0
0
0
s2sdefault

Me habían llegado rumores de los cambios en la escenografía del Teatro Astral, de que deseaban  algo distinto a los Sonando y Bailando en Cuba, pero nunca pensé que me sorprendieran  de una manera tan agradable  con La banda gigante.

Las escaleras, el propio escenario, todo el empaque está al nivel de los más exigentes gustos. ¿Qué decir de las luces?: espectacular, no cabe otra palabra, la supuesta selva tridimensional que  se armó en uno de los números interpretados, Azoquere de Síntesis, con arreglo de René Baños.

Pero nada de eso valdría si el contenido no estuviera dirigido a potenciar nuestra cultura, empezando por la música y terminando por las pinceladas históricas. En la conducción esta vez ¡bien! con Yuliet Cruz y Carlos Enrique Almirante,  este había sido un  punto débil en otros programas de participación.

En la primera emisión estuvo  la banda del Conservatorio Esteban Salas de Santiago de Cuba y así se hará con buenas agrupaciones integradas por jóvenes de otras escuelas de la enseñanza artística. Mientras Georgia Aguirre, directora de la Orquesta Anacaona,  que conduce la sección histórica nos llevó a los orígenes de Chapotin, a otros importantes músicos y agrupaciones nos guiará en lo adelante.

La primera presencia de una figura que hablo de sus cinco canciones preferidas fue la del pelotero  Juan Carlos Tabares y el próximo que develará sus gustos será el popular sicólogo de todos Manuel Calviño.

Telmary en  la sección de La Puerta se encontró con Alexander Abreu, interesante la intención, pero ella me pareció demasiado efusiva, veremos como sigue. Por los 500 años de La Habana, en la visita a centros emblemáticos de la capital cubana fueron a Alibar, nicho de Beny Moré, músico que no necesita adjetivos.

Quiero detenerme en el jurado (Directora de Orquesta y productora musical Daiana García, el Premio Nacional de la Música, José luis Cortés, (El tosco), y el prolifero cantante, instrumentista, músico, arreglista y productor musical, Alain Pérez), muy bien todos, pero el director y fundador de NG La banda demostró que es gran músico que “se disfraza” de ese decir “de la calle”.

Cuando habló de una de las fugas de uno de los intérpretes recordó a Johann Sebastian Bach con tanta organicidad como segundos después decía que el concursante estaba  “en talla”, así es este gran  artista, que me gusta por su autenticidad y me recuerda a un holguinero, El guayabero.

Quedan nueve propuestas de la Banda Gigante, espacio dirigido por Manolito Ortega.  Y como ya escribí de esto, repito datos que usted lector, tal vez no leyó anteriormente:

“Esta nueva propuesta de de RTV Comercial (empresa de la TV Cubana) que presentará la competencia de instrumentistas de  jóvenes entre 18 y 35 años, de los que saldrán los integrantes de la orquesta que acompañará a todas las producciones en vivo de RTV (Sonando… y Bailando en Cuba),  así como sus proyectos dramatizados y filmes.

 Manolito me dijo “En esta oportunidad, los  jóvenes que  intervendrán en la competencia son intérpretes de piano, bajo, guitarra, flauta,  violín, trompeta, saxofón, trombón, percusión cubana y drums, elección que responde a que se pudiera crear un formato amplio que pueda desdoblarse en otros más específicos, según la concepción temática que se haya establecido en cada emisión.”

Pero, el sagaz director quiso puntualizar “Importante destacar que es la primera vez que se transmitirá por la televisión cubana un espacio con este formato, que a la vez que privilegie el entretenimiento procure rescatar la imagen del músico que además de virtuoso sea capaz de protagonizar un show televisivo entretenido. Por eso los referentes inmediatos a la hora de concebir el espectáculo fueron la Orquesta de Música Moderna, Los Papines  y la Orquesta Irakere. El músico en La Banda Gigante es sacado de un contexto más  rígido, de vestuario más convencional, donde prima el color negro para hacerlo  bailar, insertarlo en un ambiente colorido, procurarle  que se adueñe del escenario con más vitalidad,  el  vestuario y el maquillaje suelen ser más atrevidos, entre otras “licencias”.

Se trata de una propuesta que difiere de lo que se ha visto hasta ahora, que  por “atípica el televidente tendrá que ir descubriendo poco a poco.”

Son 10 programas, cada uno dedicado temáticamente a un  instrumento que dará pie a  las secciones que lo integran. La eliminación se produce a partir del primer programa, y en esta primera temporada no habrá voto popular, los jurados serán los únicos responsables de cada decisión y esta será inapelable.

Como en otras oportunidades el  guión corre a cargo de Lil Romero, el codirector  es Jorge Wilson, la musicóloga Carmen Souto funge como directora  musical, la dirección de fotografía es responsabilidad de Vladimir Barberán, la producción general está liderada por Elisandra  Reigosa, la dirección de arte es de Maikel Martínez, mientras que el diseño de vestuario es de Yanelis Pérez y su equipo.

La Banda Gigante cuenta con secciones colaterales: la histórica, que de acuerdo al instrumento al que se dedique el espacio; otra en homenaje a la capital que se llama Habana 500, vinculada necesariamente a la historia musical, y se creo la  Playlist que acerca aún más al televidente a una serie de  rostros  respetados y queridos, vínculo que se fomenta  a partir  de la relación que estas figuras establecen con  la  música en determinados acciones de la vida cotidiana.

Los concursantes, que pueden tener estudios de las escuelas de arte,  llegan a escenarios poco convencionales para “intervenir" espacios públicos, hecho que  tanto ellos como espectadores agradecieron muy especialmente;  eso mismo puede ocurrir con el televidente cuando se haga participe de la sección La Puerta, singular entrevista que se ha concebido para populares  músicos de la  Isla.

Como en los otros programas de participación,  La Banda ha priorizado la realización de clases magistrales, para que los concursantes puedan compartir la experiencia con figuras notables de la música cubana, además de improvisar  junto a ellos en el escenario de Fábrica de Arte Cubano.

El músico, compositor y productor musical, Michel Herrera, es el director musical y líder de la orquesta que acompañará a los concursantes.

Destacados profesionales  son los encargados de preparar a los participantes por instrumento para la competencia: bajo, Yadiel Bolaño, drums y timbal, Roberto Jr. Vizcaíno; flauta, Jorge Leliebre, Eduardo Rubio y Guillermo Pedroso; guitarra, Nam San Fong, percusión: Tomás Ramos Ortiz (El Panga), piano Alejandro Falcón, saxo, Michel Herrera, trombón, Yoandy Argudín, Eduardo Sandoval, trompeta, Julio Rigal y violín, William Robrejo.

Los arreglistas para toda la competencia  han sido Alejandro Falcón, Camilo Moreira, Denis Peralta, Efraín Chivás, Heber Méndez, José Víctor Gavilondo, Nam San Fong, René Baños y Roisel Suárez. “

Para mi amigo el  Dr Joaquin Borges Triana esa primera entrega estuvo bien y es un espacio útil. En algún momento escribirá  sus consideraciones, él y yo pensamos que este no será un programa de gran cantidad de seguidores. Otro buen amigo me apostó que sí, que ya veré su desempeño. Y a propósito de amigos: felicidades a Joel Ortega, gerente de RTV comercial (empresa de la televisión cubana) que ha colocado, en  factura y en contenido, dos excelentes espacios en pantalla ConCiencia y la Banda Gigante.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault