0
0
0
s2sdefault

Invitada por la Casa Iberoamericana de Holguín, participé en la Semana de la Cultura de mi querida tierra natal y allí sostuve dos encuentros que nutrieron  mi alma. Uno fue con estudiantes del Instituto Superior del Arte y otro con alumnos y profesores de la carrera de periodismo.

¿El tema?: por supuesto, el audiovisual,  con los retos que tiene en la actualidad.  A ese intercambio con jóvenes, más fructífero para mí que para ellos, se unieron las dos Mesas Redondas  dedicadas al Instituto Cubano de Radio y Televisión,  ICRT, muy útiles e instructivas.

De esos dos topes  cognoscitivos,  he realizado  sendas aproximaciones que deseo compartir con los  lectores:

Un buen amigo, amante y conocedor del cine, un día medio quejoso y la vez resignado, me contó  que había pasado trabajo para descargar el filme Lo que el viento se llevó al celular de su hija de 18 años. Para este hombre el CINE existe sólo en la sala oscura, en medio del silencio, (si acaso) suspiros y carcajadas cómplices.

Tienen razón el padre y  la muchacha. El consumo audiovisual cambia vertiginosamente y para los “nativos digitales”, la pantalla de su celular  es suficiente para tener toda la información del mundo, pero  no hay pocos que disfrutan de ir al cine a ver una película que resulta de su interés.

El cine y la televisión estatal en nuestro país, tienen desde hace años un fuerte contrincante: “el paquete”, suerte de “televisión por cable” semanal en la que se puede encontrar un filme de culto, una serie extraordinaria, y también ¡cómo no! cintas y series con “sexo, violencia y lenguaje de adultos” que  a veces son visionadas, irresponsablemente,  delante de niños y niñas, además de las peores muestras de musicales.

A esta oferta se le une ahora, con la creciente informatización de la sociedad, el acceso a youtube, Facebook life, Instagram y todo ese casi infinito ciberespacio. ¿Qué hacer cuando hoy ningún grupo musical o solista necesita de la radio y la televisión para alcanzar popularidad, especialmente entre los más jóvenes?

Una respuesta tonta sería el intento de quitar el acceso a esa redes, lo que resulta imposible, porque ese mismo ciber espacio es el que permite que hoy un cirujano (es un ejemplo)  pueda apreciar en todos sus detalles la operación realizada en Tokio para extirpar un  tumor.

Sostengo que en la Cuba actual se impone que en las escuelas, junto a las asignaturas curriculares pertinentes, se ofrezcan clases de apreciación artística y especialmente del audiovisual, mirado en su más amplio espectro.  Aquí un amigo me diría “primero habría que alfabetizar a algunos maestros”.

En fin, mientras no entendamos que somos testigos de una revolución  colosal que afecta todos los saberes humanos, especialmente los relacionados con la comunicación, no comprenderemos que “nuestros chamas” hablan la lengua de hoy y nosotros la del siglo XX. No reaccionemos como nuestros antecesores ante la máquina de vapor: aquel aparato sigue existiendo como el ciberespacio estará con y para nosotros, per sécula seculorom.

Todo lo que se haga por llevar la ética y la estética a los más pequeños con videos juegos atractivos, libros electrónicos, pasatiempos instructivos y bien diseñados,  es poco si se tiene en cuenta que navegamos en una avalancha de información y necesitamos agarrarnos a los más jóvenes para nadar esas turbulentas oleadas, acompañándolos, aprendiendo de ellos y no prohibiéndoles accesos porque prohibir nunca ha conducido a nada y ahora… en el audiovisual es por gusto: con un celular y un programa de edición en la computadora, hasta se hace una película.

Dentro de esa revolución tecnológica que sacude al Planeta y a Cuba, nuestro país tiene una singularidad: la informatización avanza, pero le queda un reto, entonces los medios de comunicación preinternet tienen un  significado especial.

En el caso de las mesas redondas con la presencia de Alfonso Noya, presidente del ICRT, de Waldo Ramirez, director de la Televisión Cubana y Onelio Castillo de la Radio Cubana, los televidentes y radioyentes  cubanos y más allá de las fronteras, pudieron acceder a una valiosa información acerca esos medios  que caminan desde la primera mitad del siglo XX.

Me ciñeré a la televisión porque es el medio que conozco más a partir de que lo sigo sistemáticamente, no porque sea más importante sino por inercia: consumo y trato de valorar la pequeña pantalla desde hace muchos años.

De ella quedó expresado:

  • El ICRT está integrado por más de 13 mil trabajadores, de los cuales cerca de la mitad está asociado a la televisión
  • Existe la responsabilidad de transmitir 72 mil horas. Todo (incluida la radio) cuenta con el respaldo estatal de 299 millones de pesos
  • A los cinco canales de alcance nacional, se agregan cuatro nuevas señales a través de la televisión digital terrestre (Clave, Cubavisión Internacional, Canal Caribe y Cubavisión +, estos últimos en alta definición).
  • 1 canal internacional: CVI
  • 16 Telecentros Provinciales
  • 15 Telecentros Municipales
  • 15 Corresponsalías
  • Televisión Serrana
  • UP Productora de Cine, Video y Televisión.
  • UP Servicios Escenográficos.
  • Además cuenta con las producciones de la Casa Productora de Telenovelas y de RTV Comercial, ambas del Sistema Empresarial del ICRT.
  • Se ha logrado avanzar en el perfil de los canales nacionales.
  • Aún se precisan ajustes en Cubavisión que propicien mayor estabilidad de horarios para programas de alta audiencia
  • No se ha logrado toda la eficiencia en la gestión de producción habitual, ni la total eficacia de algunos contenidos
  • No siempre se respetan las jerarquías culturales
  • Existe carencia de programas humorísticos;
  • Producción de espacios para público infanto-juvenil deprimida;
  • Inestabilidad de la producción de telenovelas y no acertado manejo de contenidos en ocasiones;
  • Escases de producción de unitarios de ficción;
  • Débil programación de impacto los fines de semana y en horario estelar,
  • Debilidad en las estrategias de autopromoción de los programas de la TV y en la calidad de realización y manejo de los contenidos en los mensajes de bien público y políticos, estos últimos los menos logrados y donde urge implementar un cambio.

Tanto en Cubadebate como en el Portal de la TV,  está colgado el texto Ofrecer al pueblo una programación de radio y televisión de calidad, de  los jóvenes colegas Oscar Figueredo y Andy Jorge Blanco,  un  resumen de lo expresado en la Mesa Redonda más el resultado de una encuesta y cerca de 500 comentarios.

En ese texto se afirma que Cubavisión  “tiene cerca del 95 por  ciento de audiencia promedio, pues este es el canal más reconocido por los públicos”.  Y se puntualiza que se

-          Concentra el más alto volumen de promociones y mensajes de bien público, culturales, políticas y promocionales de la propia programación incluidos los restantes canales nacionales.

  • Destacan espacios cinematográficos especializados como: Historia del Cine, Cine de Nuestra América y La 7ma Puerta; grandes eventos musicales.
  • Programas de participación y concurso que no habían logrado presencia en la TV en los últimos años como Sonando y Bailando en Cuba, La Colmena Tv y La Banda Gigante. Otros géneros y formatos también han logrado impacto como el documental unitario y seriado (Hábitat; Duaba…) y la ficción unitaria y seriada (UNO, LCB, Conciencia, De amores y esperanzas).

Telerebelde se consolida com o el canal deportivo,  el educativo con una oferta a  veces no promovida  suficientemente,  y se reconoce entre otras  consideraciones, que en el Canal Caribe (HD 1): El canal informativo de Cuba, se estabiliza la producción de contenido informativo con la consolidación y crecimiento hasta 14 horas, lo que ha propiciado la aparición de programas de opinión y análisis, mayor visibilidad de contenidos publicados en internet a través de la pantalla tradicional, diversificación en el uso de los géneros periodísticos y abordajes temáticos de mayor impacto en la agenda pública, así como mayor balance territorial y temático en general. El Noticiero Cultural y la Mesa Redonda han sido incluidos como parte de la Parrilla de Programación de este canal.

Cubadebate hizo una encuesta:

 

¿Cómo califica usted la programación televisiva en Cuba?

  • Mala (49%)
  • Regular (39%)
  • Buena (10%)
  • Muy buena (2%)
  • Excelente (0%)

¿Qué tipo de programas prefiere?

  • Cinematográficos (21%)
  • Humorísiticos (21%)
  • Deportivos (14%)
  • Informativos (14%)
  • Musicales (10%)
  • De participación (7%)
  • Educativos (5%)
  • Infantiles (5%)
  • Culturales (5%)

¿Cómo recibe usted la señal de radio y televisión?

  • Señal digital (51%)
  • Ambas (28%)
  • Señal analógica (18%)
  • Ninguna (2%)

 

Esta encuesta no tiene el  valor científico  de una investigación rigurosa, porque participan quienes acceden a la web, especialmente a Cubadebate y desean intervenir. Tiene el valor de que se realiza en el portal con más  visibilidad en Cuba. De ahí que sea una señal.

Los que votaron  en un alto por ciento están insatisfechos con la televisión cubana. Quienes la dirigen por la propia participación en la Mesa Redonda, reconocen que existe conciencia de muchos de los problemas señalados en los comentarios. Las deficiencias tienen causas de recursos y también de que no siempre se aprovecha el potencial  creativo de la tv, ni aún se pueden aplicar en toda su magnitud formas de producción que pueden  influir en mejorar cantidad y calidad de los programas.

Pero vuelvo a la primera parte de este texto: ¿puede la televisión cubana competir hoy con el “paquete”, antenas (no de animales), y youtube, Facebook life, Instragam?. Es una pelea muy dura y desigual. Sólo con algunos jab  (Vivir del cuento,  Sonando en Cuba, ConCiencia, UNO, el parte meteorológico en tiempo de ciclón y otros ejemplos) se puede hacer tambalear esa mole de productos audiovisuales que ya nos llegan. Y creo que se pueden  propinar más y mejores jab, talento existe, lo que se necesita es audacia y más audacia, usada responsablemente.

 

 

 

Escribir un comentario

Han sido borrados los mensajes por ajustes en la Base de datos del Portal

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault