0
0
0
s2sdefault

El Canal Habana cumple este 28 de Enero once años.  Desde hace un tiempo su director es el joven  Rafael Pérez Insua,  Licenciado en Educación Instructor de arte, que con solo trece años de experiencia laboral, domina los idiomas francés e inglés, se graduó de  Dirección de programas de tv en Centro de Estudios de la Radio y la Tv y en la licenciatura  en arte teatral especialidad actuación del Instituto Superior de Arte, ISA. 

Si se le añade  que desde un  buen tiempo ha recibido premios en los festivales  provinciales de la antigua provincia Habana, en Mayabeque, en la XII Edición del Encuentro Género y Comunicación en Pinar del Río;  el Gran Premio de Programas Infantiles Dame la mano y además que es autor o participante de al menos cuatro investigaciones, se entiende que este joven de 34 años no ha perdido el tiempo.   

Claro, nada de eso valdría para esta entrevista, si por numerosos integrantes del Canal Habana, no me hubiera enterado que ha logrado aglutinar e impregnar al colectivo de la suerte de magia con la que nació.

Aquí las respuestas de un ejecutivo que se toma su  función en serio:      

Prácticamente desde adolescente te inclinaste por las artes ¿por qué?

Eso es un misterio que me enamora; me apasiona la gente, la luz, las emociones, por ahí anda el secreto. El conflicto humano y su superación, la contemplación del suceso y yo envuelto en ese ir y venir de una especie que es la mía y a la vez punto de partida en el juego a ser reflejo de ti mismo, de comprender el arte de emocionar siempre.

      ¿Qué te llevó a dejar a un lado el teatro?

       Nunca he renunciado a él, habita todo lo que soy y percibo del mundo. Cuando llegué a la escuela de teatro aprendí algo que marcó y enrumbó a mis 16 años todo lo que soy, lo dijo Dulce María Loynaz “…el que no ponga el alma de raíz se seca” (Poema III:Poemas sin nombres; 1953) y el teatro es mi raíz. Cambié de escenario, maneras de construir pero nunca me he permitido dejar de contar una historia interesante en forma de acción dramática, lo más claramente posible para un público determinado. Creo que fui yo o mi curiosidad quien me lanzó a la conquista de otros espacios que no desconocía del todo como la radio y la televisión.

     ¿Por qué la radio y la televisión?

       Eran caminos en mi vida, rumbos seguros. La radio llegó a mi cuando tenía 10 años con el programa “Para un príncipe enano” de la emisora Radio Artemisa que escuchaba todas los días antes de salir para la escuela. Yo siempre he sido muy independiente y averigüé donde vivía Manuel Ramírez Heras el director de este programa (hoy actual director del programa Estaciones de Radio Rebelde), toqué su puerta, me presenté y le pedí que me permitiera ver como hacían el programa y él aceptó. Cuando llegué a la emisora y descubrí la magia tomé una decisión mi vida tendría que ver con ese mundo. La radio comenzó a forjar en mi la disciplina, la entrega y la responsabilidad con que desde entonces enfrento todo.

Atrapado por todo el trucaje de luces, cámaras y actores que una y otra vez hacían lo mismo, mientras yo trataba de explicarme lo que pasaba, así me sorprendió la televisión en 1996 cuando se grababa en Guanajay capítulos de la telenovela Entre mamparas de Consuelo Elba y Alfonso Padilla, por esos días tuve la suerte de convertirme en uno de esos personajes anónimos  como tantos del pueblo,ese día recuerdo me agoté mucho, pero trajo consigo la posibilidad de conocer a María de los Ángeles Santana, Verónica Lyn, Mirian Learra e Isabel Santos, y me impactó como tres palabras … cámaras …luces ….acción le daban orden a la irrealidad de un mundo donde todos sabían que hacer.

     ¿Cuál de los dos medios disfrutas más como creador?

      La televisión tiene la capacidad de movilizar todos mis sentidos, irrumpe indiscreta, me hace su cómplice.

      Tuviste diversos cargos de dirección en la provincia Mayabeque, pero el Canal Habana, pienso te debe haber asustado un poco al principio.  ¿Cómo has logrado encaminar un grupo tan singular?

      Camino con ellos, el secreto, si es que hay alguno, no reside en transformar los rumbos sino en construir juntos nuevos senderos. Yo creo que solo hemos puesto todo en su sitio, ese es un buen comienzo y el miedo no está en ninguna parte, no lo he podido conjugar, el respeto, la responsabilidad y un poco de amor suelen salvar las más complicadas situaciones.   

      Tienes a trabajadores que fundaron esa señal ¿te ayudan a mantener el signo de identidad que lograron desde el principio?

      Ellos son los pilares que sostienen los valores estéticos, éticos y formales que sustentan la puesta en pantalla de Canal Habana, donde el producto televisivo es un organismo vivo que se trasforma, se erige y se moldea con el trabajo en equipo. Escapar de la zona de confort, transgredir lo rutinario y sorprender será siempre el punto de partida.

     ¿Por qué el énfasis en mantener el vínculo con los públicos?

      La televisión capitalina hoy desarrolla un discurso alternativo a través de una programación más cercana a la realidad concreta, con presupuestos educativos y culturales. De ahí que su mayor reto no radica en conseguir altas audiencias, pero sí en crear conciencia social para que la sociedad se desarrolle en la búsqueda de un ascenso en la vida y ambiente de sus pobladores. 

       Esta televisión interpela, se dirige, al ciudadano y busca la construcción de un espacio público, un escenario de comunicación y diálogo entre los diversos actores sociales, mediante la elaboración audiovisual de las bases comunes de la cultura nacional, sobre las que se articulan las prácticas sociales, los valores colectivos, las expectativas de futuro y la construcción de lenguajes comunes que solo son posibles manteniendo el nexo con nuestros públicos.

     ¿Qué cantidad de programas propios tiene actualmente el Canal?

           El Canal cuenta con 47 espacios propios en su programación habitual, de los cuales cinco provienen de la programación de verano y se sostienen en pantalla, fortaleciéndose el segmento infanto-juvenil, estos programas nacen como resultado de las opiniones y la interacción con el público.

      Papelitos hablan, Libre acceso y algunos segmentos del noticiero tienen un corte crítico   ¿cómo logran sostener el diálogo con los cuestionados?

      Como en todo proceso dialógico la bases está en el respeto mutuo. Más que criticar buscamos hacer un enfoque objetivo del contexto capitalino que nos ayude a transformar el entorno, donde hagamos patente nuestro derecho y deber ciudadano de participar en la construcción de nuestra colectividad. Somos facilitadores en muchas ocasiones de ese diálogo entre los servidores públicos y el pueblo.

     Tienes a colaboradores como Pepe Alejandro, Oni Acosta, sin contar con médicos u otros especialistas que tienen secciones en Hola Habana ¿Cómo conseguir que un espacio con desenfado se mantenga en los límites del respeto a los invitados?

  El abordaje franco y la selección de ese equipo de colaboradores, excelentes profesionales, con grandes cualidades comunicativas y un carisma excepcional  hacen de Hola Habana una revista utilitaria capaz de abordar los más diversos temas manteniendo siempre fresca su estructura sin perder nunca de vista el encargo social que tiene con su público. La clave está en la imbricación, la complicidad y la responsabilidad del colectivo.

Comentarios   

#1 ernesto felix 30-01-2017 14:14
creo que el desgastado si puede en este caso no es desgastado ya que este canal territorial en las normas analoguica y de alcanse nacional en alta definicion es el mejor canal de tv en cuba y esta definicion es absoluta yaque con pequeños recursos asignado por el organismo el canal de tv ha logrado remdimencionar y optimisar los recursos disponibles y hacen una excelente prrogramacion y creo que ya es hora que amplien las emisones en el horario de el emdio dia
Reportar al moderador

Escribir un comentario

ATENCIÓN.Esperamos que continuen con sus adecuados comentarios para contribuir al mejoramiento de nuestro trabajo.

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más