0
0
0
s2sdefault

 Resalta Ricardo González Fraguela, Artista de Mérito del Icrt en el presente año

No fue difícil conciliar un encuentro con Ricardo González Fraguela, uno de los coordinadores de espacios más experimentados de la televisión cubana. Una simple llamada telefónica a su casa precisó el momento y el lugar del encuentro.

Me recibió con actitud abierta, espontánea, serena, en uno de los pisos del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt), muy dispuesto a la conversación inteligente.

Reclinado sobre un asiento de un pequeño salón precisó ideas y escudriñó un pasado que relacionó brevemente con el presente. Comencé formulado una pregunta sobre el antes y el ahora de la pantalla chica cubana.

“Yo empecé en la televisión en 1967. Mi primer trabajo fue como auxiliar de estudio en Mazón y San Miguel. Entraba a las cinco de la mañana y hacía programas educacionales, diferentes a los de ahora, porque eran completamente dramáticos.

“Para superarme empecé a hacer programas deportivos por las tardes, como los relacionados con el béisbol, y con el tiempo me convertí en coordinador”, señala.

 

Cuestionado sobre el papel del coordinador en un programa de televisión, González me observa fijamente y afirma que se trata de la mano derecha de un director en el set de grabación.

“Es la persona que está pendiente de los libretos, de la entrada de los actores frente a cámara, de la organización, y de todo lo relacionado con la dinámica del programa mientras se hace.

“El director está en cabina, mientras el coordinador permanece en el estudio. En Estados Unidos se le llama floor manager, y en España se le conoce como regidor”, explica.

El primer trabajo de González, como coordinador, fue en las aventuras Los mambises, grabada en el estudio 11 de la Televisión. Sin embargo, no abandonó Mazón y San Miguel. Le fue bien con esa experiencia, aunque lo habían enviado para el Icrt como auxiliar y se encontró con la sorpresa de que esperaban a un coordinador.

“Disfruté aquello y posteriormente pedí incorporarme a una programación más fuerte. Trabajé entonces en San Nicolás del Peladero, Cocina al minuto, entre otros espacios. Y así me mantuve durante muchos años. Los programas que disfruté siempre fueron los dramatizados.

“Antiguamente no existía el productor. El coordinador lo chequeaba todo y tenía, incluso, la capacidad de sacar a alguien del estudio por indisciplina. Por supuesto, lo hacía con la anuencia del director. Ahora las cosas han cambiado mucho”, destaca.

Precisamente, sobre la televisión cubana actual, González esboza algunas ideas generales, pero prefiere no ahondar mucho en el tema. Resalta en tono calmado que las formas de hacer en aquellos años no se parecían a las de ahora.

Respecto a su actual labor señala: “Yo estoy jubilado, pero sigo trabajando. Hace varios años me llamaron para seguir colaborando con el Icrt y he impartido varios cursos de Coordinación. Creo que la televisión hay que hacerla bien, con calidad. Debe seguir mejorando, no solamente en técnica, sino en disciplina y organización”, resalta.

A propósito del próximo Día de los Padres, asegura que siempre supo conjugar su rol de papá con los horarios y las exigencias de la televisión.

“Quizás pude haberle dedicado más tiempo a mi labor como padre. Pero yo empecé muy joven en la TV, con solo 19 años, y ya tengo 69. Agradezco muchísimo que me hayan otorgado este año la condición de Artista de Mérito del Icrt. Eso siempre es algo que satisface mucho, y más aún después de 50 años dedicados a la televisión”, concluye González.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

 Sitios web de los Canales Nacionales