0
0
0
s2smodern

 Después de diez años en la parrilla de la televisión cubana, el espacio Al mediodía sigue con los mismos objetivos y retos iniciales

No cabe dudas: su salida al aire sucede en un horario en el cual es muy raro, para la teleaudiencia cubana, no encontrarse cerca de la pequeña pantalla hogareña o ajetreando en casa mientras pega el oído al volumen.

El tono de la conducción seduce al más exigente de los espectadores y las propuestas de cada emisión suelen ser bastante sugerentes, aunque mejorables.

Después de diez años en la parrilla de Cubavisión, Al mediodía mantiene el ritmo inicial y los propósitos para el cual fue creado, y apuesta por una dinámica que lo diversifique, actualice y mantenga un nivel elevado de rating.

 

En declaraciones a esta publicación, Odalys Torres, directora del espacio durante los últimos ochos años, manifestó su satisfacción con los objetivos para el cual fue creado el programa y aspira a optimizarlo en la medida que sea posible.

“Nosotros nos hemos centrado en promover la programación de los cinco canales de la televisión cubana y tratar de llamar la atención sobre determinados espacios que se transmiten durante el día o la semana.

“También damos a conocer sobre algo que esté en producción. Todo ello lo aliñamos con música o entrevistas, según la política editorial de la televisión”, destacó.

Para la directora, uno de los mayores retos de Al mediodía es su salida al aire en vivo, pues suceden muchos imprevistos y deben tener varias propuestas alternativas en caso de que la idea original no salga bien.

“A veces elaboramos un guion y posteriormente hay que cambiarlo. Debo, en ese caso, conciliar con los conductores”, precisó.

En este sentido, el conductor Marino Luzardo subrayó que la televisión en vivo es un entrenamiento fuerte que todo locutor agradece, porque lo pone a prueba si tiene que salir de situaciones difíciles con la mayor elegancia posible.

“Y más aún en el horario que tiene un programa como Al mediodía, con una alta y demostrada audiencia en el país. Se trata de una hora que se sintoniza mucho en los hogares históricamente”, destacó.

Sin embargo, añadió Torres, las personas nos escriben para abogar por una hora de salida al aire; pero tenemos muchas dificultades cuando transmitimos los avances, porque dependemos de lo que nos tribute cada canal.

“No podemos cubrir más tiempo si no tenemos con antelación las propuestas televisivas. A pesar de todo, hacemos una hora en programas especiales en verano o fin de año”, aclaró.

A la realizadora le gustaría, además, disponer de una mejor escenografía, con un set más amplio que permitiese llevar a la orquesta del Instituto Cubano de Radio y Televisión, y presentar, en consecuencia, más dinamismo y espectacularidad.

“Pero la televisión tiene sus limitaciones y nos hemos apoyado mucho, por ejemplo, en el Fondo de Bienes Culturales para llevar una imagen atractiva al televidente”, indicó Torres.

La necesidad de una mayor libertad creativa es para Luzardo un aspecto que podría mejorar ampliamente el programa, pues no duda que “este espacio debe responder a los intereses de la televisión pero, más allá de eso, debe satisfacer a los intereses del pueblo.

“Tenemos una ficha técnica tan rígida que impide la posibilidad de entrevistar a determinadas personalidades. Estoy seguro de que el público se va a sentir más complacido si nos abren el espectro.

“A veces no tenemos a quién traer porque ya hemos traído a todo el mundo; y las entrevistas se convierten en traer a los actores de la telenovela de turno o a los directores de los programas que se ven todos los años”, precisó.

Por su parte, la conductora Bárbara Sánchez Novoa añadió que Al mediodía podría diversificarse mucho más, aunque como diseño de programa ha cubierto todas las expectativas de un promocional de la televisión.

“No obstante, pudiera incluirse secciones que no se han tenido en cuenta por falta de tiempo. También se pueden enriquecer aún más los programas especiales de verano y fin año.

“Además, deberíamos hacernos visibles en la redes sociales de Internet, como Facebook. Hemos dejado de hacer eso y no tenemos una plataforma de seguidores en la web”, resaltó.

Más allá de los aciertos y desaciertos del espacio, Al mediodía marca el pulso de la televisión desde que comienza la mitad del día, y posee características que lo hacen necesario en la pequeña pantalla nacional.

Un recorrido por el estudio durante los minutos previos de su salida al aire es una muestra de cuán organizado se encuentra el equipo y la buena coordinación que existe entre todos.

Realmente se respira un aire de tranquilidad, a pesar del indiscutible e inevitable estrés que impone un programa en vivo. Mas, el talento y al profesionalidad puede limar cualquier desatino, y lograr que la teleaudiencia se sienta lo suficientemente confortable, desde la comodidad de sus hogares, siempre al mediodía.

 

 

 

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar