¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

Se dice, con razón, que tres grupos de personas están “autorizadas” a inquirir  sin que sean… chismosas: juristas, policías, instructores a los que el interrogado debe decir la verdad; especialistas de medicina que también exigen una respuesta exacta, pero el tercer grupo –periodistas, comunicadores, conductores,- partiendo de  sus habilidades,  pueden  conseguir que la persona hable o que deje al entrevistador con el arsenal de preguntas al hombro.

Si Oriana Fallaci, la italiana irreverente, pero culta y conocedora de su oficio, no fue la mejor entrevistadora del siglo XX, está entre los mejores profesionales de ese género a nivel planetario. Cada entrevista suya era el desmontaje del personaje que tenía frente: Henry Kissinger o Yaser Arafat, por poner dos ejemplos. A cada uno lo estudió tanto que sabía hasta la marca de su calzoncillo. Eso es prepararse para desnudar el alma de la persona  que queremos  “presentar” al público.

El 20 de noviembre del 2012 Progreso Semanal/Weekly, publicó bajo el título de  El video clip, un comentario de Dalia Céspedes: “El video clip es la mágica invención que permite que los músicos no tengan ya que preocuparse por la calidad de la música, sino que esta solo deba fluir tras una miríada de imágenes vertiginosas que acaparan por completo la atención. Hoy, pues, cualquier música es música de fondo. (  ) Lo genial de la invención, sin embargo, es que tampoco las imágenes deben tener espesor alguno, profundidad, sustancia. Basta que el mensaje visual se acoteje de algún modo a la música de fondo que, a su vez, se amolda a la imagen. (   ) Nunca antes dos artes, en este caso la sonora y la visual, se combinaron con tanto éxito para no hacer arte. Pero esto no quiere en absoluto decir que los responsables del hecho hayan dejado de sentirse artistas. Por el contrario, por una rarísima inversión de conciencia, los que participan en la onda del video clip se sienten más artistas que antes. Es más, podría decirse que si no fuera por el video clip muchos técnicos del sonido y la imagen jamás habrían logrado sentirse artistas.”.

Algunas veces cuando una serie está llegando a su último capítulo, lo que más se escucha decir es ¡al fin!.  Por suerte, esta vez no sucede así con La otra esquina.  Su director, Ernesto Torres Fiallo me dijo “Te juro que me ha sorprendido la reacción del público con la novela, soy muy crítico con las cosas que hago, le encuentro errores imperdonables. Lo curioso es que solo unos pocos colegas se han acercado a mí para hablarme de la telenovela y lo bueno es que esos pocos directores son creadores que yo admiro”.

Y para llevarle un poco  la contraria, aquí escribo la opinión de otros dos directores:

Tomás Piard, confesó “Me parece diferente, sobre todo por la fotografía de Ana María que es lo mejor de la novela El casting es desigual, a pesar de que también tiene rostros no acostumbrados en la televisión como Ulyk Anello, Miriam Socarrás, Julio César en su Marcel, y Hugo el hijo de Alina Rodríguez, que se habían olvidado de él. Pero también abundan las caras de siempre, haciendo los mismos personajes que han encarnados mil veces. Sin detrimento de sus talentos me molesta volver a ver otros rostros que son los de siempre. Y la música no es toda de Raúl Paz, ¿no te has dado cuenta?”

Estoy sentada y cambio el televisor de un canal a otro. Es martes, son las cinco y unos minutos de la tarde. En Cubavisión transmiten muñequitos, en Telerebelde pelota, en Multivisión documentales, en el Canal Habana La jugada perfecta (le debo un comentario), en el educativo están programados los telecentros y en el Educativo dos, Raquel Mayedo y Marino Luzardo conversan en De tarde en casa.