0
0
0
s2sdefault

 El actor aspira a encontrar interesantes propuestas de trabajo en Cuba y el extranjero

Al actor cubano Caleb Casas no le gustan los personajes artísticos que puedan parecer frívolos o intrascendentes. Prefiere, además, obras interesantes, profundas, capaces de escudriñar en lo más hondo del ser humano y provocar emociones.

Luego de varios años trabajando como actor de telenovelas en Colombia, regresó a Cuba en el 2014, y desde entonces se le ha visto fundamentalmente en Argos Teatro, la compañía que dirige Carlos Celdrán.

Ahora, en su país natal, intenta escoger proyectos y roles complejos que inciten al pensamiento y promuevan conductas diferentes en la sociedad, siempre buscando el bien común y el análisis crítico.

“No quiero trabajos superficiales. Hay quienes piensan que no estoy en condiciones de escoger y debo hacer lo que sea. He discutido con varias personas por esa razón, pero entiendo que no todos tenemos el registro adecuado para enfrentar cualquier papel.

“A veces me llegan propuestas de trabajo muy frívolas y poco profundas. Las razones son disímiles: no me gustan los guiones, o no hay presupuesto suficiente para que afloren los textos que considero óptimos, o simplemente no se piensa en mí”, indica el actor.

Caleb destaca que no ha vuelto a hacer suficiente cine o televisión en Cuba porque las producciones son escasas o los directores tienen su elenco preconcebido.

“El proceso de producción en televisión es, en ocasiones, un poco desgastante, por el propio ritmo de trabajo. Puedes demorarte un año entero filmando una telenovela, y no me interesa estar tanto tiempo en una producción así”, puntualiza.

Su experiencia en Colombia le hizo entender, sin embargo, que Cuba posee algo muy positivo: la posibilidad que tienen todos los jóvenes de estudiar, lo cual conlleva a un mayor número de excelentes profesionales.

En el resto de América Latina no sucede eso. Solamente el que tenga recursos económicos puede pulir un talento determinado. A pesar de todo, Colombia me aportó muchísimo a nivel personal y profesional.

“No obstante, ser actor en el extranjero te impone el reto de no ser local, sino visitante. Esa es una condición que tienes que pagar y te cuesta dos o tres años, en dependencia de tu nivel de adaptación. A mí me costó ese tiempo llegar a la posición mínima que quería alcanzar.

Comencé a recibir clases de acento español neutral con un coach mexicano. Al principio me sentía incómodo y poco real; pero eso era parte de un proceso adaptativo, y es lo que sucede a muchos que se van a trabajar fuera. Creo que la única actriz que ha logrado cambiar realmente el acento es Ana de Armas. Ella se fue a trabajar al exterior y se mimetizó”, señala el artista.

El trabajo de Caleb en las telenovelas colombianas le ofreció una mirada peculiar sobre este género, que no siempre tiene la calidad requerida, debido a indicadores que imponen reglas de producción en cada televisora.

“Creo que muy pocas telenovelas, fuera de Cuba, son verdaderamente buenas, porque incluyen patrones que se van repitiendo todo el tiempo. Ya yo no las veo, porque noto un gran déficit en la actuación.

“Aun así, en Colombia me concentré en hacer un buen trabajo en televisión, porque mi objetivo era conseguir contratos largos y trabajar largas temporadas. No descarto la posibilidad de volver a actuar fuera de Cuba, pero aquí es donde vivo actualmente, me siento bien, tengo mi familia y a mi esposa, la coreógrafa Susana Pous”, concluye el actor.

 

Comentarios   

#3 maria 19-07-2018 16:16
MARIA.
Me acuerdo cuando hizo el jovencito en la teleserie BALNCO Y NEGRO NO, era el muchisito chiquitico que andaba con el gordito y el chinito que se metian en casa de pancho a cogerles los mangos ahi era un chiquilin y actuó muy bien, pero no habla de ese persobaje que creo fue uno de los primeros que el hizo.
Reportar al moderador
#2 Felipe 16-07-2018 14:12
Excelente actor en verdad, saludos y exitos.
Reportar al moderador
#1 Martha Parejo 12-07-2018 19:14
Tremendo actor a pesar de su juventud de verdad que es una lástima que no se vea más a menudo por la TV.
Reportar al moderador

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 A Clara Inocencia Castillo Alcántara

Con solo 9 años de edad, se inicia como locutora y actriz aficionada en un programa infantil en la emisora radial Radio Turquino, de Santiago de Cuba.

Con diversos premios y reconocimientos se graduó en la Escuela para Instructores de Arte en 1964. En 1968 comienza a trabajar en el Canal Tele Rebelde de Santiago de Cuba, como primera directora de programas de diferentes espacios Informativos, Infantiles, Juveniles,  Dramáticos, Musicales y Deportivos, así como de Eventos Especiales. En razón de ello ha obtenido un sinnúmero de premios y reconocimientos en Festivales Nacionales de Televisión y Caracol de la UNEAC.

Fue delegada al Festival del Nuevo Cine Latinoamericano en 1989 y jurado del festival Internacional de Documentales “Santiago Álvarez in memorian” en el 2002.

Fue Presidenta del Consejo Artístico de Tele Turquino y Presidenta de la Comisión de Evaluación de esta entidad.

Leer más

PREMIO NACIONAL DE TELEVISIÓN 2018 a Enrique Alberto Bonne Castillo.

Fundador en 1968 del Canal Tele Rebelde.

Dirigió la programación musical y luego Director de Programación de ese Canal. Así mismo, Dirigió la Coral Tele Rebelde durante 19 años. Músico popular cubano, creador de ritmos, autor de varios temas musicales interpretados por su grupo y por diferentes agrupaciones, con una vasta trayectoria musical, dentro y fuera del ámbito nacional.

Nació en San Luis, Santiago de Cuba, el 15 de junio de 1926. Inició su carrera públicamente como autor musical en 1950.  Se graduó de locutor trabajando luego en radio Turquino y en ocasiones en Cadena Oriental de Radio, cuando radicaba en Santiago de Cuba.

leer más