0
0
0
s2smodern

Conozco a Francisco Eduardo Padrón Nodarse, o mejor Frank Padrón,  desde hace muchos años. Tenemos amigos comunes y coincidimos no solo en las salas de cine. Últimamente donde más lo veo es en el mercado de 17 y g, cuando sale o va para el gimnasio. Porque el pinareño se cuida y hace bien.

Poeta, narrador, ensayista, comentarista radial, profesor,  Frank fundó y lleva el programa de De nuestra América, que en julio y agosto recesa, pero que ha conseguido una audiencia fija entre los amantes del cine latinoamericano.

Esa espacio cumple dos décadas este año y vale la pena celebrarlo, conversando con su padre:

¿Por qué entre todas las artes el cine como gran pasión?

No lo es especialmente, solo la punta del iceberg, lo que más se visibiliza por la TV , varios libros sobre el tema y una presencia quizá más acusada en revistas; pero es análoga la pasión que me inspiran el teatro, la música, la danza y en general todas las artes, especialmente la literatura ; en este incluso siendo juez y parte: como analista y escritor de mis propias ficciones.   

¿Cuándo empezó ese interés?

Un buen día (y ya bastante lejano, en la adolescencia imagina) me di cuenta de que me gustaba analizar las películas, rumiaba literalmente lo que veía y después pensaba en lo que me agradaba y lo que no de lo visto;  ignoraba aun que todo aquello podía organizarse racionalmente en forma de escritura (porque ya hacía poesía) y exponerlo públicamente. Un buen día me encontré en el periódico de mi Pinar del Río natal una crónica de mi primer maestro, José Alberto Lezcano, quien incluso al final de su reseña calificaba la película: buena, excelente, mediocre, mala, obra maestra --que eran muy pocas, las que recibían esta máxima distinción, imaginarás-- y ahí nació todo: ¡así que se puede decir todo esto en público, hasta hablar mal de lo que uno ve!...Comencé esgrafiando mis consideraciones en unas libretas que imitaban las planas de la prensa; volvía loco a mis abuelos y amigos que eran mis resignados, primeros lectores; al llegar a la Habana con 18 años contacté con periódicos y revistas y se inició mi vida profesional como crítico, aunque no fue de cine en un principio, sino de otras pasiones , como he mencionado.

¿Cuál fue la primera película que viste? ¿Dónde?

Oye querida, no tientes la memoria que por mucho que la estire… jajaja. La primera primera no la recuerdo; sí que en casa había un proyector de 16 mms y poníamos hasta el cansancio, con mis primos y abuelos lo poco que teníamos en ese formato; algunos dibujos animados y fragmentos de documentales; ahora fuera de ese recinto doméstico, iba mucho al cine Milanés que entonces lo era también (hoy solo teatro) y allí vi mucho cine chino, con unos melodramas que me hacían llorar; entre las iniciales sí tengo muy nítida La última noche del Titanic , que me sigue impresionando hoy y considero una obra maestra.

¿Y cual la primera que comentaste?

Uff ni idea tampoco, sí se, y siguen de testigos por ahí en alguna gaveta, esas libretas de las que te hablaba, ya amarillas figúrate. Pero la primera crítica que se publicó, muchos años después, creo que fue en El Caimán Barbudo una sobre Elpidio Valdés, el largometraje de mi cuasi homónimo y admirado (por cierto, no familia, como muchos creen) Juan Padrón.

¿Cómo y cuando nació De nuestra América?

Coincidieron una etapa breve (apenas dos años) como profesor de esa asignatura, que también incluía cine español, en la EICTV, fue en 1999-2000, y la solicitud del Departamento cinematográfico de la TV respecto a presentar un proyecto de espacio dedicado a promover y analizar el cine de esta región, hasta entonces casi invisible en nuestros medios. 

¿Celebras este aniversario cerrado? ¿Cómo?

La celebración de estos veinte años servirá para reciclar algunas de las mejores películas que hemos ido exhibiendo a lo largo de este tiempo, clásicos del cine en la región  junto a otras también muy notables aunque sean más recientes. También fue entregado al sello Envivo, del ICRT, un libro que recoge la historia del espacio y una selección de guiones de programas trasmitidos durante estas dos décadas.

¿Qué piensas trasmitir en septiembre y los meses por venir?

De los meses por venir no te puedo dar detalles pues ni yo mismo lo sé, vamos programando a medida de que van “cayendo” títulos nuevos, con una antelación muy corta, pero sí te adelanto que retomamos la programación en septiembre con el filme argentino El amor menos pensado, sobre la crisis de pareja en la madurez , y para el segundo espacio, coincidiendo con los sucesos chilenos del 11 de setiembre, de todos conocido, programaremos casi seguramente un documental sobre el tema, pero como aun gestionamos esto no quiero adelantar demasiado.

¿Escoges  cinco de las películas que ha trasmitido y consideras importantes para el cine de Nuestra América?

Pantaleón y las visitadoras es el título más popular en la historia del espacio; se ha exhibido ocho veces y la gente lo sigue pidiendo a gritos, hay que programarlo cada cierto tiempo; se lo dije a su director, Pancho Lombardi, una vez que lo encontré en un festival fuera de Cuba y me comentó que eso ocurría en muchos países para su satisfacción. Pero Paca me haces unas preguntas que me ponen en tres y dos, jajaja, imagina todo lo que se ha trasmitido en veinte años. Cuando cumplimos diez preparamos una encuesta, los televidentes escribieron enviando sus 10 títulos preferidos y esos se reponían el último miércoles de cada mes; para satisfacción nuestra eran todas muy buenas obras –pues como imaginas no siempre lo que se pone puede ser excelente-, te voy a ofrecer esos resultados ampliando un poco tu solicitud, doblando el número, pero si hoy se hiciera de seguro habría otras, aunque por  supuesto, Pantaleón…seguiría en la cima.  

Diez ganadores.

Cuando DNA cumplió su primera década, 2009, lanzamos una encuesta sobre los 10 filmes preferidos por los telecinéfilos durante ese lapso. Cientos de cartas y mensajes electrónicos inundaron la redacción. Los títulos vencedores, en orden de preferencia, fueron:

10- El lado oscuro del corazón (Argentina)

9- Voces inocentes (México)

8-Sexo con amor (Chile)

7- Doce horas (Puerto Rico)

6-Nueba Yol (R.Dominicana)

5- Ciudad de Dios (Brasil)

4-Amores perros (México)

3-Macu, la mujer del policía (Venezuela)

2-Trade (Trata de seres humanos) (Estados Unidos)

1-Pantaleón y las visitadoras (Perú)

 

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar

Odalys Fuentes de Arma

Actriz dramática de la Televisión Cubana. De origen muy humilde, en su natal Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus se traslada a La Habana y se inicia en la televisión, como muchos otros artistas, al ser seleccionada como modelo en una Convocatoria para el programa realizado con motivo de la visita del cantante chileno Lucho Gatica.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.  Más de 27 personajes en series y novelas de la televisión la distinguieron con la condición de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la Vida.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.

Miriam Mier Vidal

 Actriz, fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Distinguida con la condición de Artista de Mérito por su trayectoria de más cuatro décadas en la pantalla y la radio, donde condujo el espacio *Nosotras* por más de 17 años. Protagonizó la aclamada serie de televisión *Para empezar a vivir*, en la que interpretó los personajes Lidia y Raquel, emblemas de la participación de la mujer cubana en los Órganos de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior. En 1981 recibió el Premio Internacional de Actuación otorgado en el Noveno Festival de Plovdiv de Bulgaria, con la obra teatral “Dos Padres”, escrita y dirigida por Silvano Suárez. Su personaje de La Gaviota en la obra homónima de Antón Chéjov, coprotagonizada con Frank González, le valió el premio de Actuación Femenina otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Asimismo ha recibido 17 galardones por su trabajo como actriz, entre ellos, el primer Premio de Actuación Caricatos de 1997 y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la vida.

Luis Rielo Morejón

Actor, artista de Merito de la TV y fundador del ICRT, comenzó haciendo teatro, su primera actuación significó la realización de todos sus sueños. Consiguió el cariño y el respeto del pueblo gracias a su talento, dedicación y energía en la escena artística. Es ejemplo de humildad, honestidad y autenticidad. Su participación en entregas como *El hombre de Maisinicú*, *El brigadista*, *En silencio ha tenido que ser*, *Para empezar a vivi*r, que alcanzaron un alto impacto social, lo identifican con las vivencias del pueblo cubano en los acontecimientos que han estremecido a Cuba en estos años. Con más de 44 aventuras, en las que han primado la consagración y la solidaridad, como la reciente *LCB, Lucha contra bandidos*, le hicieron merecedor del Premio ACTUAR 2010 por la obra de la vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas.

