La obra de la investigadora Mayra Cue fue presentada en el  XXVII Festival Internacional del Libro, en La Habana

“Para algunos ha sido muy fuerte esperar este momento, pero finalmente agradecemos a los que concretaron el esfuerzo de tantas manos para lograr esta obra”, destacó la investigadora Mayra Cue Sierra, durante la presentación de su libro Orfebres de un sueño, en el stand de la Editorial EnVivo, del Instituto Cubano de Radio y Televisión, durante el XXVII Festival Internacional del Libro, en La Habana.

Frente a un nutrido público que sumó especialistas audiovisuales y familiares de los protagonistas del libro, Cue agradeció a aquellas personas que le dedicaron horas en sus casas y le permitieron revisar sus archivos, documentos, fotos, para “armar un rompecabezas pedazo a pedazo”, y contar sus historias personales en el entramado televisivo cubano.

Para la investigadora, el proceso de elaboración de Orfebres de un sueño es el resultado de la recogida minuciosa de mucha información sobre personas que dejaron una huella en la televisión cubana, y darle un sentido lógico a los datos fue tarea titánica.

“Hacer la historia de la radio y la televisión es extremadamente difícil porque no se disponen de suficientes archivos, y los depositarios de esa memoria gráfica o documental son los propios protagonistas: artistas, directores, entre otras personas. Gracias a ellos he hecho lo poco que he podido.

“Hay muy pocas personas que se han decidido a escribir historia. Esa función recae en manos de los que no vivimos esa época. No es fácil, porque debemos tratar de entender esos momentos históricos, sus prácticas y procesos, para poder preservar una instantánea de algunas cosas que pasaron.

“Yo llevo más de 40 años en la televisión y los que hemos trabajado en ella sabemos que hacer cualquier cosa fuera de los estudios es sumamente complicado, aunque para muchos este medio sea el paraíso soñado.

“Tengo muchos proyectos en mente, pero el tiempo se me está acortando y no dispongo de las condiciones mínimas para llevarlos a cabo. Lo único que me queda, de vez en cuando, es un poco de voluntad”, señaló la investigadora.

Para Cue, la opinión de algunas personas en Cuba estuvo marcada durante décadas por un gran prejuicio hacia la televisión de los años cincuenta, porque existía el criterio de que la programación capitalista no tenía nada que aportar dado su carácter comercial.

“Pero nos olvidamos de que esa televisión fue muy peculiar: estuvo marcada por el Golpe de Estado de Fulgencio Batista en 1952, a sólo dos años de inaugurada, que la sumió en una férrea censura”, destacó Cue.

En este sentido, el director de televisión José Ramón Artigas, presentador del libro, reconoció que, a pesar de todo, en la década del cincuenta del siglo pasado hubo hechos insoslayables que determinaron que la televisión cubana ocupara uno de los primeros lugares del continente.

Comparte en las redes sociales

“Pocas veces se habla de los esfuerzos de los autores para recopilar una información que, cuando no ha sido recogida en tiempo y forma, se pierde o llega de manera tamizada por la tradición oral.

“No pretendo resumir lo que está bien documentado en el libro, pero hay que decir que a la televisión se le ha criticado el hecho de ser un arte colectivo. Y todos los días, en cualquier medio, no sale esta obra de arte”, resaltó Artigas.

 

Add comment

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comments   

#1 avb 2018-02-13 17:34
¿En un PORTAL de un edificio? Es como hacerlo en la calle. En fin... Qué poco favor a los profesionales y el público.