0
0
0
s2sdefault

El argentino Fernando Birri (1925-2017) protagoniza el documental Ata tu arado a una estrella, transmitido en el programa Historia del cine

Maestro de generaciones en la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) en San Antonio de los Baños, descuella por el compromiso político y artístico, desplegado en el universo audiovisual durante el siglo pasado. Sus denuncias de la marginación social en Tire Dié (1958), Los inundados (1961), entre otras puestas, patentizan ideas y pensamientos que conmocionan a públicos diferentes.

El neorrealismo italiano le sirvió de guía a Fernando Birri durante la vida.  Fue uno de los padres del movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano, el cual le dio visibilidad al continente. Sus realizadores recrearon conflictos, situaciones, hechos, desde una mirada plural, con vistas a promover la diversidad que nos une y la activa participación del espectador.

El cineasta solía vestir un abrigo gris oscuro y sombrero de ala ancha. En el documental Ata tu arado a la estrella, su directora, Carmen Guarini, presenta al personaje de manera espontánea, natural, amante de una existencia hecha por sí mismo.

La voluntad auto-definitoria se expresa cuando ella le entrega una mini-cámara a Birri por si acaso quiere autorretratarse en su cotidianidad.

En un ensayo sobre el cine antropológico, Guarini reconoció: “Desde el momento en que la cámara cinematográfica se interpuso entre el investigador y el investigado, la ilusión de que nada ocurría se quebró. Las relaciones se pusieron en evidencia: el observado sabía que estaba siendo mirado y el observador, que no podía camuflar su rol. El sujeto de estudio puede entonces, y por primera vez, dejar de ser el objeto, para pasar a ser parte activa en el registro de situaciones que le pertenecen”.

De igual manera lo patentiza la muestra Soñar con los ojos abiertos, esta rinde homenaje a Birri en el 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, en la habanera galería El túnel del Pabellón Cuba.

Fotografías y caricaturas inspiradas en el cineasta dan fe de la prolífera existencia que dedicó al séptimo arte. El legendario creador estudió entre 1950 y 1953 en el Centro Sperimentale di Cinematografía, donde coincidió con Gabriel García Márquez, Tomás Gutiérrez Alea y Julio García Espinosa.

Le satisfizo fundar y dirigir la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños desde 1986 hasta 1991, y pertenecer al consejo superior de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano.

La memoria de los pueblos latinoamericanos cobija sus películas: Rafael Alberti, un retrato del poeta (1983), Mi hijo el Che. Un retrato de familia de don Ernesto Guevara (1985), Enredando sombras (1998), Elegía Fruiliana (2007), entre otras.

Él vivía cada nueva experiencia con la intensidad del primer día, quizá por ello disfrutó plenamente Un señor muy viejo con unas alas enormes, de García Márquez.

Memoria y cotidianidad coinciden en documentales, fotos fijas e imágenes en movimiento, los cuales testimonian en el siglo XXI sobre un hombre íntegro, que formó parte de un activo movimiento de intelectuales y artistas de la América Nuestra.

 

Pie de foto

  

Escribir un comentario

Han sido borrados los mensajes por ajustes en la Base de datos del Portal

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault