0
0
0
s2sdefault

 Ignacio Hernández Benitea, director del popular programa humorístico Vivir del Cuento, comenta sobre su trayectoria profesional. 

Conversar con Nachi, como todos lo llaman, resulta atractivo y sugerente. La entrevista fluye y disfrutamos al escucharlo contar sus vivencias durante los años de formación y desarrollo profesional.

De su acercamiento a los medios de comunicación menciona que comenzó a trabajar en 1989 como especialista en el Centro de Investigaciones Sociales del Instituto Cubano de Radio y Televisión.

Había estudiado Ingeniería Eléctrica hasta el tercer año de la carrera, pero decide abandonar el curso porque no le interesaba.

Tiempo después matriculó, por mediación del director Jesús (Chucho) Cabrera, en un curso para estudiar la especialidad de Dirección de TV. Luego de cinco años de preparación, asegura que se sintió seguro de lo que deseaba hacer. Apunta su especial gratitud a Chucho Cabrera, artífice de la formación de muchos profesionales de los medios audiovisuales en Cuba.

En el 2000 se vincula al medio como asesor de la televisión y pasa un Diplomado. Como asistente de dirección trabaja con el prestigioso director Charlie Medina en la novela Oh, La Habana. Para Hernández Benitea esta experiencia formaba parte de su entrenamiento, pues aprendió mucho en la práctica sobre el quehacer de un director de TV.

A Magda González  Grau también le agradece mucho, pues le dio la oportunidad de estrenarse como director en el programa Los amigos de Pepito. Trabajó con Miguel Sosa en la novela La cara oculta de la Luna.

Luego llega lo que él denomina su prueba de fuego y el hijo más querido: Vivir del cuento, programa con ocho años en pantalla. Este proyecto le ha deparado muchas satisfacciones, entre ellas contar con un excelente equipo en el cual todos trabajan y aportan, aparte de tener dos guionistas estrellas: Antonio Berazaín y Jaime Fort. Mantienen un guion flexible pues en el proceso del rodaje surgen escenas inesperadas.

“Lo mejor que tiene el programa, aclara Nachi, es que no existe rivalidad entre los actores; todos tienen un objetivo común: que el televidente disfrute”.

Mediante la comedia esta puesta en pantalla refleja problemas comunes de nuestra sociedad. Los personajes están bien delineados y reflejan a personas que existen de verdad, como el extremista Facundo Correcto, popular pero no siempre positivo. Apunta el director que en el elenco trabajan actores no profesionales.

Disfrutan mucho con Cachita Caché, interpretado por Irela Bravo, quien posee una vis cómica increíble. En el programa han ido apareciendo personajes creados en el desarrollo de las tramas, por ejemplo, Ruperto marcha atrás que estuvo en coma y solo recuerda lo anterior al Periodo Especial, con la interpretación magistral de Omar Franco.

Pánfilo Epifanio (Luis Silva) ya existía, apunta Hernández, pues el actor era conocido por su famoso monólogo del pan, sin embargo su desempeño en el programa ha ido creciendo hasta alcanzar una fuerza increíble.

El resto de los personajes fijos como Chequera, Chacón y Evarista, entre otros, también han consolidado su popularidad.

Con la modestia que lo caracteriza, Nachi afirma que se siente realizado al recibir el apoyo de un equipo de trabajo con un gran sentido de pertenencia. Advierte que aún no está satisfecho, pues si bien todos trabajan con ahínco, algunas cuestiones para el mejoramiento del programa están fuera del alcance del equipo de realización.

No obstante los múltiples premios alcanzados por Vivir del cuento, tanto de la popularidad “Entre tú y yo”, desde 2012, como en los festivales internacionales de Televisión (galardonados en tres ocaciones), y los comentarios en su mayoría favorables que los televidentes expresan en los medios tradicionales de comunicación cubanos así como en el Portal de la TV Cubana, el colectivo del espacio humorístico admite que sufren cuando no alcanzan cuanto se proponen con cada emisión.

Los actores Omar Franco y Luís Silva han recibido premios Caricato, que otorga  la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Además, la originalidad de los guiones de Berazín y Fort ha sido reconocida en el Festival del humor cubano Aquelarre.

Ignacio Hernández finaliza la entrevista comentando que a pesar de los problemas económicos enfrentados por la televisión, el equipo de Vivir del cuento se siente contento por la aceptación del programa y seguirá alegrando a los televidentes todos los lunes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

ATENCIÓN.Esperamos que continuen con sus adecuados comentarios para contribuir al mejoramiento de nuestro trabajo.

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más