Acercamiento a productos-mensajes dirigidos a los de menos edad en el medio televisual

La poetisa Nancy Morejón y el maestro Rogelio Martínez Furé destacan los valores formativos de la lectura.

En el mundo las cámaras se multiplican a una velocidad impensada. Lo “real” depende de cómo la comunicación mediática la construye o reconstruye. Los medios de comunicación se han convertido en una potencia que sobrepasa las fronteras geográficas en tiempos de conflictos internacionales devastadores, los cuales atentan contra la supervivencia, el derecho humano, el desarrollo y la cultura de la dignidad.

El planeta Medios –según lo define el periodista Ignacio Ramonet-, vive conmociones de intensidades nunca antes conocidas. La cultura es conformada a retazos, en ella las piezas se unen en una red, esta configura proyectos de vida en los que muchas personas se reconocen.

Estimula compartir libros y otras lecturas.

Dado su carácter de proceso productor de significaciones, los procesos culturales son claves en la comprensión de la naturaleza comunicativa, pues vivimos en un mundo modificado por el cine, la televisión, la web, las redes sociales, fenómenos que añaden elementos a la experiencia estética en espacios plagados de mediaciones, los cuales se destinan a espectadores-consumidores.

A dicho panorama no pueden estar ajenos programas televisuales pensados para los de menos edad. Nunca olvidemos: todo relato cuenta dos historias: una explícita y otra que es preciso desentrañar del poder simbólico de la polifonía textual, cuya eficacia se ejerce en el  sentido del conocimiento.

Así lo consiguen los espacios de Cubavisión: Sopa de palabras (lunes, 5:00 p.m.), Qué come, qué dice (martes, 4:45 p.m.) y Cuando yo sea grande (viernes, 4:45 p.m.). Desde diferentes puntos de vista, las emisiones abarcan un amplio universo de temáticas referidas al dominio del idioma, los hábitos alimentarios y la importancia de los oficios.

Quizás poco se habla o no tanto como lo merecen sobre asuntos decisivos en la formación cultural, ética, estética, de los públicos infantiles.

Jerarquizar palabras, modos de comportamiento  saberes técnicos y profesionales devienen prioridad en la estructura del texto audiovisual que conforman signos, estos deben ser analizados como fenómeno socio-histórico y dispositivos pensantes en el espesor de las historias, las cuales anclan valores simbólicos, contribuyen a la concientización.

El principio de participación incita juicios de valor, patentiza la pluralidad de sentidos del lenguaje artístico, en el que asumen funciones dominantes, fábulas y moralejas, la música, los sonidos, las atmósferas.

Cada intérprete de los relatos mencionados se involucran para que sea visible lo invisible, alertan sobre peligros, prejuicios, entre otros males vigentes.

En el desarrollo de la personalidad son fundamentales lo que cada humano hace y dice tanto de manera verbal como extraverbal. Los medios de comunicación masiva constituyen referentes imprescindibles, tienen responsabilidad en la conservación del legado lingüístico, las palabras mal usadas, no dichas con el énfasis que requieren o “simplificadas” mediante una sonrisa sin nexo con el texto leído empobrecen los relatos informativos y ficcionales.

La poetisa Nancy Morejón, y el maestro Rogelio Martínez Furé han reconocido la importancia de la lectura en diferentes soportes. Para ellos es fundamental la ampliación del universo cultural y cognoscitivo diariamente.

Ante la pantalla televisual, la familia debe acompañar a los de menos edad. El adulto ayuda a descubrir secretos de la sonoridad de las palabras, la comprensión de matices y sugerencias, este acto requiere aprendizaje, complicidad, para que la niñez mantenga el interés, se motive ante nuevos contenidos.

También contribuyen a estimular el placer de la lectura en los nativos digitales, las producciones audiovisuales de la Empresa de Tecnologías de la Información y Servicios Telemático Avanzados (Citmatel). Por supuesto, ya no se habla ni se lee como antes, cada texto requiere una interpretación particular. De acuerdo con Julio Cortázar: “el lenguaje no el que se complace en sí mismo, sino el que revela y rebela”.

Especialistas de Citmatel muestra audiovisuales transmitidos por la televisión cubana.

Los espectadores, sin distinciones de edades, merecen el disfrute de la calidad estética, comprender las múltiples complejidades de la existencia cotidiana, el desarrollo de la imaginación para entenderse mejor con sí  mismos y la sociedad.

Comparte en las redes sociales

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

#1 maguero 05-10-2017 15:34
Sedujo a la grey infantil el programa La Colmena TV , pueden seducirlo tambien los concierto de Lidis Lamorut que ya apenas se ven en TV, esos son los programas que necesitan hoy nuestros chicos , animados que describan nuestra historia como lo hace Elpidio Valdes , solo que mas modernos acordes con los tiempos de hoy .
aventuras basadas en la literatura infantil con un buen guion y reparto lograria atrapar a esa grey que a veces dianbula por la calle.Esa es la formula .