0
0
0
s2smodern

La actriz debuta en la pequeña pantalla nacional en la teleserie Entrega

En la madurez de su carrera y de su vida, Yudexi de la Torre Mesa llega a la pantalla nacional, a través de la teleserie Entrega, para demostrar todo el talento que tiene. Lleva muchos años haciendo teatro, radio, impartiendo clases… Llegó al cine con la película Café amargo, dirigida por Rigoberto Jiménez y próximamente la veremos en la cinta Mambo Man, del anglo-iraní Mo Fini y Edesio Alejandro. Orgullo de la provincia de Granma, aunque nació en Camagüey, es dueña de una voz poderosa y también, lo saben sus amigos, de una gran sensibilidad.

0
0
0
s2smodern

Iliana Toirac Ruiz, es  la Directora de Tunas Visión. La conocí, sino me equivoco en un Festival de la Televisión y me invitó a ir a su telecentro. Unos meses después me llamó y así topé con un colectivo que me impresionó y me sigue motivando, porque en este año volví como miembro del jurado que evaluó los trabajos del Telecentro.

Como la primera vez, Iliana fue una anfitriona atenta con los visitantes y con sus trabajadores.  De hecho ese festival, en mayo,  fue el inicio de  la campaña ¨20 años y Vamos por Más¨, porque TunasVision cumple dos décadas el  próximo 30 de diciembre.

A su directora  le hice algunas preguntas:

 - ¿Qué estudiaste?

-Desde pequeña me gustó ser abogada, o sea estudiar derecho, pero no fue posible y opté por estudiar Licenciatura en Marxismo-Leninismo e Historia. En el año 1993 me gradué en esa especialidad en el Instituto Superior Pedagógico de Holguín,  José de la Luz y Caballero. 

-¿Cómo llegas al telecentro? ¿Pensaste alguna vez estar involucrada con la Televisión?

- En el año 2006, a raíz del proceso constructivo del Telecentro Canal Azul, en Puerto Padre, se realizaron procesos de capacitación para diferentes especialidades y yo me interesé por la Conducción. Me encanta esa especialidad y desde pequeña en la escuela, presentaba actos y eventos. También cursé la habilitación en Dirección de Televisión.

0
0
0
s2smodern

Valoraciones del guionista sobre su concepción del audiovisual y adelantos de sus próximos proyectos

Amílcar Salatti es uno de los creadores devenido en referente a la hora de mostrar una ficción que se apoya en hechos tangibles, ya sea históricos como de la más recurrida cotidianidad. Lo cierto es que preocupado por la relación hombre-contexto social y en las relaciones interpersonales, Salatti ha logrado una poética a la hora de narrar muy particular. Crea atmósferas en las cuales incluye una sucesión de acontecimientos que no parecen tener grandes implicaciones, hasta el momento en que estalla el conflicto, que no demora en aparecer claramente.

Por otra parte, esa manera sencilla de hurgar entre los resortes de la ética constituye otro de los puntos a favor que encuentra el discurso concebido por este guionista, por cierto laureado tanto en cine como en televisión. Y justo sus dos películas, Esteban e Inocencia, dan fe de ello. Aun se escuchan los ecos de la aceptación de público y crítica, no obstante, luego de los aplausos, Amílcar Salatti siempre regresa a la televisión. Según refiere en exclusiva para el Portal de la TV Cubana: “Regreso a la televisión por una mezcla de cosas: algunas emocionales y otras un poco más prácticas y terrenales. A la tv le debo mi formación como guionista, el oficio que tengo y la capacidad de trabajo, todo es debido a la forma en que se produce para este medio. Creo que es una deuda de gratitud pues mis series y telefilmes me han dado tanta o más satisfacción que mis películas, y ese agradecimiento trataré de no traicionarlo. Eso es la zona emocional.

“La parte práctica es que dedicarse a escribir solamente para cine es un lujo muy difícil de asumir en una industria (la nuestra), que produce muy pocos filmes al año, y esos directores que ruedan, por lo general, escriben sus propias películas o trabajan con sus guionistas. Si hubiera esperado a darme a conocer como guionista para cine con Esteban, por ejemplo, que se estrenó en 2016, hubiera perdido 11 años de carrera en los cuales vi gran cantidad de mis guiones producidos en la televisión, que me permitieron ver mis errores y acumular experiencias.

0
0
0
s2smodern

Afirma Alfonso Gutiérrez Claramont, asesor y director de posproducción de noticieros en el Sistema Informativo de la Televisión Cubana

A Alfonso Gutiérrez Claramont lo descubro en la cabina de transmisión en plena faena como director de posproducción del Canal Caribe. Capto unas instantáneas del momento en que está grabando para la emisión sabatina del Noticiero Nacional de Televisión, el estelar de las ocho de la noche, el pronóstico del tiempo con el doctor José Rubiera. Me pide que aguarde unos momentos y al finalizar la grabación comenzamos a conversar sobre su labor por más de 30 años en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt).

Licenciado en Lengua inglesa, sus inicios fueron haciendo acuses de recibo en la emisora Radio Progreso y después como traductor del idioma de Shakespeare en los servicios informativos de la televisión. Al terminar la carrera de Periodismo se habilitó como director de televisión. Empezó en el Sistema Informativo en 1991, insertado en la posproducción de la revista Buenos Días. Desde entonces ha trabajado en casi todos los noticieros.

“A veces estaba aquí desde por la mañana y terminaba con la emisión del cierre –un espacio informativo que ya no existe– donde era el director general”, rememora.

En estas tres décadas ha sido testigo del tránsito de la tecnología analógica a la digital.

Odalys Fuentes de Arma

Actriz dramática de la Televisión Cubana. De origen muy humilde, en su natal Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus se traslada a La Habana y se inicia en la televisión, como muchos otros artistas, al ser seleccionada como modelo en una Convocatoria para el programa realizado con motivo de la visita del cantante chileno Lucho Gatica.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.  Más de 27 personajes en series y novelas de la televisión la distinguieron con la condición de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la Vida.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.

Miriam Mier Vidal

 Actriz, fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Distinguida con la condición de Artista de Mérito por su trayectoria de más cuatro décadas en la pantalla y la radio, donde condujo el espacio *Nosotras* por más de 17 años. Protagonizó la aclamada serie de televisión *Para empezar a vivir*, en la que interpretó los personajes Lidia y Raquel, emblemas de la participación de la mujer cubana en los Órganos de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior. En 1981 recibió el Premio Internacional de Actuación otorgado en el Noveno Festival de Plovdiv de Bulgaria, con la obra teatral “Dos Padres”, escrita y dirigida por Silvano Suárez. Su personaje de La Gaviota en la obra homónima de Antón Chéjov, coprotagonizada con Frank González, le valió el premio de Actuación Femenina otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Asimismo ha recibido 17 galardones por su trabajo como actriz, entre ellos, el primer Premio de Actuación Caricatos de 1997 y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la vida.

Luis Rielo Morejón

Actor, artista de Merito de la TV y fundador del ICRT, comenzó haciendo teatro, su primera actuación significó la realización de todos sus sueños. Consiguió el cariño y el respeto del pueblo gracias a su talento, dedicación y energía en la escena artística. Es ejemplo de humildad, honestidad y autenticidad. Su participación en entregas como *El hombre de Maisinicú*, *El brigadista*, *En silencio ha tenido que ser*, *Para empezar a vivi*r, que alcanzaron un alto impacto social, lo identifican con las vivencias del pueblo cubano en los acontecimientos que han estremecido a Cuba en estos años. Con más de 44 aventuras, en las que han primado la consagración y la solidaridad, como la reciente *LCB, Lucha contra bandidos*, le hicieron merecedor del Premio ACTUAR 2010 por la obra de la vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas.

 

Frank González Díaz

Actor, artista de Mérito de la TV y fundador del Icrt, conocido como el hombre de las mil voces por su participación en diversas producciones de animación realizadas por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y en el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Se inició como aficionado en grupos de teatro y musicales hasta que en 1967 comenzó a trabajar en el Icrt como diseñador de vestuario y decorador. Paralelamente cursó estudios de actuación con excelentes profesionales del radio y la televisión. Entre los reconocimientos recibidos por su labor se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, cuatro primeros premios de actuación en los Concursos Uneac de radio, así como el Primer premio en el Primer y Tercer Concurso Nacional de Doblaje; Premio de Narración y Actuación en Festivales de la Radio; Primer Premio de Actuación en Televisión en el Concurso Caricato 1999; Premio ACTUAR por la obra de la vida en 2016 y el reconocimiento de varias generaciones de cubanos por su desempeño como Elpidio Valdés.

 

 

 

Mario Balmaseda Maurisco

Poseedor de una obra con más de cinco décadas de prolífica existencia, que comenzó como aficionado en el teatro a finales del 60, en la primera Brigada de Teatro Obrero-Campesino. Formó parte también del Grupo de Teatro Ocuje y trabajó en obras como “María Antonia”. Luego estudió dramaturgia en la entonces República Democrática Alemana. Como director del Teatro Bertolt Brecht se consolida y dirige más de una decena de obras como “Andoba” y ha sido el autor de 13 piezas. Su trayectoria en la pequeña pantalla le ha legado al público que lo sigue inolvidables caracterizaciones en series como *Aventuras de Juan Quin Quín*, *En silencio ha tenido que ser*, *Un bolero para Eduard*o, y en telenovelas como *Si me pudieras querer* y *Añorado encuentro*. Entre los múltiples galardones de los que ha sido acreedor por su fecunda carrera se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, las órdenes Juan Marinello y Alejo Carpentier, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Máscara de Oro del Teatro Nacional alemán, el Premio Nacional de Teatro cubano en el año 2006 y numerosos lauros por mejor actuación masculina, mejor puesta en escena y mejor autor dramático, conferidos en disímiles concursos nacionales e internacionales.

Félix Pérez Ortiz

Inició su carrera en el medio televisivo en su provincia natal, Santiago de Cuba en los años 60. Al mismo tiempo comenzó a escribir para la radio y la televisión y otros espectáculos artísticos. Posteriormente es seleccionado para dirigir la Escuela de Formación de Actores de la antigua provincia de Oriente. Integró a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fue nombrado responsable regional de cultura en la organización, que más tarde se convertiría en la Unión de Jóvenes Comunistas. En la década del 70 se une al trabajo de aficionados del Ministerio del Interior (Minint). En 1976 parte en misión cultural para la República Popular de Angola. A su regreso a Cuba es nombrado en Santiago de Cuba responsable de cultura del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). En el cine participó en las películas “La primera carga al machete”, “En el aire”, “Cuba en la garra del Águila”, “Habana Blues”, “Entre ciclones” y “El Benny”. Ha sido profesor de varias generaciones de actores en las especialidades de locución, narración y actuación radial. De sus actuaciones más memorables se destaca su intervención como actor y asistente de dirección en seriales como *En silencio ha tenido que ser* y *Julito el pescador*, gracias a las cuales se vincula al trabajo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la serie *La Botija* y en el Minint en sus estudios fílmicos en espacios como *Día y Noche*, *Patrulla 444* y *Tras la Huella*. Entre sus reconocimientos y distinciones se cuentan: Artista de Mérito del Icrt; Placa y Reconocimiento del Ministerio del Interior por su destacada labor artística; Reconocimiento como director de la Cruzada artística en homenaje al centenario de la muerte de José Martí; Medalla por el aniversario 40 de las FAR; Medalla Raúl Gómez García; Medalla José María Heredia; Sello Laureado por la Cultura Nacional; Distinción Gitana Tropical; Distinción Giraldilla de La Habana; Réplica del machete de Máximo Gómez y diversos Premios Caracol por sus brillantes actuaciones en varias telenovelas, seriales y festivales de la televisión y la radio cubanas.