0
0
0
s2sdefault

Es pura pasión por el arte. Lleva espíritu de guerrera, aventurera, sin que nada la detenga. Por azares del destino la conocí, no en el programa televisivo que anima, Talla Joven, ni observándola bailar en la compañía de danza árabe a la que pertenece, fue al verla aplaudir en el teatro Eddy Suñol de la ciudad de Holguín.

Era la que más fuerte lo hacía. La reconocí de la pequeña pantalla y entonces quise saber más del trabajo de esta jovencita cuyos ojos se humedecían a la par de sus aplausos.

De un carácter sencillo, alegre, accedió a mis preguntas. Es oriunda de Santa Clara, allí transcurrió su infancia, adolescencia  y parte de su incipiente juventud. Hasta que decidió irse para La Habana para cumplir metas, ilusiones de vida. Para hacerlo tuvo que desprenderse de personas vitales como su querida madre y hermano.

Y sin más equipaje, ni herramientas que su carisma y alegría, logró abrirse paso dentro del entramado cultural habanero. Comenzó en un grupo de Gigantería donde su cuerpo menudo y pequeño, no le impidió andar en zancos por las calles, aunque en la noche sus  rodillas le pedían cuenta.

Luego integra una compañía de danza árabe a la cual sigue perteneciendo. Pero sus metas seguían y con ansias de continuar trabajando en otro proyecto.

Fue entonces que se presentó en uno de los castings que buscaba una animadora para el programa Talla Joven de Cubavisión. Y ahora se le puede ver cada domingo a las 12.00 del mediodía. Le está muy agradecida a su directora Jeannette Juaristi Torres por haber confiado en ella para el espacio.

Integrar el grupo de sus conductores es una gran oportunidad y reto. Me cuenta que cuando trabaja bailando lo hace para cientos de personas, tal vez soñando a miles, pero cuando te presentas en Talla Joven sabes que te pueden observar millones de personas, todo un país.

Y a todo esto que me habla Sissi Rodríguez, le puedo decir que al integrar Talla Joven, está ella formando parte de la historia de un horario antológico de la televisión cubana, pues en ese espacio de 12.00 a 1.00 de la tarde ha habido programas que han marcado época en la pequeña pantalla. Y tal vez uno de los ejemplos más  evidentes lo fue Joven Joven, allá por 1984, un programa que marcó pautas y vió nacer a grandes conductores de la magnitud de Raquel Mayedo y Carlos Otero.

Dentro de sus emociones más fuertes vividas, recuerda pararse y anunciar delante de miles de espectadores en una de las galas de los Premios Lucas.

Llegó a las Romerías de Mayo bailando por las calles. Me confesó que le fascinó Holguín. Su mundo cultural, arquitectura, limpieza, casas, hasta la gastronomía estatal. Me narra con asombro que no sabía que aquí al plátano fruta se le nombrara guineo, y el mamey fuera zapote. Hasta que cerrar la pluma, fuera lo mismo que hacerlo con la pila de agua.

Ahora a sus 26 años recién empieza su andar. Pero a veces en la vida no hace falta una larga trayectoria laboral, premios, para merecer una entrevista. Los más jóvenes también tienen derecho a que escriban de ellos. Y que mejor pretexto que el apego sincero al arte, la cultura y las ganas de trabajar en la vida.

Comentarios   

#1 Reynaldo Zaldívar 15-05-2018 21:45
Esta chica me encantó. Le conosí enamorada de la poesía y no necesitó más que sonreir para robarnos el corazón.
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault