¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

0
0
0
s2sdefault

Desde 1980 menos en una oportunidad he participado en todos los festivales de cine y en los de televisión desde que Daniel Diez los organizó modestamente (pero con acceso de todo el que quisiera), hasta la segunda convención celebrada dos años atrás. A la tercera no asistí por razones que no vienen al caso, por tanto no puedo valorar las conferencias y talleres que se generaron, pero gracias al Portal de la Televisión he conocido los premiados.

Una primera pregunta  ¿Por qué la televisión entregó sendos premios especiales a La colmena TV y a LCB: la otra guerra?.  ¿Acaso el jurado no las valoró adecuadamente? . No es esa la razón: ninguna de las dos fueron inscriptas, hecho que conozco porque  me lo dijo una fuente totalmente confiable.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Quizás porque durante una buena cantidad de tiempo en Cuba sólo hubo dos canales de televisión el seis (Cubavisión) y el dos (Telerebelde) se ha quedado el hábito de ver el primero como el paradigma de lo que se ofrece en la pequeña pantalla.

Hace una unos años nació el Canal educativo y luego el educativo dos, los que dedicados inicialmente a la docencia, han modificando sus perfiles y hoy son portadores de programas con altos valores estéticos, por ejemplo Bravo y La danza eterna. De ambas señales he escrito en más de una oportunidad.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

En tres oportunidades la eficiente productora Adriana Moya me puso delante y me presentó a Ron Perlam durante el pasado festival de cine de La Habana, cuando vino a la premiere del filme Sergio & Serguéi, de Ernesto Daranas, donde trabaja y también participa de la producción.

Tuve tres ocasiones de pedirle una entrevista y perdí, no una sino TRES oportunidades de conversar con un reconocido actor de Hollywood y mucho más.  Quizás es que yo estaba más pendiente de ver la película suspendida por problemas técnicos tres veces en el Cine Charles Chaplin.

Pero desde hace tres o cuatro días tengo una frase en mi cabeza   “No sabemos hacer trabajo ideológico”, me la dijo Iroel Sánchez, un  hombre de un solo lenguaje (por eso lo respeto) que a veces se va al extremo, es cierto, mas un tipo  que de haber escuchado a Ron no se le iba de las manos. A mi, se me fue.

 Nacido Washington Heights, Manhattan, en el seno de una familia judía, Ron tomó clases de interpretación en el City College de Nueva York y en la Universidad de Minnesota.

Tuvo acogida en el teatro pero a la televisión llegó en el año 1979, con la serie Ryan’s Hope y al cine entró con En busca del fuego (1981).

Entre otras cintas ha actuado en   El nombre de la rosa (1986), de Jean-Jacques Annaud,    Guerreros del espacio (1984), de Stewart Raffill ,   En busca del fuego (1981), de Jean-Jacques Annaud, Cronos (1993), y Hellboy (2004),  ambas de Guillermo del Toro y Sergio & Serguéi, de Daranas .

Ha trabajado en las series La bella y la bestia: (1987 a 1990), Batman, the animated series (1992 a 1993), y    Hand of God (2014-2017) que se une a su participación en diversos videos juegos.

Ahora ¿por qué mi mea culpa con Ron?. No fue en Cuba donde hizo estas declaraciones, sino en el festival de Málaga, para un órgano de prensa que cubría el festival de esa ciudad española:

Sobre Trump: “Me preocupa mucho. Le gente se ha asustado, ha desatado sus miedos y ha buscado lo que cree que le arropa. Pero no se han dado cuenta de que es la elección más peligrosa que podrían haber hecho. Porque si amas la democracia, la libertad y los derechos humanos, y a tu compañero más allá de ideología, piel o religión, entonces tienes que estar en contra de esta gente. Son salvajes. Monstruos”.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Una vez más la televisión me demuestra su eficacia en tiempos de contingencia.  Este jueves frente a mi computadora, escuché que interrumpían la telenovela colombiana Tarde lo conocí, percibí la voz y vi la imagen siempre profesional de Froilán Arencibia, anunciado que transmitirían  una información directa desde Lima, donde sesiona la  Cumbre de Las Américas.

Enseguida Cristina Escobar dio los buenos días para decir, no sosegadamente como cuando comenta con ironía sobre Donald Trump sino con emoción, que en esos momentos la delegación antillana el Foro de la Sociedad Civil estaba protestando por la presencia de contrarrevolucionarios cubanos (invitados por la OEA) donde se reunían los jóvenes del continente.

0
0
0
s2sdefault