¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

0
0
0
s2smodern

Un día Olga Lidia Díaz recibió una propuesta  en el Canal Educativo: realizar un programa sobre la tercera edad. La idea partió de Migdalia Calvo y Sutrayel Falcón que fueron sus guionistas iniciales.

Se trataba y trata de un  programa no tan sencillo: una entrevista central, encuestas en la calle, opiniones de  una sicóloga más dos conducciones: una la de la entrevista y otra que presenta de manera sencilla las explicaciones sobre temas a veces dolorosos como la viudez, o  tabúes en esa etapa vital: la sexualidad es un ejemplo.

Olga Lidia  tiene experiencia en dirección: todos los programas de educación musical en cursos de Universidad para todos; ¿Qué pasó en el Medio oriente?, este último alcanzó un premio, además hizo como directora en estudio los Somos Cuba con Julio Acanda y desde cerca de cinco años atrás tiene esa misma función con Sitio del arte, bajo la batuta general de Julia Mirabal. “Salí de Julio y  llegué a Julia, pero los dos son formidables” dice sonriendo esta mujer de la televisión.

Fe de vida que así se llama el programa es un espacio útil, estrenado durante la pasada programación veraniega y que volverá al aire a partir del 24 de diciembre, a las 8 y 30 de la noche, por el Canal Educativo. Arrancará en calidad de retransmisión con los nueve que se estrenaron, y  luego seguirán los que se filman por estas semanas.

María Teresa Pina se encargó de las explicaciones en esa primera tanda, y luego es Obelia Blanco la que realizará esa presentación explicativa.

De la entrevista fue, es, dueño y señor Hilario Peña, el actor que dio pie el juez de ¿Jura decir la verdad?, personaje del que no puede desprenderse. Pero el otro día confesó que disfruta de la entrevista, ya tiene la experiencia de un programa de recetas transmitido hace un tiempo.

Tengo que decir que en los primeros programas Hilario no estuvo “tan suelto” como en los últimos, cuando se “apoderó” del nuevo personaje. María Teresa Pina, muy profesional, siempre vistió igual. Me comentó Olga Lidia que fue un problema de producción. (Ya quizás, usted lector o lectora vio los programas en el verano, como lo hice yo, pero la mayoría interesada seguro que no.).

Olga  añadió “cuando me llamaron el tema me encantó, por eso ahora también escribo los guiones y siempre trabajo con el mismo equipo, me gusta hacerlo así porque las personas se enamoran de lo que están creando y a pesar de las múltiples dificultades me responden. Por suerte -y tengo que decirlo -todos me responden muy bien, parece que el tema les interesa, incluso debo comentarte que igual me ha pasado con los artistas que he convocado para el programa, Hilario, María Teresa, Davis Álvarez, ahora Obelia Blanco, todos se han unido al proyecto rápidamente sin tener que darles mucha lata y sin importarles el
trabajo que se pasa para hacerlo y lo poco que les pagan para su nivel
artístico.”

Con la asesoría actual de la Cátedra del Adulto Mayor de La Universidad de la Habana, cuentan en cada espacio con su presidenta, la sicóloga Teresa Orosa, y reciben una alentadora correspondencia, a pesar de que el programa no tuvo nunca la promoción que merece.

El equipo unido y alegre se completa con el  asistente de dirección, Jorge Rico López, la productora  Maylin Saavedra, la asesora Odalys González Martínez, el vestuarista Jorge Félix Torres y el editor Jarvis. 

Quizás olvido a alguien ¡que me perdone! porque ese espacio es el resultado de un equipo. He visto como filman y percibo la complicidad que existe entre sus integrantes.

Creo que toca a la tv realizar ahora la promoción que merece. Ese es un programa que debe ver la familia. Cuba no será, ES un país envejecido que necesita de todos sus habitantes para enfrentar una realidad que no sólo acarreará problemas económicos, sino y sobre todo tensas situaciones familiares porque en la mayor parte de las viviendas, habitan tres generaciones y hasta cuatro. Que esas personas desde los de más edad hasta los menores, estén adecuadamente atendidos, con respeto y dedicación, depende mucho de lo que se pueda enseñar a una población que no parece preparada para que cada año aumenten los mayores de 60 años y disminuyan los menores de 15.

Fe de vida  es un granito de arena en esa monumental obra de aprovechar la experiencia de los mayores y posibilitarles que sean felices hasta el final de sus días.

 

0
0
0
s2smodern

En el último Festival de la televisión y también en el Caracol, el buen programa Clip.cu ganó los principales premios en la categoría de musicales. Mucho antes de estos lauros escribí sobre el espacio que dirige Frank Lage pero que ¡para bien! es un híbrido: un excelente programa de crítica a asuntos variopintos, no solo musicales, que presenta clips  por lo general muy buenos.

 Que jurados de uno y otro certamen coincidieran en conceder el lauro a Clip.cu no sólo habla de la calidad de esa propuesta –que en buena lid no es un programa musical típico- sino de la ausencia de MUSICALES en la televisión cubana.

 ¿No hay?. Sí, unos cuantos que se parecen entre si y logran en su gran mayoría que el televidente quite la señal y se entregue al famoso “paquete de la semana”. Esto es válido incluso para los telecentros en los que mayoritariamente impera el mimetismo hacia lo que se realiza en los canales nacionales.

0
0
0
s2smodern

En un chat de Facebook hace poco leí un intercambio interesante sobre La otra esquina.  Y aunque FB es de libre acceso no voy a decir de quienes se trata, pero anoté las palabras pasable, bodrio y la frase “no está mal”. L@s foristas decían que si se comparaba con las telenovelas recientes esta no era un bodrio, estaba pasable  y “no está mal”.

Coincido con esos criterios: La otra esquina se aleja de propuestas hechas a la carrera “sin carrera” que no se salvaban ni por actores y actrices que conocen su oficio y a pesar de eso, estuvieron mal.

En primer término en La otra esquina  la profusión de conflictos creíbles permite que una se traslade de una a otra historia que navegan por variadas circunstancias: la infidelidad, el alcoholismo, el amor en la tercera edad, el robo, diferentes poderes adquisitivos, y hasta las consecuencias de un ciclón.

0
0
0
s2smodern

Cuando Lucas nació, hace más de tres lustros, ni el mismo Orlando Cruzata- padre,  artífice y defensor del proyecto- podría imaginarse que su programa, enriquecido por una competencia, un espectáculo de altos quilates y una fama de demonio, permanecería en  el tiempo y lejos de disminuir, aumentaría su popularidad.

Porque Lucas sigue despertando discusiones y hasta acusaciones acerca de que al espacio televisivo, incluso a los nominados, van los clip que los autores promueven con su dinero. Como esta es la quinta vez que soy jurado y nadie se acercó  a pagarme un bocadito,  mientras el debate entre quienes juzgábamos fue totalmente transparente y por momentos, acalorado, digo que no, que las nominaciones nacen de un largo y angustioso proceso de ver unos trescientos videos clip, y luego repetirlos una y otra vez para proponer los que competirán en cada categoría.  No puedo meter la mano en la candela por lo que se exhibe, pero dudo que Cruzata acepte el más mínimo soborno: no le hace falta. En fin, esta es mi opinión, existen otras que nunca, hasta donde conozco, han sido avaladas por pruebas.