0
0
0
s2smodern

En el último congreso nacional de la Unión de Periodistas de Cuba, el colega Joel García en una original reflexión pasó revista a aspectos de la prensa en nuestro país, partiendo de la imaginaria conversación de dos usuarios de un ómnibus :

“-Yo vivo en lo último de la Lisa y jamás he visto mi barrio en la televisión y mucho menos en un periódico. Es más, el robo de la bóveda del Ameijeras lo vi en el paquete, el explote del jefe de almacén del Bucanero me lo bajó un socio de Internet y todavía estoy esperando que me digan quiénes son los culpables de que el béisbol cubano no gane un torneo hace más de diez años, remarcó buscando consenso en quienes lo rodeaban en medio del calor.

-Pues debiera ver un poco más la televisión, Lázaro Manuel Alonso está haciendo buenas cosas, denuncia y ha sacado reportes muy críticos. Y con respecto a la pelota eso si tiene tela por donde cortar…, le ripostó casi sin poderse mover el pasajero que tenía frente a él.

-Pero ese es uno, ripostó. Yo al final he llegado a pensar que a ellos le dicen lo que tiene que decir, porque no puede ser que todo sea bueno. Y mira que Fidel y Raúl siempre criticaron eso. Yo recuerdo que en un Congreso, hace ya unos cuantos años, Fidel dijo que cuando él pudo tener acceso a la radio de Guido García Inclán, la COCO, el aprovechaba para denunciar muchas cosas”. (*)

Que  Lazarito (Lázaro Manuel Alonso) haya sido tomado como ejemplo, no es raro: es un profesiónal agudo, agresivo, buscador de la noticia y en el caso de la tv tiene una cualidad que no puede faltar: telegenia.

Cuando no está se le extraña y mucho: durante las semanas que no salió en cámara, por enfermedad, no conté los comentarios a textos míos en la web, que aunque trataran de rumba (es un decir) preguntaran por Lazarito.

Desde años atrás he intentado entrevistarlo: como una anguila se me ha escapado, hasta que desistí (quizás leyendo esto se decida y responda mi cuestionario) de aquellas preguntas y por Facebook le hice dos o tres.

Se que es pinareño y  con mucho esfuerzo armó su casita en La Habana. Es buen conversador y algunas personas dicen que buen amigo.

Graduado en la Universidad de La Habana solo hace 6 años, el ICRT se convirtió en escuela y prácticamente en su casa desde el primer curso “Tuve magníficos profesores y una interacción constante con el medio. En la TV estoy desde que empecé en la Universidad”

Siendo un “chama”, ideó y sacó El tema, sección en Buenos Días que es muy seguida: “primero fue con sentido propio dedicado solo a los valores, luego se abrió a posibilidad de análisis a temas de la economía y la sociedad”.  El mejunje (perdóname Pepe Siverio)  de los taxis ruteros en La Habana ha sido debatido como debe ser: funcionario o funcionarios  en vivo, en el estudio  respondiendo a preguntas desde  cualquier lugar del país.

Esa interacción, que logra también el espacio Libre acceso del Canal Habana, dota al programa de credibilidad porque el televidente llama o envía un mensaje a ver si realmente le hacen caso. Y Lazarito ha llevado a El tema asuntos que están en la calle como el desabastecimiento de aceite, por citar otro ejemplo.

Pero este muchacho, chama, chico, joven responsable y valiente se puede ver con el agua hasta las rodillas en las penetraciones del mar en el litoral habanero.

O recorrer los lugares destrozados por el tornado y con un gesto, digno de admirar, permitir  que la cámara reflejara sus lágrimas ante la historia de una mujer de pueblo.

Desde enero de este año dirige el noticiero del mediodía. Se notan algunos cambios que está introduciendo. Aplaudo los comentarios que realiza mi admirado Lazarito, pero no me da locutor. ¡Y Dios y Marx me salven de estar por una locución rígida, al revés!: mas, no todos los buenos periodistas pueden ser conductores de los noticieros tradicionales, sí de las revistas.

Ah sobre su paradigma en la tv, me respondió “ ahí me abstengo de hablar ja ja ja me gusta mucho Milenys y Froilan”. A mi también, y al segundo le debo una entrevista.

Lázaro recibió este año el premio Juan Gualberto Gómez  en TV. Con estas líneas  lo felicito a él y los demás colegas reconocidos, y a todos, con premios o no, porque ser periodista es… una virtud.  ¡Felicitémonos todos en este jornada por  día de la prensa!

 

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar