¿De qué va esto? como se dice actualmente. Pues de mis opiniones, entrevistas o comentarios de ustedes los lectores sobre la tv. De entrada les comunico que pueden escribirme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con sus discrepancias, dudas o sugerencias de temas, al margen de que podrán dejar sus criterios en el propio portal.

Meses o algunos años atrás, el paso del tiempo es…, tuve la oportunidad de entrevistar a Abel Ponce y no lo hice. Tenía mucho trabajo, podía ser en otro momento, en fin, cualquier justificación que me llevó a no conversar con uno de los pilares de la televisión cubana. Entonces ¡me lo perdí! porque ahora no lo puedo localizar.

Se por Jesús (Chucho) Cabrera que fue muy buen camarógrafo y que entró a la tv a mediados de los años cincuenta, y comenzó a dirigir un tiempo después. Ponce realizó dramáticos, teatros, cuentos, musicales e impartió cursos para la formación de camarógrafos, del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

A él se debe una buena cantidad de programas Día y Noche de aventuras como Vacaciones peligrosas, Cuando bajen las estrellas, y varios Sector 40, El pueblo y sus leyes, algunos teledramas, la serie De cubano a cubano y la de Yo si puedo, una de las últimas que realizó en Cuba y centroamérica.

Premio nacional de televisión, Ponce también ha recibido las medallas Servicio Distinguido del MININT y Raúl Gómez García., la condición de Artista de Mérito del ICRT, catorce premios Caracol de la UNEAC y una mención en el Festival de la televisión de Japón, por una de las emisiones del espacio televisivo Nuestros Hijos.

Por el nacimiento de un nuevo niño, en 1852 Carlos Marx le escribía a José Weydemeyer (1818- 1866): “¡Magnífico momento para venir al mundo! Cuando pueda irse en siete días de Londres a Calcuta, tú y yo estaremos ya decapitados o dando ortigas. ¡Y Australia, y California y el Océano Pacífico! Los nuevos ciudadanos no acertarán a comprender cuán pequeño era nuestro mundo.”

No había ferrocarril, mucho menos avión, los barcos eran lentos y los vehículos eran de tracción animal, entonces, sí, siglo y medio después una se pregunta cómo se podía estar vinculado con el mundo en aquellas condiciones. Si Marx analizó como nadie, hasta hoy día, al capitalismo en tanto sistema, no tuvo tiempo de dedicarse a la ciencia ficción como Julio Verne, y este último tampoco habló del ciberespacio.

Hoy Australia está a un clic de distancia y por tal razón, sin asombro, el 28 de agosto recibí un email “Estimada Paquita, me presento. Me llamo Carlos Uxó y soy profesor en Monash University, en Australia (aunque soy español). Soy especialista en literatura cubana y desde hace algún tiempo trabajo el policial cubano. En estos momentos estoy trabajando en lo que habrá de ser un libro sobre ese tema, en el cual me gustaría incluir un capítulo sobre las teleseries policiales.

La segunda temporada de Sonando en Cuba ha caminado de sorpresa en sorpresa y corrigiendo el tiro en lo que salió mal en el programa anterior. Es una ventaja con respecto a la primera entrega, cuando una buena parte de la competencia fue totalmente grabada y no se pudo arreglar casi nada, al no ser quitar pedazos en la edición.

Durante mucho tiempo defendí que El espectador crítico, del Canal educativo “se montara” sobre la Película del sábado, de Cubavisión, en una competencia donde la primera oferta es muestra de calidad, y la segunda generalmente presenta un entretenimiento vacuo, aunque no dejo de reconocer que ya esos filmes no son sólo el chorro de sangre de una década atrás.