0
0
0
s2sdefault

Lucas, un proyecto televisivo que trasciende el marco de la pequeña pantalla, desde hace tres años visita “en vivo” algunas provincias cubanas.

En el 2012  fueron a Ciego de Ávila y Santi Spíritus, ahí se quedaron aunque tenían previsto otras ciudades pero no se concretó la gira. El pasado año  llegaron hasta  Bayamo,  Holguín, Camagüey y Ciego de Ávila, sin embargo, al decir del alma de Lucas, el realizador Orlando Cruzata, no existió una buena organización.

De la realizada recientemente el hombre vestido siempre de negro, hasta en verano, dice: “Se preparó directamente con el centro de la música de  Ciego de Ávila y  se programó para cinco municipios de la provincia:   Florencia, Baraguá, Morón, Venezuela y el propio municipio cabecera y alcanzó muy buena organización. Esperamos que algún centro provincial de la música nos llame para  ir hacia allá, claro que ya sería con otro talento.”

Cruzata agrega que “los músicos van sin cobrar un kilo. Ellos participan sólo por ayudar a recaudar fondos para el Proyecto  y los Premios Lucas. Cada concierto es pagado por el centro de la música y el gobierno, con ello, corren los gastos de hospedaje, transporte,  alimentacion, audio, luces…”

En una nota en facebook, el director de un proyecto que se autofinancia, comentó “Una lectura rápida y fría de estadísticas y números pudiera arrojar, un cumplimiento de los objetivos planteados y propuestos, un ingreso económico a la producción de los Premios Lucas
2014, algunas imágenes grabadas, podrían demostrar las multitudes concentradas en cada plaza”.

Waldo Mendoza y sus músicos, Mayko de Alma y su grupo, Los jóvenes de SMS, Dayany Gutiérrez, los Amigos de La Aka demia  y el presentador de Lucas ,Frank Abel hicieron posible los conciertos y al decir de Cruzata “Lo realmente grande, estaba en los ojos de muchos de los que se encontraban, tal vez, por primera vez, frente a frente, a escasos metros de los músicos y con los cuales compartieron de tú a tú, después de los conciertos; lo realmente útil está en la expresión
de felicidad momentánea de muchos jóvenes, niños y adultos allí presentes, miradas que me recordaron aquellas que genialmente logró atrapar Octavio Cortázar, en su antológico  documental Por primera vez;  esas miradas, nos hicieron sentir el valor de ser útil, que tanto nos aclaró el Apóstol, que es más importante que ser príncipe.”

Entiendo y apruebo la felicidad de Cruzata y también de Yuleidys Rojas, la joven periodista que acompañó a los artistas y aún emocionada, habla de ese encuentro con personas ajenas por lejanía a cantantes y presentadores.

Yo suscribo ese sentimiento pero aplaudo la forma en la que Cruzata ha conseguido costear su proyecto y realizar esas premiaciones, que devienen espectáculos musicales de altura. Cruzata no se cruzó de brazos a esperar financiamiento, lo encontró tocando puertas y consiguiendo que artistas altamente cotizados accedan a actuar sin que le paguen, para que Lucas siga existiendo. Esta es una forma de dejar la pose del sinsonte con la boca abierta para que “la insitución” entregue los dineros que hacen falta para emprender cualquier programa. En ese sentido Lucas es un huen ejemplo a seguir.

 

Escribir un comentario

Han sido borrados los mensajes por ajustes en la Base de datos del Portal

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault