Miguel Patterson Meriño, director de la Orquesta del Icrt, ofrece detalles del espectáculo “Opera Ballet-Concert”

La Orquesta del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt) será el formato musical que acompañará al Teatro Lírico Nacional de Cuba y el Ballet Laura Alonso del Centro Pro-Danza en el espectáculo “Opera Ballet-Concert”, previsto para los días 18 y 19 de noviembre en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba.

Esa será la primera vez en que confluirán en una presentación las citadas instituciones culturales. La iniciativa responde al propósito de celebrar el Aniversario 55 de la Compañía Nacional de Ópera de Cuba, una idea original de Helson Hernández, director artístico de la puesta.

El maestro Miguel Patterson Meriño dirige la cincuentenaria agrupación musical y gustoso accedió a dialogar con los lectores de esta publicación y en relación con el significado de esta oportunidad.

Al respecto comentó: “para nosotros significa mucho, primero porque la mayoría de los músicos que integran actualmente la Orquesta del Icrt son jóvenes egresados de la academia, y aunque tienen algún tiempo entrenándose con nosotros, la música lírica, sus estilos y especialidades no son el cotidiano. En ese particular trabajamos para alcanzar una buena sonoridad y balance en las piezas que interpretaremos durante el espectáculo.

“En segundo lugar esta oportunidad acrecentará más el desarrollo y prestigio para la orquesta y el organismo que representamos, y en lo personal constituye un regreso al mundo lírico, al que me vinculé desde muy joven y ahora vuelvo con mucho gusto”.

A la interrogante sobre las exigencias para el montaje del repertorio, el maestro contestó: “Lo más difícil que he notado ha sido que las versiones orquestales que me dieron tenían muchos errores de copias y de imprenta, lo que me obligó a rehacer cada uno de los temas que habían sido tocados con esas erratas en otras oportunidades.

“Hacer todo ese trabajo, montar cada tema según su estilo y explicarle a cada músico compás por compás, cada tema, para que interioricen la interpretación y la dicción sinfónica de academia, de cada una de las piezas, fue un trabajo arduo, a lo que se sumó el hecho de cambiar nuestro trabajo cotidiano de hacer rumba, guaracha, chachachá, son y otros géneros genuinamente cubanos, pero el resultado me parece que está muy bien”.

El principal aporte que ha tenido la inclusión de estas obras en el repertorio de la Orquesta del Icrt está en que la agrupación vuelve a sus orígenes en el entendido de la versatilidad y la amplitud de opciones interpretativas que tuvo en sus inicios.

“La Orquesta siempre ha sido eso, por diferentes razones dejamos de hacer estas cosas, pero con esto demostramos una vez más que somos la más versátil del país, porque somos capaces de hacer desde la rumba, el son o la guaracha más clásica, hasta un clásico de la música sinfónica.

“Además, con este trabajo demostramos que nuestro músicos tienen que ser diversos, no se pueden encerrar en un género o estilo, sino que dominan toda la gama de matices sonoros cubanos e internacionales, sino no pueden ser músicos de la Radio y la Televisión, esa ha sido nuestra premisa de trabajo”.

Durante las funciones, la agrupación musical acompañará a excelentes cantantes en temas como “Kudá, kudá” (Aria de Lenski, de la Ópera Eugene Onegin), de Tchaikovski, “Madrigal” (dúo de Romeo y Julieta), perteneciente a la Ópera de Charles Gounod, “Adieu notre petite table” (Aria de Manon Lescout), perteneciente a la Ópera de Jules Massenet, y “Se come voi piscina io fossi” (Aria de la campesina Anna), perteneciente a Le Villi, ópera de G. Puccini, así como otras piezas clásicas del bell canto.

Entre los cantantes que serán acompañados por la música de esta Orquesta sobresalen las sopranos Bárbara Llanes, Conchita Franqui y la española Indira Ferrer, los tenores Héctor Rodríguez, Luís Javier Oropesa y Andrés Sánchez.

Cerca de cuatro décadas dirigiendo este formato musical dicen mucho del quehacer del reconocido maestro Patterson, su estabilidad en esta función responde primero a lo atractivo que le resulta: “desde muy joven he transitado por varias responsabilidades. Primero fui músico, después director del Coro del Icrt y luego de su Orquesta.

“Me tocó la época de hacer, junto a la Orquesta, los grandes eventos que se producían por la Televisión Cubana: fui el director musical de los diez primeros concursos de interpretación musical “Adolfo Guzmán”, “Eduardo Saborit”, y “Todo el mundo canta”, del concurso de baile “Para Bailar”, entre otros importantes certámenes que se hacían antes en el país.

“Todos estos eventos y muchos otros que no menciono, porque sería una extensa lista, nos dio la experiencia y el entrenamiento para lo que ahora se nos ha propuesto, muchos colegas no se dan cuenta de eso y se han dedicado a un estilo o género y no logran diversificar sus actuares”.

Resulta difícil dialogar con este reconocido director de orquesta y no escudriñar en la historia de esta Orquesta, en ese sentido quisimos conocer sobre los momentos más importantes vividos como director.

“la Orquesta fue muy importante entre 1978 y 1985, esa fue la época, en mi opinión, más importante de la Televisión en Cuba y, por tanto, de todas las instituciones artísticas que la integran, entre ellas la nuestra.

“Primero porque no había estado de comparación, no existía tanta influencia ni penetración de corrientes foráneas, éramos nosotros el patrón a seguir y eso ayudó mucho al desarrollo de aquel momento. Ahora con las nuevas tecnologías se crean sentidos comparativos en la población, sobre todo en los elementos que nos distancian de la realidad de países desarrollados y eso nos pone en desventaja porque no tenemos recursos para eso.

“La tecnología deslumbra, pero es necesario mirar más hacia el fenómeno artístico, la calidad de los que lo materializan, pero la falta de recursos que tiene el país nos limita de competir en aspectos técnicos y a eso no escapa la Orquesta del Icrt, pero en temas artísticos sí”.

Antes de despedir el diálogo quisimos conocer los desafíos que tiene la emblemática agrupación musical para mantenerse en el entorno sonoro actual. Su director apuntó: “seguir haciendo música de todo tipo y la programación que se nos presente. Este reto junto al Teatro Lírico Nacional de Cuba y al Ballet Laura Alonso del Centro Pro-Danza, nos ha abierto puertas con otras instituciones y mantendremos trabajos como este para el venidero año”.

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.