0
0
0
s2smodern

 La primera obra de ficción producida por los Estudios Mundo Latino será exhibida por Cubavisión este 13 de agosto

La confesión, primer cortometraje producido por los Estudios Mundo Latino, será estrenado por Cubavisión este 13 de agosto, a partir de las 10:30 p.m. En entrevista exclusiva para el Portal de la TV Cubana, el director Ariel Prieto-Solís Cubas comentó sus motivaciones, algunos aspectos del proceso de realización y valoró los resultados de una experiencia creativa novedosa para él.

Aunque el joven realizador se ha  perfilado por más de una década dirigiendo los documentales y series acerca de la Historia de Cuba, como Celia, la más hermosa flor, La Coubre, Mas allá del dolor, La prisión fecunda y Columna 1, entre otros, con una gran cantidad de escenas dramatizadas por actores profesionales o no, nunca había enfrentado la dirección de una ficción audiovisual. Por ello llegó a plantearse hacer La confesión. Al respecto, Prieto-Solís apunta: “La motivación principal es que hace un tiempo ya ansiaba hacer una obra audiovisual dramatizada. Aunque había hecho dramatizaciones con actores para algunos documentales que presentaban historias reales, quería hacer propiamente una ficción basado en la experiencia anterior. Al mismo tiempo quería hacer una historia atractiva desde el punto de vista dramatúrgico y quise que fuera de ficción para acomodarla mejor a los intereses de dramaturgia que puede tener una realización de este tipo y lo que el público espera ver”.

El también guionista explica que durante una investigación para un documental que estaba preparando sobre Lidia Doce y Clodomira Acosta, le surgió la idea de que el asesinato y desaparición de estas combatientes podría servir como tema para plantear una obra. “La vida y muerte de ambas me sirvió de inspiración para concebir la ficción a partir de hechos reales. De hecho, los personajes son ficticios pero los crímenes que se comentan son reales. El personaje antagónico, encarnado por Raúl Enríquez, constituye una síntesis de los esbirros de la tiranía que fueron ajusticiados a principios de la Revolución. El capitán, interpretado por Enrique Bueno, representa al guerrillero que vivía los primeros momentos del triunfo rebelde”.

Asimismo el guion del cortometraje se nutre de la amplia y acuciosa consulta de fuentes bibliográficas, de entrevistas a expertos y de testimonios inéditos que ha conocido el director mientras realizaba varios documentales sobre la Historia de Cuba. “Eso me permitió conocer muchas historias como las relatadas en La confesión. Sobre todo consulté los archivos de la revista Bohemia, que reseña lo acontecido en las primeras semanas de la Revolución, de lo cual se habla en la obra. A partir de ahí empecé a enlazar los hechos que había investigado y a recrearlos en la ficción que iba creando para escribir el guion”.

Como esenciales y aportadoras califica el desempeño de los actores principales. “Pude contar con la disposición de Enrique Bueno desde el primer momento en que le propuse actuar en este cortometraje, aún sin él conocer la historia. Me ayudó mucho, desde su experiencia, a modelar el personaje. Igual sucedió con Raúl Enríquez, que también contribuyó a conformar su personaje. Ambos se sintieron muy motivados con el guion y trabajar juntos resultó enriquecedor para todos. En lo personal, aprendí bastante para poder perfeccionar futuras obras”.

Para finalizar advierte: “un creador siempre está insatisfecho con todas sus obras, piensa que pueden ser mejores. En mi caso, al ser esta mi primera ficción, por supuesto que tengo muchas insatisfacciones, pero pienso que a partir de las limitaciones que tuvimos para la producción, pues no contamos con todo lo que quisiéramos, se logró cuanto podíamos desde el punto de vista creativo y productivo. Me refiero al equipo donde todos aportamos, los camarógrafos, el sonidista, el luminotécnico, el productor, el escenógrafo, el vestuarista, la asistente de dirección, la asesora. Son muchas personas que ayudan a conformar la historia”.

La confesión recrea las vivencias de un joven capitán del Ejército Rebelde y de un oficial del Buró de investigaciones de la dictadura batistiana, quienes revelan en el transcurso de un interrogatorio sucesos que de alguna manera enlazan sus vidas y la de Clodomira Acosta. Esta obra rinde tributo a los sentimientos de amor, de dolor y de esperanza que marcaron la vida de muchas mujeres y hombres que lucharon, murieron o sobrevivieron gestando una Cuba independiente y soberana.

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar