0
0
0
s2smodern

 Opiniones de dos instrumentistas que ya no concursan en el certamen, pero agradecen haber formado parte del programa por todo los que les aportó en materia musical

Como en todo concurso, siempre hay finalistas y otros que se van quedando por el camino. Así también ha sucedido con el nuevo show televisivo La Banda Gigante donde, inicialmente, 55 jóvenes aspiraban a ocupar un lugar en la nueva orquesta que acompañará las futuras producciones de RTV Comercial.

Aun para aquellos eliminados en el certamen, haber formado parte del proceso ha significado una gran fuente de aprendizaje porque el programa constituye una vía para adentrarse en los caminos de la música popular cubana. Además, se defiende el legado de vocalistas como Benny Moré o de agrupaciones de la talla de los Van Van y la Original de Manzanillo. A lo anterior se suma la posibilidad de haber recibido clases magistrales de grandes instrumentistas como: Alejandro Falcón, Cucurucho Valdés, Bobby Carcassés, Julito Padrón, Alain Pérez y el Premio Nacional de Música, José Luis Cortés.

En exclusiva para el Portal de la Televisión conversamos con dos jóvenes veinteañeros ex competidores para conocer sus opiniones sobre la posibilidad de haber podido integrar un gran formato orquestal. Son ellos la percusionista camagüeyana Vivianne Pomares Fernández y el flautista habanero Claudio González Hernández.

“Este proyecto les ha abierto las puertas a jóvenes talentos que vienen de otras provincias y los ayuda a darse a conocer aquí en la capital. Actualmente no existen concursos para los noveles intérpretes que quieran defender la música cubana”, advierte Vivianne, quien se despidió del jurado y los televidentes sin ningún tipo de resentimiento, con una espléndida noticia y el anuncio de que algún día volverán a escuchar hablar de ella.

En opinión de Pomares Fernández, La Banda Gigante ha logrado reunir a la familia cubana en torno a la televisión las noches del domingo. “Es un espacio para todas las edades. Creo que hacía mucha falta un programa tan novedoso como este. Es la primera vez que jóvenes músicos tocan un instrumento, bailan en escena, interactúan con cantantes, bailarines e instrumentistas profesionales. Llama mucho la atención verlos improvisando, dentro de la banda, con instrumentos que, en su mayoría, no son melódicos y han logrado que adquieran un papel protagónico”.

A finales del año 2018, fruto del Concurso de Jóvenes Jazzistas, Jojazz, y como resultado del programa televisivo La Banda Gigante, nació el grupo Éxtasis, formado por Alberto Luis Cuenca (piano), Arián Boloy Stivan (batería) y Roberto Mario Álvarez (bajo). Su líder es el flautista Claudio González Hernández.

Para el director de Éxtasis constituye una experiencia muy gratificante haber aprobado el casting de La Banda Gigante porque pudo recibir clases magistrales de grandes maestros de la música cubana contemporánea y del actor Osvaldo Doimeadiós, quien los enseñó a enfrentarse a un escenario desde la actuación. “También nos dieron clases de cada especialidad. En mi caso tuve como maestros a Eduardo Rubio, Guillermo Pedroso y Jorge Leliebre, el flautista de los Van Van”.

A González Hernández le atraen del programa los momentos especiales dedicados a un instrumento específico, la sección histórica relacionada con la vida y obra de artistas desaparecidos, o La Puerta: una entrevista a personalidades del panorama actual, conducidas por Georgia Alexandra Aguirre y Telmary Díaz, respectivamente.

El flautista considera que de La Banda Gigante emergerá la nueva generación de músicos cubanos. “Me llevo la satisfacción de que hoy mucha gente me salude por la calle y me diga que le gusta cómo toco mi instrumento”, confiesa Claudio.

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar