¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

Raquel Mayedo, Raquelita o Rakel cumple 60 años en el 2018. No develo ningún secreto, ella lo insinúo el otro día en un programa y le pregunté si lo celebraría. Entonces  puedo escribir estas líneas con tranquilidad absoluta.

Rake usa tiranticos en sus pulóveres, vestidos y blusas, enseña sus brazos, sus rodillas, puede llevar una saya estrecha, y todo como si tuviera 30 años de edad, es decir de la forma en la podría vestir una hija suya.

No voy a afirmar que la televisión Cubana es la octava maravilla del mundo, pero si es mejor que muchas de otras latitudes donde solo lo comercial  ocupa el espacio de las transmisiones y se ve de todo… con un 99 por ciento de pura bazofia.

Ahora bien, lo que casi nunca satisface en Cuba es la programación. En los comentarios  a los textos que publico en este Portal de la TV Cubana y en Cubadebate en numerosas ocasiones, a veces sin que sea lógico, algún lector se queja de los inconvenientes, por ejemplo de que no siempre por necesidad imperiosa el noticiero estelar se alarga, entonces se corre o se elimina lo previsto, y esto es muy inconveniente para grabar algún que otro programa.

 Estoy segura  que si se fuera mucho más riguroso con los tiempos, eso no sucedería y también que existen oportunidades en las que se impone dar más tiempo a un  noticiario. Pero cuando eso sucede la cartelera que sigue debe presentar los ajustes, porque si sigue anunciando, por ejemplo, a la película para las 10 y 40, y  se sabe que saldrá a las 11 y tantos ¿acaso el televidente no se molesta con razón?.

El pasado año en una  visita a la provincia Granma  conocí San Pablo de Yao donde nació 25 años atrás, un 15 de enero, la Televisión Serrana. Entonces dije: “Allí donde el oxígeno se respira por kilómetros cúbicos, en el mirador, la realizadora Kenia Rodríguez ofreció la bienvenida ritual a quienes se empinan hasta las nubes serranas.”

Y espero respirar pronto ese oxígeno junto a un grupo de locos que un  cuarto de siglo atrás fundaron esa televisión genuinamente comunitaria.  Hace un  tiempo entrevisté al gran jefe indio de las serranías, Daniel Diez,  que me dijo sobre qué significó aquella experiencia para  él  “Fui alfabetizador Conrado Benítez en las montañas de la Sierra Maestra y me marcó para siempre. Ver de cerca sus vidas y convivir con sus alegrías y penurias ha sido imposible quitármelo de la mente. Incluso, gracias a esto no solo pienso en los campesinos de la Sierra, sino que me han ayudado en mi trabajo de compenetración con el mundo indígena de Latinoamérica y el mundo al que llevo años entregándome.

Como en años anteriores voy a decir los programas televisivos que no perdí o grabé ¡por placer!  en el 2017. Hay otros que he visto y grabado por deber, para escribir sobre propuestas que no he considerado válidas, a esos hoy no los nombro. Ya lo hice

 Aunque no necesariamente por orden numérico, en los últimos meses disfruté de:

  • LCB: La otra guerra, una propuesta con todos los ingredientes: excelente guion, actuaciones estelares, especialmente la de Osvaldo Doimeadiós, impresionantes fotografía, maquillaje, puesta en escena para que fuera una propuesta  sin deslices