0
0
0
s2sdefault

Una de las jóvenes cantantes más talentosas de Cuba es sin dudas Rosa María Moret Portilla. Su popularidad llegó con el proyecto musical Sonando en Cuba. Fue una de las tres finalistas de la segunda temporada.

Esta competencia en la televisión cubana le cambió su vida. Llegó a la ciudad de Holguín y quise aprovechar la ocasión para conocer un poco más de su trabajo.

 ¿Qué está haciendo Rosa en estos momentos?

 Ahora estoy trabajando con el maestro Pancho Amat y su Cabildo del Son, bajo la tutoría de él, dando pasos pequeños, pero sólidos, con vistas a una carrera en solitario.

 ¿De concretarse tu proyecto en solitario, cómo sería el repertorio?

Básicamente de música cubana, eso es algo que venía haciendo antes de Sonando en Cuba, proyecto que afianzo, reforzó, ahora con el maestro Pancho tengo la posibilidad de acercarme muchísimo más no solamente a la música tradicional, sino a la buena música cubana, independientemente de los géneros, básicamente sobre eso va ser mi trabajo, por supuesto que fusionado con tendencias, pero sobre la base siempre de la música cubana.

De carácter sencillo, humilde, Rosa siempre esta dispuesta a conversar aunque no te conozca.  Posee un gran registro vocal y tiene el don de poder cantar cualquier género musical. Tiene la dicha de ser de la tierra del Bárbaro del Ritmo, el inolvidable y gran Benny Moré. La vibra y energía la tiene asegurada esta cienfueguera.

¿Cuántas veces has estado aquí en Holguín?

Esta es la cuarta ocasión que vengo a Holguín, casualmente la primera vez fue en unas  Romerías de Mayo, y eso lo recordaba con risa pues esta fue la edición 25 de estas celebraciones y a este evento yo estuve por primera vez en fiesta número 15, en aquel momento yo estaba estudiando en la escuela de instructores de arte y vine con una orquesta, en la que trabajaba, cantaba, se llamaba Son del Arte, este año ha sido la cuarta oportunidad que  visito a Holguín, pero yo encantadísima, desde aquella primera vez siempre tuve el deseo de regresar, y mira que lo planifique y la vida me ha dado la suerte de volver una y otra vez, es una ciudad que me gusta bastante.

Rosa aparte de ser una buena cantante, es también un gran ser humano. En los momentos difíciles se demuestra esa cualidad y ella lo hizo, cuando el trágico accidente del avión que cubría la ruta La Habana – Holguín, envió en su Red Social de Facebook un mensaje de apoyo, solidaridad a todos los familiares de las víctimas, en especial a los holguineros por ser los más afectados.

¿Cuánto crees que le aporta a un músico aunque viva en el centro de La Habana, la interacción con otro público, ambiente del país?

Mucho, claro que si, cada pueblo, municipio, provincia, tiene sus particularidades, su propia cultura y difiere mucho del gusto que tenga una población a la del otro, entonces si te acostumbras a trabajar para un público, el más cercano en el lugar donde vivas, trabajes, te vas acostumbrar simplemente a las exigencias de ese público, entonces cuando

  quizás lo domines, vas a decir ah lo tengo todo conocido y no es así, uno debe trabajar para la generalidad, incluso debes apostar más al que te critica, al que no le gustas y entonces debes revisar que estoy haciendo que a ese no le gusta, no le llega. Y recorrer la isla entera, los músicos que tenemos ese privilegio de andar todo el país te vas nutriendo de muchos saberes y no es lo mismo por ejemplo el son que se toca en Santiago de Cuba, en la zona oriental, al que se pueda tocar en Pinar del Rio, pero de todos uno debe tomar elementos y nutrirse, es bastante ambicioso eso de querer saber y llevarse toda la isla, pero al final es bastante reconfortante.

El breve intercambio con Rosa ha terminado. Ahora debe seguir su andar por diversos escenarios. Su voluntad y ansias de superarse siempre la acompañan. Creo que desde ahora ha comenzado a escribir su nombre en las hojas del gran pentagrama musical cubano.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault