A la tercera vez del intento pude ver Sergio&Serguéi, en el cine Acapulco  porque desde el domingo hasta el martes el proyector del Chaplin tuvo dificultades. Tuve el placer de compartir opiniones con la actriz Mirta Ibarra, en las primeras dos veces por el tiempo perdido en medio del festival de cine, y la tercera  reímos casi a la par con este, el tercer filme de Ernesto Daranas, una comedia en tono de farsa que es un canto al entendimiento humano.

La coproducción de Mediapro, RTV Comercial, el Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos (ICAIC), Westend Films y Wing a and Prayer, desde los primeros planos toma  la historia por los cuernos, para remontarnos al año 199l. Lo hace desde los excelentes diálogos, la puesta en escena hasta las impecables actuaciones de Tomas Cao (Sergio), Hector Noas  (Serguei) y el resto de actores y actrices, cada uno en su cuerda (Yuliet Cruz, Mario Guerra, Ana Gloria Buduén, Armando Miguel Gómez, Camila Arteche  y Ron Perlman como Peter, en una actuación especial, entre los 16 intérpretes que forman el elenco).

El guión lo comparte Ernesto con Marta Daranas Serrano, la Dirección de Fotografía de  Alejandro Menéndez;  la de Arte   Maykel Martínez y Laia Colet; el Diseño de Vestuario   Yanelys Pérez y Anna Güell; el Maquillaje y Peluquería Meilyn NG de la Nuez y Natàlia Albert;  el supervisor de postproducción Pedro Suárez, el montaje de Jorge Miguel Quevedo, la supervisión de efectos digitales Ferrán Piquer y Jorge Céspedes; música original   Micka Luna; el sonido directo Jorge Marín; el diseño de banda sonora Osmany Olivare;   la producción  Jaume Roures, Joel Ortega y Ramón Samada , la ejecutiva de Javier Méndez, Ron Perlman, Gabriel Beristain, Danilo León y Adriana Moya y Omar Olazabal es el Productor delegado.

Como en sus dos anteriores filmes de ficción (Los dioses rotos y Conducta) el director  camina por el filo de la navaja, es su manera de hacer desde que escribía para la radio, porque complejiza la realidad  que para él no es gris, negra o blanca, puede ser rosada o verde.

Viendo a Tomás Cao en ese papel de profesor de marxismo en los años 90,  cuando se cayeron los falsos pilares de una ciencia que hoy conserva plena vigencia, pero que entonces  fue enterrada con la propuesta del “fin de la historia”, me veo a mi misma  discutiendo sobre filosofía desde los clásicos, no desde los manuales que se desmoraron como el muro de Berlín  y el cambio de color de Moscú.

Supe de esa historia hace un buen tiempo cuando Daranas me pidió que lo pusiera en contacto con profesores de marxismo de esa época porque él sabe que gusto nadar en esas aguas. No pude complacerlo y acudió a otras fuentes.

Quizás esa es la razón primigenia de mi interés por Sergio&Serguéi, aunque con honestidad gusto mucho de la obra de  Daranas y ahora me presenta una comedia con un poco de farsa, con un personaje de los que tantas veces he tenido que enfrentar (no se puede ser marxista sin polemizar) diseñado como el personaje de Facundo en Vivir del Cuento, vestido a lo CVP que ve demonios donde puede haber un ángel, pero de todo hay en la viña del señor. El final de ese personaje, perdóname Daranas, es bello pero telenovelesco, lo pudiste poner en una balsa  o ya en Miami  que de ese tipo de criaturas (rasga la piel de un extremista…) hay muchas que se derritieron  con un vientecillo.

Creo que más allá de la excelente fotografía,  la dirección  de arte y de actores, Sergio&Serguéi tiene un sólido guion: al inicio se oye la voz de Fidel diciendo que si un día desapareciera la URSS nosotros resistiríamos,  y un cuarto  de siglo después, al final, la hija de Sergio dice que… no lo  voy a contar porque no  vale.

 No cuento ningún secreto de la película si cito lo que dijeron  el director y los protagonistas:

Daranas reveló: “Es real que varios radioaficionados cubanos han contactado con diferentes estaciones espaciales y es cierto que a una tripulación soviética le tocó vivir el tránsito de la URSS a Rusia en el espacio. Pero lo que cuenta la película es totalmente una ficción construida a partir de esos referentes… en el caso de Sergio y Serguéi, todo está abordado con una sonrisa en la que hay mucho de nostalgia y un poco de farsa. Más que recrearme en la crisis que nos tocó vivir en esos años, lo que me interesaba era recordar quiénes éramos en aquel momento porque, para bien y para mal, hemos cambiado bastante desde entonces.”

En el caso de Noas, el cosmonauta dejado allá arriba,  dijo “Supe que era el reto más grande que yo había tenido en mi carrera. Serguéi es un ruso nativo, tiene la complejidad de un idioma que no domino y también estaba la representación de la ingravidez, que me obligaba a un proceso de entrenamiento muy fuerte para poder resistir el trabajo de cuerdas en la película. La decisión me costó muchos días y muchas noches de desvelo. Incluso me acuerdo que una noche me acosté pensando: mañana llamo a Daranas y le digo: “Daranas mira, tengo un conflicto con esto, yo no sé si voy a poder hacer este ruso con todo lo que está exigiendo”. Y me desperté por la madrugada con una pesadilla, y digo: “¿Qué estás pensando? No, no, no, si él ha confiado en ti, y tienes la posibilidad de hacer un buen personaje, ¿cómo tú mismo no vas a confiar en ti?” Y ya esa mañana me levanté con otra energía, porque si como actor yo toda mi vida he estado buscando retos, este era el reto más importante en mi carrera.”

 Para Tomas  “Serguéi contacta a Sergio casi por accidente y enseguida los dos encuentran puntos afines, cosas que los unen. Serguéi está solo en el espacio y esa es una soledad que también siente mi personaje. A través de un micrófono y unos audífonos hablamos de todas las cosas que están sucediendo en nuestro entorno, tratando de encontrarle alguna explicación a todos esos cambios que estamos viviendo, hablando de nuestras familias y de nuestros sueños.”

En tanto Ron Perlman, el norteamericano Peter  que ayuda a bajar al ruso, a costa de que le haga propaganda a la Coca cola, cuando la URSS por múltiples errores perdió la supremacía espacial, confesó “Yo vine aquí y… ha sido una de las mejores semanas de mi vida. Siento una increíble atracción hacia esta cultura. La fuerza de vida, el espíritu cubano, que se manifiesta en todas las cosas que amo: la música, la comida, la actitud de las personas… Hay mucha dignidad y joie de vivre y eso me conmueve…Cuba es un lugar mágico y.… tiene alguna de la fuerza vital más vibrante de cualquier lugar en los que he estado. Enfrentando grandes retos. Así que espero que todas las personas que amo puedan venir y puedan experimentar lo que yo he experimentado. Este ha sido un equipo fantástico con quienes trabajar. Hay mucha ligereza en el set, mucha risa… cualquiera que cumple años es celebrado. Es un lugar maravillosamente humano.”

Esa fuerza de la que habla  es la que hizo a Sergio resistir y seguir viviendo en esta Isla. Aplausos especiales para Ailín de la Caridad Rodríguez, esa niña preciosa que todo el tiempo llena la pantalla con unos ojazos  y una picardía  increíble. Por ella el padre tiene  que dejar de pensar y buscar la comida que se pondrá en la mesa. ¿no recuerdan los años noventa?

Comparte en las redes sociales

 

 

Add comment

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.