0
0
0
s2sdefault

En el diccionario de la Real  Academia se lee: Programación: Acción y efecto de programar y  Conjunto de los programas de un espectáculo, como el teatro, o de la radio o la televisión.

Sobre programar  se dice: Formar programas, previa declaración de lo que se piensa hacer y anuncio de las partes de que se ha de componer un acto o espectáculo o una serie de ellos;  Idear y ordenar las acciones necesarias para realizar un proyecto. U. t. c. prnl;  Preparar ciertas máquinas o aparatos para que empiecen a funcionar en el momento y en la forma deseados y  Elaborar programas para su empleo en computadoras. U. t. c. intr.

Cualquiera de las definiciones anteriores me sirve, menos la última incorporada por el lenguaje actual, omnipresente, subyugante, de la computación que se introduce en toda la actividad  humana actual.

Precisamente, por la computación que permite ver en tiempo real por Facebook live  (es solo un ejemplo) cualquier hecho que ocurra exactamente en el punto opuesto de la tierra, donde una persona se conecte con un pequeño celular, programar la televisión hoy es más difícil que nunca.

Claro, no todo el mundo ni en Cuba, ni en el planeta , tiene acceso a FB, Youtube, Instagram, pero una buena parte si puede ir a la esquina  y comprar por 25 pesos unos cuantos gigas de Caso cerrado, competencias banales de conocimiento, otra sarta de tonterías, y también, ¡cómo no!, algunos películas, series y documentales de buena factura.

Entonces ¿qué debe hacer la televisión cubana como sistema?. Funcionar como tal. Si eso sucediera la calidad televisiva aumentaría notablemente, sin invertir un centavo.

Voy a poner algunos ejemplos:

De cuatro a seis de la tarde, menos Telerebelde  (Clave, Caribe y Cubavisión internacional, para quien tenga acceso a la tv digital) todos los canales ofrecen programación para niños y adolescentes.

 

Este texto ya lo cité, sólo quiero recordarlo: “en el XV Seminario Internacional de Longevidad, celebrado en abril último,  el doctor Alberto Fernández Seco, jefe del departamento de Atención al Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del MINSAP dijo que “el 20,1 por ciento de la población cubana tiene 60 años o más, según estadísticas del cierre de 2017”  lo que representa  a “dos millones 246 mil 799 habitantes”.

¿Qué hacen esas personas sino tienen decoficadores (cajitas)? ¿Acaso la televisión no tiene responsabilidad con esos potenciales televidentes?  ¿Por qué un buen programa como Vivir 120 sólo se transmite por el Canal educativo 2 y no se retransmite?. ¿Y por qué la telenovela La nocturna va por El Canal Habana casi en el cierre, luego por Cubavisión antes de empezar Buenos días y luego a las 11 de la mañana?.

 

Falta una buena programación cuando un cantante, pintor, actor, promotor aparece promoviendo su espectáculo en Al mediodía, esa misma tarde en Hola Habana, unos minutos después en De tarde en casa y a la otra jornada en Buenos días. Todavía si ese acto publicitario (no tiene otro nombre) se cobrara (por lo que abogo hace años) sería justificado hasta cierto punto para que de alguna manera la tv ganara alguna “platica”.

Sigo pensando que no tiene sentido poner a competir La pupila asombrada con De cierta manera, programas que los veo inclinados a un segmento de publico similar. Este jueves 11, por ejemplo, se transmitió un clásico La primera carga al machete, en De cierta.. y una interesante sátira en La pupila, que a propósito tiene dos retrasmisiones: sábado 8 y 30 de la noche y  los martes,  por la mañana, un buen espacio pero ¿tres salidas al aire?.

¿Por qué no se retransmite por ejemplo Pensándolo bien, dirigido a los debates del Proyecto constitucional,  Saludarte, dedicado a la salud, del Canal Habana y otras joyas de telecentros, como se hace con Fresco y sin cortar de Tunasvisión?.

No sé cuantas veces en reuniones de la UNEAC, Rolando Perez Betancourt se ha quejado del horario de la Séptima puerta. Ese es un espacio donde señorea el buen cine, que merece ser jerarquizado con un horario más favorecedor.

La tercera temporada de Con dos que se quieran ha tenido buena acogida como todos los programas que hace o conduce Amaury Perez Vidal, polémico sí, pero conocedor de la televisión .   ¿Por qué no se retransmite como se hizo antes aunque sea por Cubavisión Internacional?.

Reto a quien me lea a buscar la cartelera: encontrará más ejemplos, programas musicales en  diferentes canales,  dramatizados, en fin, se trata, a mi juicio, de mover un espacio de un lugar a otro, teniendo en cuenta la jerarquización: lo mejor, lo que transmita mayor cantidad de valores éticos y estéticos debe estar priorizado  (¡¡¡¡Y PROMOVIDO!!!!) en horarios adecuados.

Cuando una revisa varias semanas de lo que transmitido nuestra televisión, se puede asombrar de la cantidad de series, películas, documentales, de temas vario pintos y buena calidad que han estado al alcance de los televidentes, pero por una programación mejorable y falta de promoción, no se han enterado. En conjunto nuestra televisión es mejor que muchas otras instituciones similares, pero puede ser mejor.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault