La telenovela cubana, en los últimos tiempos, se ha convertido en un tópico bastante repetido. En cualquier esquina la gente comenta sobre lo que le falta, lo que de bueno tiene. A propósito de En tiempos de amar, CubaSí conversó con Julio César Ramírez Ojito, director de actores en la propuesta actual.

¿Qué te parece la acogida a la telenovela?

«Creo que ha sido muy buena, sobre todo en los últimos 30 capítulos. La gente empezó a ver la novela con la preocupación natural, de un espacio de telenovela cubana fuera del aire por muchos meses. Ese fue un error grave en la programación de la Televisión cubana. La telenovela en Cuba es un patrimonio y no puede salir del aire ese espacio, aunque tengan que reprisar algún título. El público fue entrando y finalmente está muy atento a cada capítulo. Con esta telenovela el televidente vuelve a entrar en el género, pues muchas veces se ponen obras con otras características en ese espacio».

En sentido general, ¿qué crees que le falta a la novela cubana, como espacio televisivo?


«Riesgo. Hay mucho temor a entrar en temas que verdaderamente laten en el espectador. Están saliendo muy buenos guionistas y tenemos excelentes actores. El otro problema puede ser los problemas de producción; hay que entender que una telenovela es costosa, necesita recursos y muchas veces no están disponibles. Es muy importante salvar y alcanzar un impacto. Un buen guion con buenos temas puede ser de gran beneficio en términos culturales, sociales, recreativos».

La gente necesita las telenovelas…


«Es imprescindible para la vida de cualquier televisora. En el dramatizado, y particularmente en la telenovela, se llega al espectador de manera directa, el resultado impacta siempre en la emoción del televidente y también en el debate con su realidad, aun cuando sea una obra de época. Creo que puede ser un instrumento muy útil para la cultura y, sobre todo, creo que el televidente cubano cree en ella, porque es un problema cultural. Muchos nacimos escuchando las novelas radiales, después nos quedábamos ante el televisor con las aventuras de las 7:30 y también en la novela. Recordemos Horizontes, un espacio de novelas que fue determinante. En fin, el espectador necesita la telenovela; no es que sea un simple divertimento, el espectador cubano necesita ver sus temas en ese pequeño espacio de la noche».


Proyectos inmediatos de Julio César…

«Debo empezar en febrero la película El Mayor, con Rigoberto López. Después tengo mucho teatro, pues participo en el Festival Internacional de Teatro de Alentejo, en Portugal, con la obra La pasión King Lear. Después voy a dirigir en mayo, allí en Portugal, una obra de teatro con el Grupo Lendias D’Encantar. Estoy trabajando en una serie para la Televisión portuguesa que debe rodarse en noviembre y diciembre, parte en Cuba y parte en Portugal. Por supuesto, debo seguir trabajando en el Teatro Raquel Revuelta con mi grupo Teatro D’Dos, que es el centro de mi vida. Es eso. Bueno, creo que es bastante».

Tomado de Cubasi

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar