¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

Las líneas que siguen no están avaladas por investigaciones, sino por horas seguidas de ver nuestra  televisión, incluidos los canales educativos. Y puedo asegurar que unos cuantos programas de esos canales por factura y contenido merecen la más efectiva promoción.

En mi opinión, las propuestas de producción nacional más logradas tanto por su empaque como por los que trasmitieron fueron:

Desde hace unos días amaso estas líneas sobre el “espectáculo informativo”,  como se nombró una mesa del festival  caracol de la UNEAC, en la época dorada de Lizette Vila, en  el que Pedro de la Hoz fue el ponente provocador de una profunda y a la vez acalorada discusión acerca si lo informativo es o no espectáculo.

Cada vez que veo a Corina Mestre,  sea por la televisión, cine o en una reunión,  por ejemplo en el Consejo de la UNEAC, me digo tengo que entrevistarla… En eso estoy hace años y lo haré, pero mientras hilvano estas palabras porque “A Corina lo que es de Corina”, pensé cuando supe que fue merecedora del Premio Nacional de Enseñanza Artística.

Terminó la segunda temporada de Con dos que se quieran dos y su director general, Amaury Pérez Vidal, no pudo escoger un entrevistado mejor que Cándido Fabré para cerrar con broche de oro  la segunda temporada  que nos entregó  martes tras martes (o casi todos) amenas conversaciones con  personalidades del mundo artístico.