 

Frank González Díaz

Actor, artista de Mérito de la TV y fundador del Icrt, conocido como el hombre de las mil voces por su participación en diversas producciones de animación realizadas por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y en el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Se inició como aficionado en grupos de teatro y musicales hasta que en 1967 comenzó a trabajar en el Icrt como diseñador de vestuario y decorador. Paralelamente cursó estudios de actuación con excelentes profesionales del radio y la televisión. Entre los reconocimientos recibidos por su labor se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, cuatro primeros premios de actuación en los Concursos Uneac de radio, así como el Primer premio en el Primer y Tercer Concurso Nacional de Doblaje; Premio de Narración y Actuación en Festivales de la Radio; Primer Premio de Actuación en Televisión en el Concurso Caricato 1999; Premio ACTUAR por la obra de la vida en 2016 y el reconocimiento de varias generaciones de cubanos por su desempeño como Elpidio Valdés.

 

 

 

Mario Balmaseda Maurisco

Poseedor de una obra con más de cinco décadas de prolífica existencia, que comenzó como aficionado en el teatro a finales del 60, en la primera Brigada de Teatro Obrero-Campesino. Formó parte también del Grupo de Teatro Ocuje y trabajó en obras como “María Antonia”. Luego estudió dramaturgia en la entonces República Democrática Alemana. Como director del Teatro Bertolt Brecht se consolida y dirige más de una decena de obras como “Andoba” y ha sido el autor de 13 piezas. Su trayectoria en la pequeña pantalla le ha legado al público que lo sigue inolvidables caracterizaciones en series como *Aventuras de Juan Quin Quín*, *En silencio ha tenido que ser*, *Un bolero para Eduard*o, y en telenovelas como *Si me pudieras querer* y *Añorado encuentro*. Entre los múltiples galardones de los que ha sido acreedor por su fecunda carrera se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, las órdenes Juan Marinello y Alejo Carpentier, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Máscara de Oro del Teatro Nacional alemán, el Premio Nacional de Teatro cubano en el año 2006 y numerosos lauros por mejor actuación masculina, mejor puesta en escena y mejor autor dramático, conferidos en disímiles concursos nacionales e internacionales.

Félix Pérez Ortiz

Inició su carrera en el medio televisivo en su provincia natal, Santiago de Cuba en los años 60. Al mismo tiempo comenzó a escribir para la radio y la televisión y otros espectáculos artísticos. Posteriormente es seleccionado para dirigir la Escuela de Formación de Actores de la antigua provincia de Oriente. Integró a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fue nombrado responsable regional de cultura en la organización, que más tarde se convertiría en la Unión de Jóvenes Comunistas. En la década del 70 se une al trabajo de aficionados del Ministerio del Interior (Minint). En 1976 parte en misión cultural para la República Popular de Angola. A su regreso a Cuba es nombrado en Santiago de Cuba responsable de cultura del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). En el cine participó en las películas “La primera carga al machete”, “En el aire”, “Cuba en la garra del Águila”, “Habana Blues”, “Entre ciclones” y “El Benny”. Ha sido profesor de varias generaciones de actores en las especialidades de locución, narración y actuación radial. De sus actuaciones más memorables se destaca su intervención como actor y asistente de dirección en seriales como *En silencio ha tenido que ser* y *Julito el pescador*, gracias a las cuales se vincula al trabajo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la serie *La Botija* y en el Minint en sus estudios fílmicos en espacios como *Día y Noche*, *Patrulla 444* y *Tras la Huella*. Entre sus reconocimientos y distinciones se cuentan: Artista de Mérito del Icrt; Placa y Reconocimiento del Ministerio del Interior por su destacada labor artística; Reconocimiento como director de la Cruzada artística en homenaje al centenario de la muerte de José Martí; Medalla por el aniversario 40 de las FAR; Medalla Raúl Gómez García; Medalla José María Heredia; Sello Laureado por la Cultura Nacional; Distinción Gitana Tropical; Distinción Giraldilla de La Habana; Réplica del machete de Máximo Gómez y diversos Premios Caracol por sus brillantes actuaciones en varias telenovelas, seriales y festivales de la televisión y la radio cubanas.