¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

0
0
0
s2sdefault

No recuerdo si lo escuché o lo leí. Creo que fue Rosita Fornés, quien dijo alguna vez que resultaba más difícil subir una escalera con elegancia y donaire que bailar en el escenario. En esa frase pensé cuando se trasmitió por Cubavisión el primer Mega ¿concierto?, un sábado en el que los conductores Magdiel Pérez y Jhenni Lay subieron  tambaleantes por momentos, la escalera del ICRT, toda manchada por las manos de quienes habitualmente entran y salen al edificio, por la puerta de M.

No sólo estuvieron mal los conductores. No es fácil subir una escalera y hablar o cantar al mismo tiempo.

Antes de otra propuesta,  la dedicada a los padres, el sábado 20, pasé por el ICRT y vi que pintaron las paredes y arreglaron el falso techo, por lo que en esta oportunidad la escalera era blanca y sin manchas.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Me asombró muchísimo, aunque lo esperaba. Se que la unión de RTV Comercial con buenos realizadores aporta piezas de calidad. Y Sonando en Cuba fue una propuesta que le hizo Joel Ortega a Rudy Mora, con una sola indicación: “sueña”.

Está soñando desde hace meses. Ha recorrido el país.  Casi no duerme, y a pesar de todo (supongo que por los cuidados de Gretel, su compañera) se ve más gordo, rozagante y feliz. Sí, Rudy no lo puede ocultar: hasta ahora la satisfacción lo embarga. Y su cara resplandece cuando Roly Peña otro destacadísimo director, le dice “Esto está…”. (Y no puedo poner la palabra porque nadie me publicaría el texto).

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

No soy  amiga de Sonia Castro, pero la he visto a distancia luchar por mantener el programa Entre tu y yo, su hijo que ya tiene 16 años. Le pregunto cómo aguanta la presión y me dijo “nunca he pensado dejarlo, al contrario, estamos siempre reinventándonos porque cuando un programa tiene tantos años hay que actualizarlo, moverlo para que no aburra. Es un programa trabajoso, pero me da mucha satisfacción poderle hacer el bien a los demás, reconocerle el trabajo a mis colegas de la tv y de la radio, es lo mínimo que se puede hacer, teniendo en cuenta en las condiciones que se trabaja .El artista valora mucho el estímulo espiritual y eso es lo que hacemos.”.

Durante todo el tiempo su conductora ha sido Irela Bravo, mientras los varones Ulises y David no están en Cuba, Corrales se encuentra enfermo, Alden se ha mantenido por un buen tiempo y a él se unen Alejandro y Faxas.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

No tengo idea de qué por ciento de programas De cierta manera he visto desde que saliera el primero el 12 de julio de 2008. Su número 348  fue el de la semana anterior cuando disfruté, entre otras propuestas, el monográfico sobre Isabel Santos en la sección En Primer Plano. Primero los domingos, por el Canal educativo dos y ahora los jueves, por el educativo,  casi siempre he sintonizado ese espacio que le permite al televidente adentrarse en el cine cubano. Su creador, guionista y presentador de algunas secciones, el crítico Luciano Castillo, me confesó  unos años atrás “Aunque siempre he sido un enamorado y un defensor de nuestro cine, quien contribuyó en grado superlativo a que se convirtiera en una pasión fue mi coterráneo Arturo Agramonte, quien más penas que alegrías recibió por su imprescindible libro Cronología del cine cubano. Aún mientras vivía en Camagüey, y ya había conocido en una de mis incursiones capitalinas al profe Agramonte, iniciamos una fructífera
correspondencia, y se nos ocurrió imprimir un folleto biográfico mimeografiado sobre Ramón Peón. Esa fue nuestra primera colaboración.”

 Luciano, impregnado por los sueños de Agramonte ha dedicado parte de su existencia a la preservación de nuestro cine: “Independientemente de todos los obstáculos, incomprensiones y hasta abulia, no descansaré hasta que todo ese patrimonio cinematográfico que forma parte del acervo cultural de nuestro país se haya preservado para las generaciones futuras. Siempre soñé junto a Arturo Agramonte, con quien colaboré tanto, con la existencia de un programa en la televisión nacional dedicado íntegramente al cine cubano de todos los tiempos. En 1995 el historiador Raúl Rodríguez presentó Ojeada al cine cubano, que enseguida salió del aire. Presenté el proyecto una vez a la dirección del ICRT y no fue aprobado. Ocurrió entonces que cada vez que colaboraba con la periodista Magda Resik –alguien a quien admiro mucho por su profesionalismo y carisma– en su excelente programa Espectador crítico, como ella es directora de Habana Radio, me insistía en que le propusiera un espacio sobre cine para esa emisora de la Oficina del Historiador de la Ciudad. Mis argumentos sobre el carácter de la radio no la convencían. Me insistió hasta que le dije que quizás podría adaptar la estructura rechazada en la televisión para un programa radial. Así fue emitido el 31 de octubre de 2004 el programa semanal De cierta manera, con aproximadamente una hora de duración, que se transmite desde esa fecha todos los jueves a las ocho de la noche. Es posible que sea el único de su tipo especializado en cine cubano de tanta permanencia en la historia de la radio cubana. Ese mismo
programa, pero con imágenes, se transmitió por el Canal Educativo 2.”

De cierta manera obtuvo el premio al mejor programa de cine en el Segundo Festival Nacional de Televisión recién estrenada su  transmisión.  Luciano me dice “El programa cuenta con secciones fijas (Efemérides, Banda sonora) y otras que alternan (Catálogo, Primer Plano, Dolly Back, Panorámica, Luces...cámara... acción, Flashback, Buzón del cinéfilo) y una sin periodicidad definida que es Contracampo, dedicada a reportajes sobre filmaciones.
Ninguna semana del mes la estructura interna del programa es la misma, excepto que cierra siempre con Banda sonora.” El fundador que actúa como un hilo conductor de un  programa que es un  todo en su objetivo, agrega “Los cortos y documentales no son fondos de la Cinemateca, el programa se nutre en primera instancia del acervo que logré reunir a lo largo de veinte años en la Mediateca André Bazin de la Escuela Internacional de Cine y TV (que coauspicia el espacio desde su surgimiento) y en segundo lugar de mi colección personal.”  Agrega Luciano “El cambio de horario y de canal afectó la enorme teleaudiencia del programa en un inicio (pues era los domingos a las 8:30 p.m. por el Canal Educativo 2,  se suspendió cuando Telesur lo ocupó), pero me consta que aunque lo hayan colocado en un horario pésimo, antecedido por otros programas de menos incidencia cultural y paralelo a la telenovela brasileña de turno, es raro el día en que alguien no me pare en la calle felicitándome por el programa. Creo que el horario podría mejorar, pero en el Educativo se trabaja bien, aunque hasta la fecha  nunca, por más que he insistido, hemos logrado conformar un equipo técnico estable, que cambia todos los meses (fotógrafo, sonidista).”

Por mucho que lo ha intentado Luciano no ha logrado transmitir los filmes cubanos : Alicia en el pueblo de Maravillas y Guantanamera, me pregunto ¿Por qué?. A esta altura no me explico el no para las cintas respectivas  de Daniel Diaz Torres y de Tomás Gutierrez Alea, cuando  se encuentran en CD a la venta por los “eficientes” puntos de comercio audiovisual diseminados por toda la isla.
Creo que Luciano ha logrado un centro de referencia para el cine nacional y que con un poco de mejor promoción tendría muchos más televidentes, aunque este es un espacio llamativo para cierto público, aquel que gusta de aprender de cine.

0
0
0
s2sdefault