0
0
0
s2sdefault

Destaca el realizador Marlon Brito López a propósito de sus 25 años de vida artística

Comenzó en el mundo de los medios audiovisuales con apenas 20 años de edad, cuando soñaba con volar lejos, y ya lleva un cuarto de siglo poniendo su talento en función de la pequeña pantalla nacional.

Eso no representa demasiado tiempo para el realizador Marlon Brito López, quien asegura no sentirse fatigado por el tiempo y prepara su primera película de largometraje con apoyo de empresas cubanas.

Sobre su trayectoria profesional y la visión que posee acerca del quehacer televisivo cubano, el creador conversó con esta publicación durante un encuentro que la Casa del Creador del Instituto Cubano de Radio y Televisión le preparara por sus 25 años de vida artística.

“Siendo muy joven me hice técnico de video, camarógrafo y editor en Santiago de Cuba. Soy fundador del primer curso de la Facultad de Medios Audiovisuales del Instituto Superior de Arte, pero no llegué a graduarme porque obtuve una beca para la Escuela Internacional de Cine y Televisión en San Antonio de los Baños.

“Me convertí en director de cine y también me gradué en Historia del Arte. Mis inicios fueron en el Noticiero de televisión de mi ciudad. Luego vine para La Habana y en 1992 creé el programa Hoy mismo.

“Dos años después, Danilo Syrio me propuso hacer un nuevo noticiero para sordos e hipoacúsicos. Para ello realicé un estudio psicológico con el apoyo del doctor Vicente González Castro”, señala.

A pesar de ser reconocido como director de informativos, Brito ha sobresalido por su realización de documentales. Algunos de ellos han estado presentes en certámenes de cine, como Apóstol, que obtuvo una mención en 1997.

En este cuarto de siglo ha dirigido también programas dramatizados, especialmente cortometrajes y telefilmes, además es profesor del Centro de Estudios de la Radio y la Televisión, donde imparte especialidades como Diseño de Luces, Diseño de Vestuario y Dirección de Luces.

Sobre la realización de dramatizados en televisión, Brito señala que lo primero que no puede fallar es el buen guión, pues es la esencia de cualquier audiovisual.

“La historia está mal contada si eso falla. Y eso suele suceder por diferentes factores. Por ejemplo, a veces el guionista no tiene la preparación adecuada. Hemos tenido muy buenos escritores de radio que no han logrado adaptar su obra para la televisión cuando se lo hemos pedido.

“No se trata de que se incorpora una cámara cuando se intenta dar este paso, sino de que la dramaturgia del audiovisual es diferente, creada por el cine hace más de cien años.

“En Hollywood surgió un método de estructura de guión denominado El paradigma. Eso no se puede violar porque entonces no se logra una película con todos los aditamentos, independientemente de la música, la fotografía, la iluminación.

“En la escuela de cine se enfatiza mucho la necesidad de que cualquier especialista conozca la metodología de cómo hacer un guión, pero a veces eso se violenta por desconocimiento. Entonces las prácticas erradas traen como consecuencia una mala puesta en escena”, precisa Brito.

 

Escribir un comentario

ATENCIÓN. Hemos cambiado la manera de hacer los comentarios para evitar que los ROBOT continuen saturando de comentarios comerciales que impiden una adecuada atención a nuestros internautas. Esperamos que continuen con sus adecuados comentarios para contribuir al mejoramiento de nuestro trabajo.

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault