0
0
0
s2sdefault

 Antes de dirigir el Canal Educativo 2, Dalmau se desempeñó como locutor, guionista y director de programas en Radio Sancti Spíritus, Radio Vitral y Centro Visión Yayabo.

Los programas Como en Casa, Saber no ocupa espacio y Hola le sirvieron de escuela a Dalmau en la emisora provincial espirituana antes de convertirse en el primer locutor y director de la revista informativa Desde mi ciudad, de Radio Vitral. 
En 1998 empezó en Saber no ocupa espacio, cuatro años después de su ingreso como plaza fija en Radio Sancti Spíritus. Luego de esa etapa de locución le interesó escribir.  
“Fue así que comencé a hacer el guion de Hola, un programa juvenil. No había escritor y me enseñaron las herramientas para escribir. Después me ofrecieron la locución y dirección del espacio, que salía de seis a siete de la mañana”, recordó.  
Las primeras transmisiones de Radio Vitral fueron en el estudio donde era la FM antes. Las cabinas estaban una al lado de la otra. A las 6:57 a.m. despedía Hola y a las 7:00 a.m. arrancaba la revista informativa Desde mi ciudad.

Aparte de hacer infantiles, juveniles, revistas variadas y musicales, realizaba un programa llamado Radioteatro, donde salían al aire obras teatrales.

Aunque en ese espacio no trabajaba como actor, sí hizo personajes en los infantiles que dirigió. Después dirigió y escribió policíacos.   
Hace 16 años incursionó en Centro Visión Yayabo, el telecentro espirituano.  Su pasión por la radio y la televisión no la puede ocultar y sostiene que ser el director del Canal Educativo 2 le permite realizar en grande.          

Sobre sus comienzos en la televisión, Dalmau comentó:
“La jefa de programación en 2001 de Centro Visión Yayabo me conocía de la radio. Ella me propuso que fuera el locutor y guionista del programa científico-técnico Destellos, basado en uno que había hecho para la radio.   
“La primera emisión fue sobre las abejas meliponas o las abejas de la tierra. Escribir para la televisión es diferente a hacerlo para la radio. Además, si nervioso me ponía en la radio, en la televisión fue peor las primeras veces porque había que mirar a la cámara, a un lente”.         
Durante uno o dos años condujo el mencionado espacio en el que se trataban temas científicos o relacionados con el medio ambiente. Después hizo noticieros, documentales y dramatizados.        
A su juicio, el dramatizado es el género que le permite mayor desarrollo profesional. “El realizador audiovisual debe hacer dramatizados porque es donde uno pone toda su fuerza creativa. El documental es bueno, pero para mí el dramatizado es lo mayor”.  
Para el telecentro espirituano realizó unos spots de bien público que tenían unos segmentos dramatizados y un programa histórico. Luego adaptó el cuento de Gabriel García Márquez “Yo solo vine a llamar por teléfono”, que se puso hace poco por la televisión nacional.  
Dalmau es el guionista, editor y director de Sácame del apuro, el cuarto espacio más visto por los cubanos en el verano pasado, según un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociales del Instituto Cubano de Radio y Televisión.
Sácame del apuro es un programa participativo en el que el telespectador y el público asistente al estudio decide entre los dos posibles finales que podría tener la historia dramatizada que presentan.   

A la interrogante sobre ¿qué le queda pendiente?, Dalmau contestó:
“Estuve de jefe de programación del Canal Educativo 2 y ahora soy su director. Cuando alguien me dice que no estoy haciendo nada como realizador, respondo que sí.       
“La obra de uno ahora es mayor porque está insertada dentro de un canal, donde vas trazando una línea de trabajo y una visualidad a los demás realizadores. Vas delineando una forma de hacer en correspondencia siempre con la estructura del canal. Pero es la proyección y desarrollo creativo de uno.   
“Por lo tanto, el día que deje de estar aquí en este proceso creativo de dirección estaré como realizador de la radio y la televisión. Mis aspiraciones no cesarán porque siempre quiero hacer algo nuevo, algo mayor. Soy un gran apasionado de la realización audiovisual”.      

Comments are now closed for this entry

0
0
0
s2sdefault

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más