0
0
0
s2sdefault

 Valoraciones sobre un programa distintivo de la TV cubana, cuyo reto principal es mantener su calidad y poder de convocatoria

De tarde en casa constituye, sin dudas, la punta de lanza de la programación del Canal Educativo 2. Su perfil, en cierta medida, se corresponde con el horario en que se ha colocado; sin embargo, en términos de auditorio potencial dicha ubicación le favorece poco.

Ese es un hándicap que históricamente se le ha atribuido a los programas televisivos para adultos que se transmiten entre 4:00 y 6:00 de la tarde, pues dicho rango horario coincide con la llegada de estudiantes y trabajadores al hogar, la realización de tareas domésticas, entre otras actividades, que suponen la movilidad de los públicos. Esto condiciona la disminución de la disposición para el consumo televisivo de los espectadores. 

 No obstante, De tarde en casa ha logrado formar su teleaudiencia y devenido el programa habitual más visto del Canal Educativo 2 a lo largo de los años. La exposición al programa de las mujeres es mayor que la de los hombres, fenómeno vinculado con los contenidos y el formato del espacio.

Otro hecho significativo: el Índice de Gusto por lo regular alcanza cifras superiores a los 90 puntos1; algo que pone de manifiesto el elevado nivel de satisfacción de los consumidores de la revista. Además, es el programa de mayor cuota de pantalla en su franja horaria, líder en la oferta televisiva vespertina después de las 2:00 p.m. 

 De tarde en casa tiene varias fortalezas indiscutibles que son el sostén fundamental de su éxito en pantalla. En primer lugar se debe mencionar su transmisión en vivo, un atractivo sin igual en términos de producción televisiva y un gancho especial para los receptores, aún más ante la escasez de este tipo de propuestas dentro de la Televisión Cubana.   

Un segundo punto a su favor es la conducción, cuyo rol es medular en este tipo de propuestas. En este caso, la revista ha contado con una figura principal que representa un lujo y una garantía de buen desempeño y efectividad: Raquel Mayedo (durante un tiempo le acompañó Marino Luzardo, otro nombre de reconocida trayectoria dentro en la conducción televisiva, sustituido por Frank Abel, un joven con talento y en ascenso en estas lides).

Raquelita (así la reconoce el público) es una conductora versátil que se muestra muy cómoda en su función y sabe aprovechar de la mejor manera los momentos y cada invitado que se presenta, a partir de su características particulares y cuanto puede apartar al programa. Todo ello tributa al desarrollo y la calidad del espacio; además, la sola presencia de Raquel Mayedo le brinda un sello distintivo. 

Un tercer elemento favorable es la variedad de contenidos, bien engarzados, que abarcan un espectro bastante amplio de intereses de los públicos, dentro de su propio género y formato. 

 Por último, existe un factor también relevante: la selección de los invitados, regularmente personalidades conocedoras del tema a tratar, referentes en esas esferas. Eso asegura la legitimidad de las informaciones y criterios que se socializan durante las emisiones, lo cual es importante para atraer a los espectadores.   

De tarde en casa es, por lo tanto, un programa distintivo de la Televisión Cubana, cuyo reto principal es mantener su calidad y poder de convocatoria sin estancarse, para continuar en la pantalla nacional y entre las preferencias de diversos segmentos de públicos.

 

Referencia

1 Según datos del último período del Estudio Sistemático de Auditorios que se realiza en La Habana.

Escribir un comentario

Han sido borrados los mensajes por ajustes en la Base de datos del Portal

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault