cámara tomó lo que debía tomar, la música, luces, edición,  todo fue hecho con entrega y amor. Los recursos de RTV Comercial y Cinesoft  fueron  utilizados   en función de conseguir un producto  tan transmisor de  cultura como entretenido.

Días atrás le realicé una pregunta al colmenero mayor y me dijo  “Claro que temo, temo mucho, son dos lenguajes muy diferentes, pero tengo a mi favor que antes de la Colmena y La Colmenita estuvo Cuando yo sea Grande, o sea, estuvo la Televisión… Tengo de Asesora a mi madre, (Iraida Malverti) que le sabe un mundo, y tengo a Martí, que dijo: «La dificultad es grande; y los que han de vencerlas, también».

Share This