0
0
0
s2sdefault

El  reconocido guionista de radio y de televisión (La cara oculta de la luna y Bajo el mismo sol), Freddy Dominguez murió en La Habana a causa de un paro respiratorio.

Siete años atrás le realicé esta entrevista, reconocer su obra es la mejor manera de recordarlo.

 FREDDY DOMÍNGUEZ: “LA TELENOVELA NO TIENE POR QUÉ SER BANAL Y FRÍVOLA”

Freddy Domínguez es un autor muy conocido en la radio cubana desde hace más de una década. Sus radionovelas insertas en problemas neurálgicos de la realidad, han acaparado la atención de radioyentes de toda Cuba. Pero la misma obra en televisión no es igual porque la fuerza de la imagen hace que lo que es válido para un medio, no lo sea para otro.

 Para la pequeña pantalla lleva escritas dos telenovelas La cara oculta de la luna y Bajo el mismo sol. Ambas han demostrado que la televisión cuenta con un guionista que sabe contar historias y hacerlo de tal forma que los diálogos sean pasto para enriquecedores debates sobre nuestra realidad.

¿Cuándo te llamó la atención la radio? ¿Qué hizo que te fijaras en esas voces de rostros que no se veían?

Desde que tengo uso de razón, recuerdo a mi mamá y a mi abuela pendientes de la hora de la novela en la radio. Por aquella época existía una vastísima producción de radionovelas, aventuras, policíacos y unitarios, así como de programas humorísticos de los que “Alegrías de sobremesa” era el insigne y preferido por mi padre. Ya podrás imaginar que, en una época en la que en mi casa no había televisor -somos del campo y del más intrincado, por cierto- aquellas voces que salían del pequeño rectángulo que funcionaba con baterías, inundaba toda la casa y hasta el patio de mis juegos, de manera que, aún sin proponérmelo, seguía las tramas de los diferentes dramatizados que durante todo el día invadían mi vida cotidiana. Por supuesto que nunca me detuve a pensar que ese mundo de imágenes que las voces y sonidos de la radio implantaban en mi mente, creando todo un universo de fantasías con puntos de contacto comunes para todos, era diferente al de cada quien que escuchaba las transmisiones. Pero a decir verdad, jamás me pasó por la mente que un día sería uno de los realizadores de ese mundo magnífico que solo la radio es capaz de crear. Mucho menos podía soñar con que actores y actrices que me seducían con sus voces, un día les darían vida a los personajes creados por mí.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

 El actor aspira a encontrar interesantes propuestas de trabajo en Cuba y el extranjero

Al actor cubano Caleb Casas no le gustan los personajes artísticos que puedan parecer frívolos o intrascendentes. Prefiere, además, obras interesantes, profundas, capaces de escudriñar en lo más hondo del ser humano y provocar emociones.

Luego de varios años trabajando como actor de telenovelas en Colombia, regresó a Cuba en el 2014, y desde entonces se le ha visto fundamentalmente en Argos Teatro, la compañía que dirige Carlos Celdrán.

Ahora, en su país natal, intenta escoger proyectos y roles complejos que inciten al pensamiento y promuevan conductas diferentes en la sociedad, siempre buscando el bien común y el análisis crítico.

“No quiero trabajos superficiales. Hay quienes piensan que no estoy en condiciones de escoger y debo hacer lo que sea. He discutido con varias personas por esa razón, pero entiendo que no todos tenemos el registro adecuado para enfrentar cualquier papel.

“A veces me llegan propuestas de trabajo muy frívolas y poco profundas. Las razones son disímiles: no me gustan los guiones, o no hay presupuesto suficiente para que afloren los textos que considero óptimos, o simplemente no se piensa en mí”, indica el actor.

Caleb destaca que no ha vuelto a hacer suficiente cine o televisión en Cuba porque las producciones son escasas o los directores tienen su elenco preconcebido.

“El proceso de producción en televisión es, en ocasiones, un poco desgastante, por el propio ritmo de trabajo. Puedes demorarte un año entero filmando una telenovela, y no me interesa estar tanto tiempo en una producción así”, puntualiza.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

La joven actriz Danae Hernández visitó la redacción de CubaSí y respondió las preguntas que los seguidores de la novela En fin, el mar habían enviado.

Tony: Felicidades por tu belleza, quiero saber si eres casada y si tienes niños.

Danae: Muchas gracias por el elogio. Sí, soy casada y tengo una bebé de cinco meses, estoy recién estrenada de mamá.

Janet: Eres una mujer muy linda y también estás haciendo muy bien tu trabajo en la novela, pero dime sinceramente, ¿en algún momento has temido que tengan más en cuenta tu físico que tu talento a la hora de darte un personaje?

Danae: Yo he corrido con suerte, porque nunca me he visto en una situación en la cual se valore más el físico que el talento o la capacidad que tengas para enfrentarte a un trabajo, sin embargo, en la mayoría de los personajes que he hecho sí el físico ha sido una parte complementaria, pero creo que inevitablemente en medios como el cine y la televisión la imagen tiene un peso importante.

Leo: Eli, si yo fuera tu esposo no te dejaba ni loco, eres un sol, pero la verdad que te sales un poco del plato, jejeje ¿Eres así mismo en la vida real? ¿Cuánto te pareces al personaje?

Danae: Creo que todas las mujeres tenemos un poquito de Eli, porque a todas nos gusta que nos admiren, que nos digan cosas bonitas, nos elogien y de vez en cuando divertirse un poco no está mal. No soy tan así, como Eli, pero soy bastante comunicativa. No creo que las mujeres no podamos mirar para al lado para apreciar la belleza masculina, como mismo lo hacen los hombres.

Mirita: Hola Danae, ante todo felicitaciones por tu trabajo y éxitos, si dependiera de mi esposo tendrías personaje protagónico en todas las telenovelas cubanas ¿le puedes decir por favor si estás trabajando en algún otro proyecto?

Danae: Qué bonitas sus palabras y sobre todo que vengan de una mujer. Ahora mismo, el próximo proyecto sería como a finales de año otra telenovela con el mismo director. Por ahora estoy priorizando dedicarme a mi bebé, recientemente hice un trabajo, pero como diseñadora de vestuario, que me ocupa menos tiempo.

Tita: Felicidades, me encanta tu personaje. Quisiera que me dijeras cuánto crees que puede influir tu figura, tu belleza, en el éxito de tu carrera.

Danae: Creo que la belleza pasa o cambia, sí te ayuda quizás a que se te den oportunidades, pero creo que no es lo que define ni la carrera, ni lo que puedas hacer en ella, creo que lo más importante es que los personajes que hagas, sean pequeños o grandes, disfrutarlos lo más que puedas y con el disfrute viene la creatividad, la capacidad para vivir en la piel del personaje.

Elpidio Valdés: Oye mi hijita, de verdad que tienes el personaje más picantico de la novela, pero a mí me encanta, cuéntame si tienes alguna anécdota de algo que te hayan dicho en la calle, algo que te haya pasado con el público.

Danae: Algo que me pasa a menudo es que la gente espera que yo sea como Eli, me vista como Eli, están tan inmersos en la novela, en el personaje, que no se dan cuenta de que es eso, un personaje y entonces, por ejemplo, me dice una señora el otro día: “ay pero tú no te vistes como Eli, Eli se viste más bonito” Yo le dije: “claro, claro, Eli siempre está llena de colores, de adornos”. Y aprovecho para decir que eso es algo realmente que le agradezco a la diseñadora y a las vestuaristas, que hasta ellas se divertían haciéndome el stop del personaje, porque sabían que lo más loco que iban a hacer en el día era vestir a Eli y así funcionó, a la gente le gusta eso.

CubaSí: ¿Tu personaje es tan inocente como aparenta?

Danae: El personaje una de las cosas que tenía que lograr es dejar al espectador dudando si ella es realmente tan inocente, o tiene su dosis de astucia y que está buscando su objetivo, lo que sí tiene es una sinceridad ante lo que ella es, o sea, ella va por la vida siendo como es, vistiendo como viste, divirtiéndose como se divierte, sin miedo al qué dirán o a que la mal juzguen y resulta ser mal juzgada muchas veces… es una de las cosas que me gustó del personaje.

Eli: Somos tocayas, bueno, al menos mientras dure la novela. Felicidades, y quiero saber si has hecho algo de cine o teatro y qué medio te gusta más. Te deseo lo mejor en todo.

Danae: Muchas gracias, bueno tocaya, sí he hecho cine y teatro, y de hace un tiempo para atrás la cobertura laboral que mayormente he tenido ha sido en televisión, el cine en nuestro país no se produce mucho y es un poco difícil entrar en ese circuito un poco estrecho, ojalá pueda hacer otros trabajos de cine, porque es el medio que más me gusta y más disfruto. Teatro también he hecho, aunque hace rato que los mismos proyectos de televisión me lo han dificultado un poco.


Amanda: ¿Cómo llegaste a la actuación? ¿Cuáles son tus mayores sueños, los personajes que te gustaría interpretar…?

Danae: Realmente soy graduada de instructores de arte en la especialidad de teatro, pero siempre albergué la esperanza y trabajé en función de poder ser actriz, no me ha sido fácil, he tenido que trabajar bastante duro y nunca perder el impulso. Empecé haciendo cosas pequeñas en cine, luego en teatro con Carlos Díaz, en El Público, hasta que se me dio la gran oportunidad de aprobar en un casting para hacer una telenovela, porque también el circuito de la televisión es difícil.

Me encantaría poder hacer un personaje negativo y algo totalmente diferente a Eli y sueño con poder seguir trabajando en la actuación, en el diseño que también me encanta y por sobre todo que el público cubano me siga abriendo las puertas de su casa y de su corazón.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Una de las jóvenes cantantes más talentosas de Cuba es sin dudas Rosa María Moret Portilla. Su popularidad llegó con el proyecto musical Sonando en Cuba. Fue una de las tres finalistas de la segunda temporada.

Esta competencia en la televisión cubana le cambió su vida. Llegó a la ciudad de Holguín y quise aprovechar la ocasión para conocer un poco más de su trabajo.

 ¿Qué está haciendo Rosa en estos momentos?

 Ahora estoy trabajando con el maestro Pancho Amat y su Cabildo del Son, bajo la tutoría de él, dando pasos pequeños, pero sólidos, con vistas a una carrera en solitario.

 ¿De concretarse tu proyecto en solitario, cómo sería el repertorio?

Básicamente de música cubana, eso es algo que venía haciendo antes de Sonando en Cuba, proyecto que afianzo, reforzó, ahora con el maestro Pancho tengo la posibilidad de acercarme muchísimo más no solamente a la música tradicional, sino a la buena música cubana, independientemente de los géneros, básicamente sobre eso va ser mi trabajo, por supuesto que fusionado con tendencias, pero sobre la base siempre de la música cubana.

De carácter sencillo, humilde, Rosa siempre esta dispuesta a conversar aunque no te conozca.  Posee un gran registro vocal y tiene el don de poder cantar cualquier género musical. Tiene la dicha de ser de la tierra del Bárbaro del Ritmo, el inolvidable y gran Benny Moré. La vibra y energía la tiene asegurada esta cienfueguera.

0
0
0
s2sdefault