0
0
0
s2sdefault

Existe un refrán o slogan que dice que los jóvenes se parecen más a su tiempo que a sus padres, parafraseando ese razonamiento para mí la televisión triunfa cuando se acerca a la localidad donde es creada.

La única forma que tiene de imponerse un canal territorial es que lo transmitido tenga que ver con los habitantes del  lugar donde radican.  Además porque en los telecentros no existen las condiciones tecnológicas no sólo de los canales internacionales a los que se accede por el Paquete, desde  Baracoa, el Vedado  hasta el cabo de San Antonio, tampoco de las señales nacionales que aunque deterioradas, tienen mejor infraestructura.

De confirmar tal razonamiento se encargó el Décimo Tercer Festival provincial de la Televisión en Granma en el que el premio de la popularidad lo alcanzó la revista Frecuencia 12,   del Telecentro Provincial Crisol de la Nacionalidad Cubana, del realizador Jorge Luis Muñiz, que se ve en Bayamo (donde viví cinco días)  como Vivir del Cuento.

No es  un programa, a partir de los pocos que vi, que se diferencia de revistas comunitarias que satisfacen, por ejemplo,  el deseo de Nena, nuestra excelente cocinera, de que la felicitaran a ella y sus compañeras para que “el barrio” lo supiera.  El rostro de felicidad de la gorda y jacarandosa bayamesa cuando nos dijo (a parte del jurado que se hospedaba en Las Caobas) que la habían nombrado  es el mejor premio de un espacio como ese. Pero también vi el horario de los ómnibus  y la celebración del cumpleaños del telecentro, 22  años, fundado el 9 de mayo  de 1995, además de notas culturales, avisos de sanidad, en fin lo que se vive en una localidad.

Pero no fue Frecuencia 12 lo que más me impresionó sino un spot con un erotismo exquisito, la fotografía y el texto exactos que anunciaban una exposición  de Juan Ramírez, ese realizador con alma de investigador  que  es un artista de los pies a la cabeza.  El gordo, siempre  ensombrerado obtuvo varios premios más (porque el spot era de él, sobre él)  y todos sus trabajos tienen una carta estética que muestra que la televisión es industria pero puede ser arte.

Completo en fotografía, conducción,  y puesta en escena, Costumbres de  Carlos Manuel Gallardo, fue en opinión del jurado en gran premio del festival.  Este excelente trabajo de Golfovisión (el telecentro tuvo 17 reconocimientos) muestra que se pueden realizar muy buenas  obras incluso en las instalaciones televisivas municipales.

Andar Fecundo de la realizadora Dayamí de las Mercedes,  producido por el  telecentro provincial alcanzó el premio especial Fidel entre nosotros y también en las categorías  de producción, asesoría y sonido y mención en fotografía y  ganó el máximo reconocimiento como Mejor Programa Instructivo Educativo .

Sin Pronósticos,  obra del  periodista  Alfredo Brito y dedicada a la victoria de los Alazanes de Granma, mereció el Premio en Mejor Documental, Lizet Márquez ganó los premios de información y reportaje, dos trabajos sobre médicos cubanos y mineros en Bolivia;  y en crónica más testimonio   obtuvo los lauros Valia Marquínez,  en noticia Susel Domínguez y en comentario Zafra en Niquero de Aldana.

Fue un acuerdo del jurado  reconocer  la conducción en vivo de la periodista Katiuska León en  la transmisión  del Canal Provincial tras el paso de la caravana con  el homenaje al paso de Fidel a otra dimensión.

 Unas ochenta obras de diversos géneros  participaron en el festival. El sistema televisivo granmense está integrado por el Canal Provincial CNC TV Granma, los telecentros municipales Golfovisión de Manzanillo y Portadavisión de  Niquero, además de  cuatro corresponsalías ubicadas en Pilón, Media Luna, Campechuela y Buey Arriba.

En lo personal no es la primera vez que asisto a un festival de televisión provincial  y siempre me pregunto por qué no se difunden más esos materiales en los canales de alcance nacional.

Más allá de tal resultado, el otro intangible e infinito es que se conoce esa realidad otra, tan importante de que Cuba no es La Habana. A la vez que se establecen amistades, pueden ser duraderas o no, que al interactuar enriquecen los saberes y… los cariños entre personas quizás con  profesiones homólogas pero caracteres o cosmovisiones distintas. En fin, en Bayamo aprendí un poquito más de televisión.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

 Sitios web de los Canales Nacionales