0
0
0
s2sdefault

El reconocido director aboga por mayor presencia de patrimonio musical cubano en los medios audiovisuales

Para José Ramón Artigas, hombre de reconocida experiencia en los medios audiovisuales, la actual programación de televisión no satisface las necesidades culturales de la población.

Considera el director de De la gran escena: “Realmente resulta imposible referirse  al tema sin hablar de la situación económica impuesta a Cuba por el gobierno de los Estados Unidos. Ello implica que la tarea de la radio y la televisión desde su nacionalización, en la década del 60 del siglo pasado, sea cada vez más difícil, sobre todo en lo relacionado con las tecnologías. Ellas sobreviven gracias al apoyo y creatividad de los miembros de la Asociación de Innovadores y Racionalizadores (ANIR).

“Pero en la deficiente satisfacción cultural de los medios a la población nos golpea también la desprofesionalización, la situación salarial que conduce a las personas a buscar por aquí y por allá nuevas opciones, y perder el sentido de pertenencia o carecer del suficiente tiempo para la preparación.

“Si hablamos de los locutores identitarios de determinadas emisoras, recordaremos que no trabajaban en otras plantas radiales, así cuando usted escuchaba la voz de Gladys Goizueta sabía que sintonizaba Rebelde, de esa misma manera relacionaba a Rosillo con Radio Progreso.

“Por otra parte, no todos los días contamos con un guion de excelencia, base para cualquier audiovisual, ni con una asesoría de lujo para sacar a ese guion lo máximo o para hacer las correcciones necesarias, ni siempre tenemos un director con suficiente oficio, experiencia y talento. A ello agreguemos el papel del locutor, intermediario entre los públicos los programas. No basta una cara bonita que repita mecánicamente el texto sin saber a profundidad de lo que habla; se debe estudiar y mirar los paradigmas”.

¿Qué aconseja para lograr una programación más atractiva?

- La programación de cada día debe parecerse más a su tiempo. En un periódico de los años 50 se decía: “La palabra no es para encubrir la verdad sino para decirla”. No necesitamos una evaluación de la vida cotidiana desde afuera, los deudores de esa cotidianeidad somos los únicos encargados de analizar la problemática cubana. Se debe crear un banco de guiones e iniciativas con un producto que enganche y comunique.

“Tampoco es hacer una revolución y mandar a los viejos al cesto como naranjas acabadas de exprimir  pues  quien no tuvo talento de joven ahora tampoco lo tiene, pero quien sí lo atesoró tiene mucho para trasmitir a las generaciones jóvenes”.

¿Por qué existen pocos programas en la radio y la televisión relacionados con la música popular antológica y de concierto?

- Es más fácil mirar lo que muchos llaman música de moda. Hace años Manuel Villar, creador del espacio Memorias, de Radio Rebelde, hacía programas como Un intérprete y un recuerdo y Éxitos del ayer, en la televisión. Eduardo Rosillo siempre fue a lo mejor de la música cubana en la discoteca de Radio Progreso. Luis Grau, el padre de Marialina, mantenía en la radio el programa Para usted en los tiempos de ayer, y Madruga, en Radio Cadena Habana, hacía Recordando. Entonces no entiendo por qué ahora se difunde poco el patrimonio sonoro cubano: eso es delito; será  porque no existen Villar, Rosillo o porque mañana yo no esté.

“En el Icrt tenemos una presidencia de lujo pero a veces el olvido de esa riqueza musical es responsabilidad de los cuadros intermedios y de los equipos de realización.

Usted ha mantenido De la Gran escena en la preferencia popular durante varias décadas, ¿qué recursos utiliza para lograr ese resultado?

- Si hablamos en términos culinarios, nuestro programa pasa por la mezcla de todos los ingredientes. A veces el colectivo está en edición y decimos: me parece que esto no funcionará, lo cambiamos de lugar y resolvemos el problema porque fundamentalmente buscamos equilibrio y balance, con la premisa de atender todos los sectores de público.

¿Qué consejos ofrece a quienes se inician en la dirección de programas?

- Nunca poner la carretea delante de los bueyes, se debe transitar. En mi caso lo hice por distintas aéreas de la televisión, pasé por utilería, fui auxiliar de coordinador, inspector de estudio y sonidista del Comandante ocho años. Hay que hacerlo para, cuando llegues a la punta de la cima, no caer estrepitosamente por falta de conocimiento.

¿Qué proyectos tiene para 2019?

- Continuar colaborando con el Centro de Estudios de Radio y Televisión; llevar un proyecto a mis amigos del Canal Habana, relacionado con las mejores y más conocidas canciones referidas a nuestra querida Habana, a partir de los 500 años. En fin, de alguna manera, seguir entregándome a mi país.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault