¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

Lucas, un proyecto televisivo que trasciende el marco de la pequeña pantalla, desde hace tres años visita “en vivo” algunas provincias cubanas.

En el 2012  fueron a Ciego de Ávila y Santi Spíritus, ahí se quedaron aunque tenían previsto otras ciudades pero no se concretó la gira. El pasado año  llegaron hasta  Bayamo,  Holguín, Camagüey y Ciego de Ávila, sin embargo, al decir del alma de Lucas, el realizador Orlando Cruzata, no existió una buena organización.

De la realizada recientemente el hombre vestido siempre de negro, hasta en verano, dice: “Se preparó directamente con el centro de la música de  Ciego de Ávila y  se programó para cinco municipios de la provincia:   Florencia, Baraguá, Morón, Venezuela y el propio municipio cabecera y alcanzó muy buena organización. Esperamos que algún centro provincial de la música nos llame para  ir hacia allá, claro que ya sería con otro talento.”

Cruzata agrega que “los músicos van sin cobrar un kilo. Ellos participan sólo por ayudar a recaudar fondos para el Proyecto  y los Premios Lucas. Cada concierto es pagado por el centro de la música y el gobierno, con ello, corren los gastos de hospedaje, transporte,  alimentacion, audio, luces…”

En una nota en facebook, el director de un proyecto que se autofinancia, comentó “Una lectura rápida y fría de estadísticas y números pudiera arrojar, un cumplimiento de los objetivos planteados y propuestos, un ingreso económico a la producción de los Premios Lucas
2014, algunas imágenes grabadas, podrían demostrar las multitudes concentradas en cada plaza”.

Waldo Mendoza y sus músicos, Mayko de Alma y su grupo, Los jóvenes de SMS, Dayany Gutiérrez, los Amigos de La Aka demia  y el presentador de Lucas ,Frank Abel hicieron posible los conciertos y al decir de Cruzata “Lo realmente grande, estaba en los ojos de muchos de los que se encontraban, tal vez, por primera vez, frente a frente, a escasos metros de los músicos y con los cuales compartieron de tú a tú, después de los conciertos; lo realmente útil está en la expresión
de felicidad momentánea de muchos jóvenes, niños y adultos allí presentes, miradas que me recordaron aquellas que genialmente logró atrapar Octavio Cortázar, en su antológico  documental Por primera vez;  esas miradas, nos hicieron sentir el valor de ser útil, que tanto nos aclaró el Apóstol, que es más importante que ser príncipe.”

Entiendo y apruebo la felicidad de Cruzata y también de Yuleidys Rojas, la joven periodista que acompañó a los artistas y aún emocionada, habla de ese encuentro con personas ajenas por lejanía a cantantes y presentadores.

Yo suscribo ese sentimiento pero aplaudo la forma en la que Cruzata ha conseguido costear su proyecto y realizar esas premiaciones, que devienen espectáculos musicales de altura. Cruzata no se cruzó de brazos a esperar financiamiento, lo encontró tocando puertas y consiguiendo que artistas altamente cotizados accedan a actuar sin que le paguen, para que Lucas siga existiendo. Esta es una forma de dejar la pose del sinsonte con la boca abierta para que “la insitución” entregue los dineros que hacen falta para emprender cualquier programa. En ese sentido Lucas es un huen ejemplo a seguir.

 

Avenida Brasil quedó a un lado.  Realmente, me importa poco porque a pesar de su excelente nivel de actuación, fotografía y nuevas locaciones, barrios de la emergente clase media, la historia la han alargado tanto que me pregunto el por qué de su fama. Es una suerte, así no hago mucho sacrificio para entregarme a disfrutar de Telesur con De zurda.

Digo mal: disfruto y aprendo con las lecciones permanentes de conducción  que ofrece Victor Hugo Morales y,  por supuesto, la presencia de Diego Armando Maradona, en rol de anfitrión y comentarista.

Al ser en vivo, De zurda tiene el encanto de la improvisación – a cuenta de Diego, aclaro- que muestran al mítico diez contando anécdotas picantes de jugadores como Zico, con él en el estudio; mirando con cierta lujuria a alguna cantante o dejando salir la emoción de padre, sin esconder sus lágrimas. También, ¡cómo no! en su transparente amor a Cuba, a Fidel, al Che, a Chávez, al regodeo auténtico que hace sobre sus posiciones de izquierda y  la razón de ser del programa: sus comentarios acerca de los partidos jugados ese día y los pronósticos para la proxima jornada.

Ahora bien, sin Víctor Hugo  De zurda sería otra cosa. La parte “formal” del espacio corre a su cuenta que está al tanto de cuando llega una pausa, de anunciar a un invitado, de cortar por la visible emoción de Diego, y todo ello con asombrosa naturalidad, sin ningún encartonamiento, una verdadera clase de improvisación, que para él no es tal. Él es EL CONDUCTOR, el que estudia los gestos y dice la palabra necesaria;  el protagonista es Diego y hacia el jugador se dirigen todas sus atenciones, sin que las alabanzas se desborden, están en su justo medio.

Nacido en Cardona, el 28 de diciembre de 1947, Víctor Hugo es para algunos especialistas “el relator deportivo por excelencia de habla hispana”. No los conozco a todos (y todas) pero no lo dudo. A los 19 años, en la radio, comenzó su vida profesional, y tambien trabajó en la televisión en Uruguay, hasta que en 1981  se fue a la Argentina porque se sentía perseguido.

Su talento y quizás un poquito de suerte lo llevaron a estar el 22 de junio de 1986 en el lugar (México) y momento adecuado,  justo para narrar  “el gol del siglo”, el segundo que fabricaba  Maradona a costa de Inglaterra.

Aunque el vínculo entre tan destacados exponentes del futbol, comenzó cuando el 22 de febrero del año 81 “el pibe de oro”  metió el primer balón de su historia y Victor Hugo lo narró, era su primera descripción en tierras gauchas y le gustó mucho a la Mamá de Diego.

El periodista uruguayo (y también argentino) no sólo narra futbol. Tanto en radio como en televisión ha tenido varios espacios como Martini pregunta, Cincuenta años de televisión y Tiempo límite, El espejo... para que la gente se mire… que son muestra de su amplia cultura.

Hombre de izquierda, lo hace patente en De zurda, Víctor Hugo ha escrito varios libros y sobre él se ha publicado uno,  porque en más de una oportunidad ha recibido un ataque mediático, incluso hace poco hicieron una cuenta falsa en twiter a su nombre.

¿Por qué no lo clonamos y conseguimos varios victorhuguitos para la redacción deportiva de nuestra televisión?. También me pregunto ¿podría, por ejemplo, Reinier González tener un programa como este, en vivo, con un atleta invitado que narre una anecdota picante?. No se, aún no he visto un espacio similar en la televisión. Tampoco, lo digo con dolor, creo que hay algún Víctor Hugo por aquí, no solo por su conocimiento del futbol sino por su dicción, carisma, prestancia ¡¡¡¡y cultura!!!.

Y para recordar aquí está su narración de 1986, hace 28 años:

...la va a tocar para Diego, ahí la tiene Maradona, lo marcan dos, pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial, y deja el tendal y va a tocar para Burruchaga... ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! Ta-ta-ta-ta-ta-ta... Goooooool... Gooooool... ¡Quiero llorar! ¡Dios santo, viva el fútbol! ¡Golaaaaaaazooooooo! ¡Diegooooooool! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme... Maradona, en corrida memorable, en la jugada de todos los tiempos... barrilete cósmico... ¿de qué planeta viniste? ¡Para dejar en el camino a tanto inglés! ¡Para que el país sea un puño apretado, gritando por Argentina!... Argentina 2 - Inglaterra 0... Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona... Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 - Inglaterra 0.

 

Tres secciones de La (mi) columna,  y ya he recibido opiniones encontradas. Una buena, inteligente y crítica amiga me dice que está bien el lenguaje de la primera y segunda, pero mal el de la tercera porque es frío y no tiene que ver con mi estilo.

Le doy la razón, pero existe una causa: un amigo discutió con un conocido porque este último juzgaba excesivo el uso de la primera persona. Derecho tiene, ahora desde que el periodismo es periodismo, y la crítica es crítica el uso del yo es tan común, como también se puede escribir desde la tercera persona. De ahí que escribí con toda intención el texto de RTV comercial como si Joel  Ortega y su tropa fueron objetos metidos en el microscopio, y no un excelente equipo de trabajo en el que reina la audacia, la alegría y el HACER, sin cabida para la banalidad, las ñoñerías, el chisme y otros males que corroen hoy algunas instituciones culturales. Así que, de paso, me disculpo con mis amigas y amigos de RTV porque los usé como balón de ensayo.

RTV Comercial, es una empresa del Instituto Cubano de Radio y Televisión, ICRT, surgida en 1994 con el interés de recaudar divisas para disminuir el presupuesto estatal destinado a la radio y la televisión.

Veinte años después la gestión de esta empresa se ha multiplicado, y bajo la gerencia de Joel Ortega, un graduado de la Facultad de Medios Audiovisuales del ISA, FAMCA, ha multiplicado sus ofertas, con la inclusión productiva de filmes, series y otras obras aplaudidas por televidentes y crítica, que además pueden ser comercializadas.

Un equipo de expertos que unen la pasión por lo que hacen con el conocimiento de marketing y el audiovisual, conforman las huestes de Joel en el camino de realizar con calidad nuevos proyectos, administrar mejor los dineros y lograr altos dividendos estéticos.