0
0
0
s2smodern

 Entrevista con uno de los protagonistas de la telenovela cubana en pantalla

La novela cubana Mas allá del límite (lunes, miércoles y viernes por Cubavisión, después del Noticiero Nacional de TV), despierta el interés de la población. Muchos afirman que se ven reflejados en las situaciones expuestas, otros que la trama dista bastante de la realidad cubana, aún cuando aseguran estar en presencia de un guion atractivo y apoyado por buenas actuaciones.

Precisamente con el actor Ulyk Anello Sánchez, quien interpreta el personaje Ulises en la novela, conversamos en exclusiva para el Portal de la TV Cubana.

0
0
0
s2smodern

Una vecina de nueve años me pidió el otro día que le hiciera un cuento. Lo intenté y me replicó “así no, como lo que hace la muchacha de la televisión”. Le pregunté hasta que supe que se trataba de la joven  de Amanecer feliz, sección dedicada a los menores en la revista Buenos días.

La solicitud de la niña ocurrió pocos días después que un avezado pensador del audiovisual, me hablara de ese espacio en forma laudatoria e incluso opina que es un producto exportable.

Yo lo veía, lo disfrutaba, pero no me detenía en él. Durante una semana seguida lo sintonicé y decidí localizar a Dayana Deulofeu Canto, “la muchacha de la televisión”.

0
0
0
s2smodern

Venecia Feria es una de las pocas mujeres que se dedicacan al humor en el país, y ha sido varias veces reconocida por su trabajo con Premios Aquelarre y Caricato. Foto: Diego Javier Martín.

Acaba de finalizar el festival de humor más prestigioso del país: Aquelarre 2019. Durante 25 años, este evento ha sido la plataforma para que muchos humoristas cubanos se lancen a los espectáculos y desarrollen una carrera profesional en el arte de hacer reír, y reflexionar.

Ese fue el caso de Venecia Feria, pero hace siete años, cuando un premio Aquelarre la hizo conocida en el gremio. Ella es una de las pocas mujeres que se atreven con el humor en Cuba.

En 2012, Venecia ganó el codiciado lauro con el monólogo 120 enterabay dirigido por Eider Pérez, director del Grupo Etcétera, donde la actriz holguinera descubriera su gusto por el humor. Hace un par de años, el éxito volvió a llegar con el espectáculo La Cita, junto a Andrea Doimeadiós, que en esta edición XXV de la fiesta del humor regresó a los escenarios.

Su padre, Oscar Feria, director de fotografía y camarógrafo, acompañó el afán artístico de Venecia desde su niñez, que comenzaría en Radio Angulo, con apenas 7 años, y su incursión en el grupo teatral Trébol Teatro, en su provincia natal. Luego llegaría a la Escuela Nacional de Arte (ENA), y con ella el inicio de una carrera que, al parecer, solo va en ascenso.

El espectáculo 120 enterabay, presentado en el Festival Aquelarre 2012 le dio a la actriz su primer reconocimiento en este prestigioso certamen. Foto: Diego Javier Martín

—Aunque de niña incursionaste tanto en la radio como en el teatro, finalmente escogiste este último, ¿por qué?

—En la radio, a pesar de que se actúa, no hay una interacción como la que se provoca en el teatro, que es una interacción del momento, estás con el público. Es algo que me gusta, pero es muy poco remunerada. Cuando voy a hacer algo me gusta implicarme a fondo y la radio es un medio que lleva mucho trabajo y dedicación. No obstante, estuve hace un tiempo trabajando en Radio Progreso en un programa que tuvo pocas emisiones.

En el teatro vas descubriendo algo nuevo en cada función, porque a pesar de que los actores tratamos de hacer en cada puesta todo igual, siempre te sales de lo que se planeó, cada espectáculo es diferente. Lo disfruto mucho.

—Aunque muchos te conocen por tu trabajo humorístico, también has hecho drama, ¿cuál es para ti la diferencia entre uno y otro?

—Sí, claro, a mí me gusta mucho el teatro dramático, he tenido la oportunidad de hacer algunas cosas después de que salí de la escuela y en realidad me gustan mucho las dos cosas.

Yo siempre digo que en el humor pasa diferente que en el teatro dramático en cuanto al público: ellos van, ven la obra, si les gustó te lo dicen al final, si no le gustó se van a su casa y no pasa nada; pero en el humor si no se ríen al momento ya sabes que no les gustó, a veces es muy frustrante.

—¿Siempre quisiste dedicarte al humor o fue una decisión coyuntural?

—Desde que estaba en la ENA tenía una profesora que me decía que tenía vis cómica, que podía hacer cosas para la comedia. En primer año se hizo un espectáculo circense, y yo hice una viejita que en 2012 resultó ser un personaje para el Aquelarre, de un monólogo de Vicentina, un personaje que no hablaba, era solo humor gestual, no tenía texto. Entonces cada vez que se hacía algo en la escuela me dejaban caer cositas humorísticas.

Por otro lado, está Etcétera que fue muy importante en mi carrera. En una ocasión ellos fueron a hacer una peña en Holguín y a mí me gustó mucho la seriedad con que asumían el humor, los textos. Luego Eider me propuso hacer una pequeña aparición en uno de sus espectáculos, a mí me fascinó el trabajo. De ahí en adelante pasé a integrar el grupo, era la única mujer.

El humor me ha ayudado a tener más soltura en el escenario, a improvisar, a moverme con mayor soltura en el escenario, a estar a la viva, es un poco más libre.

Los Hijos del paquete fue uno de los espectáculos que interpretara Venecia Feria junto al Grupo Etcétera en el año 2016. Foto: Cortesía de la entrevistada.

—Comentaste que en la escuela de arte no los preparan para hacer humor…

—No, por lo menos en mi tiempo, no sé cómo será ahora. Mi escuela, la filial de la ENA en Granma, sí carecía de eso. Yo sé que cuatro años es muy poco tiempo, pero si sentí que se hizo poco hincapié en el humor, que no es hacer reír y ya, hay toda una fundamentación, muchos exponentes de la comedia en Cuba y, sin embargo, sales de la escuela sin conocerlos.Hay una parte que es la preocupación del estudiante, te dan las herramientas básicas y hay una investigación que se debe realizar al unísono con la carrera. Pero sí creo que, en el caso de la escuela, en la comedia no se hace una investigación profunda, y al final es un género y pienso que se debe hacer.

Venecia tiene en su haber no pocos premios en reconocimiento a su trabajo. “El más importante fue el del Aquelarre del 2012, con el monólogo 120 enterabay, escrito por Eider. Fue el primero en humor, un premio que nunca esperé porque además era la primera vez en el Aquelarre y para mí estar ahí y compartir escena con humoristas que admiraba desde niña, era increíble, marcó un antes y un después en mi carrera como actriz”.

Después de ese premio, la decisión de dedicarse al humor parecía irrevocable. “Pensé, ahora es que viene la presión de verdad, porque hice el monólogo, ¿y ahora qué más voy a hacer? Ese premio me dio la fuerza para decidir dedicarme a esto, tomármelo en serio, estudiar y prepararme en ello”.

Hace poco Venecia tuvo una pequeña participación en la telenovela Vidas Cruzadas, interpretando a Leticia, (la jefa de Alicia Hechevarría) y el cine llegó a su carrera con un discreto papel en el filme Insumisa, de Fernando Pérez.

Además, esta actriz decidió seguir la línea familiar y se graduó del Instituto Superior de Arte (ISA) en la especialidad de Dirección de fotografía, trabajo que experimentó mucho a cargo de la promoción de Etcétera cuando aún integraba este grupo.

“De fotografía he hecho muy poco, quisiera hacer mucho más, sobre todo del mundo audiovisual, de hecho estoy preparando un proyecto que es un sueño, ojalá no muy lejano, un guion. Quisiera hacer una película, me gusta mucho escribir, es algo que respeto mucho y que estoy estudiando, porque aunque estudié fotografía y en el ISA te dan herramientas de guion, no es mi especialidad.”

Sin dudas, La Cita fue un parte aguas en su carrera, un proyecto que la llevó a compartir escenario con Andrea Doimeadiós, bajo la dirección de Osvaldo Doimeadiós. Escrita por Andrea, la obra cosechó mucho éxito en el festival Aquelarre 2017, y visibilizó más las dotes histriónicas de Venecia.

La obra La Cita, dirigida por Osvaldo Doimeadiós, fue estrenada en el Aquelarre 2017. Foto: Cortesía de la entrevistada.

Este año La Cita regresó a las tablas habaneras para complacencia de un público que la acogió muy bien en su estreno, y sus protagonistas volvieron a ofrecer un espectáculo permeado de humor inteligente e ingeniosas alegorías.

“No tengo palabras para describir lo que fue La Cita para mí. Primero, tuve la oportunidad de trabajar con Doime, que era una persona que desde niña admiraba. Andrea y yo desde el primer momento tuvimos una empatía y una energía genial, nos entendimos siempre, estábamos en la misma sintonía en lo que las dos queríamos. Entre nosotras no hay ninguna competencia, siempre nos hemos ayudado y eso se disfruta, por lo menos yo lo valoro mucho”.

—¿Se harán frecuentes las colaboraciones entre Andrea Doimeadiós y Venecia Feria?

—Bueno yo creo que sí, los deseos están, queremos seguir trabajando juntas, nos entendemos muy bien. Lo que no quisiéramos hacer un dúo o un grupo, queremos trabajar mientras tengamos los proyectos. Cuando estás en un grupo es más difícil porque los demás dependen de ti, y es complicado salir de ahí y poder hacer otras cosas. En el caso de Andrea, ella es actriz igual que yo, tiene sus proyectos personales, hace cine, televisión, y también teatro. Cada uno tiene sus proyectos y nos ponemos de acuerdo cuando vamos a hacer función, en esa fecha priorizamos eso, y nos da la posibilidad de hacer más cosas libres.

—Las mujeres siempre han sido minoría en el humor, ¿por qué crees que sucede?

—Yo creo que están haciendo humor las mujeres que quieren hacerlo. Creo que el Centro Promotor del Humor ha abierto las formas de legar a él, con sus Aquelarre, con los Pre Aquelarre en las provincias. Incluso se han hecho proyectos para eso, Cuqui la Mora (Aleanys Jáuregui) hizo Más Mujeres, un programa para incluir mujeres en el humor y lograr mayor presencia femenina en la escena humorística.

También hay otra cosa: para hacer un trabajo humorístico tiene que haber un texto, no es solo ser graciosilla, por eso creo que es un poco más difícil. En mi caso, en la época en que estuve en Etcétera, tenía la suerte de que Eider escribía los textos, y un poco pude hacer lo que quería, lo discutíamos, él escribía lo que yo quería hacer, y yo lo acomodaba a mí.

Yo soy mujer y hago humor, nunca tuve ninguna barrera que me frenara, ningún prejuicio que me diera miedo a la hora de hacer humor. Si nos pusiéramos un poco desde la perspectiva de las que no lo hacen yo pienso que tal vez pudiera ser porque tengan a veces miedo al ridículo, y no hay por qué. Hacer humor es difícil, pero se disfruta mucho.

En La Cita, Venecia transita por un amplio espectro de personajes, desde la cinematografía estadounidense hasta la época colonial cubana. Foto: Cortesía de la entrevistada.

0
0
0
s2smodern

Yoel Monzón Monzón es el escritor de la telenovela cubana del momento: Más allá del límite. Lleva ya algunos años participando en la creación de dramatizados para la Televisión Cubana. Lo entrevistamos para conocer de algunas de las interioridades del proceso de concepción, producción y puesta en pantalla de los teledramatizados en Cuba.

—¿Qué distingue a la telenovela cubana contemporánea de las de otros países del continente?


—Mucho, desde las concepciones temáticas,artísticas, estéticas y de construcción y diseño de personajes, hasta los niveles de actuación, realización y puestas en pantalla (factura), cantidad de capítulos, metraje de estos...


«En Cuba, donde la televisión es pública y tiene un sentido, esencia y proyección eminentemente socio-cultural y comprometida con el sistema sociopolítico y económico elegido, la telenovela —que a pesar de todo sigue siendo el producto audiovisual más polémico y seguido por la mayoría de los públicos— no escapa ni debe escapar a esta visión-compromiso de transmitir valores y contenidos positivos y edificantes, algo que no ocurre con las telenovelas foráneas.

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más