0
0
0
s2smodern

La actriz debuta en la pequeña pantalla nacional en la teleserie Entrega

En la madurez de su carrera y de su vida, Yudexi de la Torre Mesa llega a la pantalla nacional, a través de la teleserie Entrega, para demostrar todo el talento que tiene. Lleva muchos años haciendo teatro, radio, impartiendo clases… Llegó al cine con la película Café amargo, dirigida por Rigoberto Jiménez y próximamente la veremos en la cinta Mambo Man, del anglo-iraní Mo Fini y Edesio Alejandro. Orgullo de la provincia de Granma, aunque nació en Camagüey, es dueña de una voz poderosa y también, lo saben sus amigos, de una gran sensibilidad.

¿Por qué la actuación para expresar todo lo que sentías?

—Yo siempre he dicho a mis amigos más cercanos que me cuesta mucho conceptualizar los términos en cuanto a los afectos, las necesidades espirituales, darle nombre a lo que siento. Para mí la actuación salva mis urgencias: exorcizar algún demonio, venerar, magnificar, sublimar la vida…por ahí va la cosa. Yo no soy de escuela, el universo conspiró y después de tener un bebé empecé a actuar. Comencé en el Colectivo Teatral Granma, que es el padre del teatro en esa provincia, bajo la batuta de Norberto Reyes, a quien le debo muchísimo. Él fue mi escuela. Allí estaba rodeada de excelentes actores que se habían fraguado de una manera manufacturada. También le debo mucho a Raida Alfonso, una actriz de la que he aprendido y sigo aprendiendo.

El teatro en tu formación, ¿cómo lo evalúas?

—Es el canal para caminar. Es la vía para transformar, cuestionar, regalar, atraer. La actuación es un campo sagrado: se utiliza siempre para bien. Es un todo que me estructura, me anima.

En Granma se respeta y admira tu labor…

—Yo tengo que reconocer —y lo digo con el corazón abierto— que desde mi provincia me he sentido querida. Primero fue quedar bien con todo eso que me rodea: mi grupo de teatro, el Consejo de las Artes Escénicas, los amigos… y dar lo mejor de mí. Eso permitió que se concatenaran las cosas y conocer personas como Magdalena Casatte, Jesús Rodríguez, alguien que en mi carrera fue fundamental, entre otros. Todo eso se confabula para que un día suene el teléfono y sea Osvaldo Doimeadiós proponiéndome la teleserie Entrega. Me siento bendecida: llegué a hacer cine desde mi provincia, hablando de mi tierra, del Oriente, de las lomas, de las mujeres campesinas…

¿Quiere decir esto que nunca te irías de Bayamo para seguir la carrera en otro lugar?

—Te lo digo y se me hace un nudo en la garganta: si tendría que irme de Bayamo lo haría por mis hijos. Si tuviera la facilidad de trabajar y viajar… yo me quedo en Bayamo.

Hablemos del cine y aquella película de Rigoberto Jiménez.

Café amargo fue una gran experiencia y todavía no puedo encontrar las palabras exactas. Siempre hablo de la generosidad desproporcionada de Rigoberto Jiménez; conocí a fondo la naturaleza, el otro yo de mis compañeras, algunas alumnas mías. Fue algo emocionante.

Y de este personaje en Entrega, ¿qué opinas?

—Hortensia entra entre los personajes típicos. No es el cliché de la mujer que tiene 60 años, la profesora con espejuelos todo el tiempo… Pero sí es un personaje que responde a un prototipo.

Ya grabas otra novela, ¿un personaje similar?

—En Vida de mi vida encarno a una cuentapropista, no es una mujer vulgar pero tampoco es una súper intelectual. Tengo el “regalazo” de compartir con Paula Alí, quien hace de mi madre. Ella es la actuación. En estas experiencias he aprendido que hay muchas cosas inherentes al ser humano que tributan a una mejor actuación y un buen ejemplo es Paula: su manera de hablar, su ritmo… todo tributa a que sea la organicidad personificada.

¿Qué dicen los bayameses?

—Es increíble cómo me elogian, de una manera linda y exagerada; eso es muy rico, es totalmente insustituible.

Cine, radio, televisión, la gran experiencia de ser profesora... ¿qué te falta?

—Me falta saber que no hay edad para nada, que estar vivos es estar haciendo cosas, que el artista es sinónimo de creación constante. Y me falta algo que vengo anunciando hace tiempo: hacer un monólogo donde pueda hablar de mi vida.

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar

Odalys Fuentes de Arma

Actriz dramática de la Televisión Cubana. De origen muy humilde, en su natal Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus se traslada a La Habana y se inicia en la televisión, como muchos otros artistas, al ser seleccionada como modelo en una Convocatoria para el programa realizado con motivo de la visita del cantante chileno Lucho Gatica.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.  Más de 27 personajes en series y novelas de la televisión la distinguieron con la condición de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la Vida.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.

Miriam Mier Vidal

 Actriz, fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Distinguida con la condición de Artista de Mérito por su trayectoria de más cuatro décadas en la pantalla y la radio, donde condujo el espacio *Nosotras* por más de 17 años. Protagonizó la aclamada serie de televisión *Para empezar a vivir*, en la que interpretó los personajes Lidia y Raquel, emblemas de la participación de la mujer cubana en los Órganos de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior. En 1981 recibió el Premio Internacional de Actuación otorgado en el Noveno Festival de Plovdiv de Bulgaria, con la obra teatral “Dos Padres”, escrita y dirigida por Silvano Suárez. Su personaje de La Gaviota en la obra homónima de Antón Chéjov, coprotagonizada con Frank González, le valió el premio de Actuación Femenina otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Asimismo ha recibido 17 galardones por su trabajo como actriz, entre ellos, el primer Premio de Actuación Caricatos de 1997 y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la vida.

Luis Rielo Morejón

Actor, artista de Merito de la TV y fundador del ICRT, comenzó haciendo teatro, su primera actuación significó la realización de todos sus sueños. Consiguió el cariño y el respeto del pueblo gracias a su talento, dedicación y energía en la escena artística. Es ejemplo de humildad, honestidad y autenticidad. Su participación en entregas como *El hombre de Maisinicú*, *El brigadista*, *En silencio ha tenido que ser*, *Para empezar a vivi*r, que alcanzaron un alto impacto social, lo identifican con las vivencias del pueblo cubano en los acontecimientos que han estremecido a Cuba en estos años. Con más de 44 aventuras, en las que han primado la consagración y la solidaridad, como la reciente *LCB, Lucha contra bandidos*, le hicieron merecedor del Premio ACTUAR 2010 por la obra de la vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas.

 

Frank González Díaz

Actor, artista de Mérito de la TV y fundador del Icrt, conocido como el hombre de las mil voces por su participación en diversas producciones de animación realizadas por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y en el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Se inició como aficionado en grupos de teatro y musicales hasta que en 1967 comenzó a trabajar en el Icrt como diseñador de vestuario y decorador. Paralelamente cursó estudios de actuación con excelentes profesionales del radio y la televisión. Entre los reconocimientos recibidos por su labor se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, cuatro primeros premios de actuación en los Concursos Uneac de radio, así como el Primer premio en el Primer y Tercer Concurso Nacional de Doblaje; Premio de Narración y Actuación en Festivales de la Radio; Primer Premio de Actuación en Televisión en el Concurso Caricato 1999; Premio ACTUAR por la obra de la vida en 2016 y el reconocimiento de varias generaciones de cubanos por su desempeño como Elpidio Valdés.

 

 

 

Mario Balmaseda Maurisco

Poseedor de una obra con más de cinco décadas de prolífica existencia, que comenzó como aficionado en el teatro a finales del 60, en la primera Brigada de Teatro Obrero-Campesino. Formó parte también del Grupo de Teatro Ocuje y trabajó en obras como “María Antonia”. Luego estudió dramaturgia en la entonces República Democrática Alemana. Como director del Teatro Bertolt Brecht se consolida y dirige más de una decena de obras como “Andoba” y ha sido el autor de 13 piezas. Su trayectoria en la pequeña pantalla le ha legado al público que lo sigue inolvidables caracterizaciones en series como *Aventuras de Juan Quin Quín*, *En silencio ha tenido que ser*, *Un bolero para Eduard*o, y en telenovelas como *Si me pudieras querer* y *Añorado encuentro*. Entre los múltiples galardones de los que ha sido acreedor por su fecunda carrera se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, las órdenes Juan Marinello y Alejo Carpentier, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Máscara de Oro del Teatro Nacional alemán, el Premio Nacional de Teatro cubano en el año 2006 y numerosos lauros por mejor actuación masculina, mejor puesta en escena y mejor autor dramático, conferidos en disímiles concursos nacionales e internacionales.

Félix Pérez Ortiz

Inició su carrera en el medio televisivo en su provincia natal, Santiago de Cuba en los años 60. Al mismo tiempo comenzó a escribir para la radio y la televisión y otros espectáculos artísticos. Posteriormente es seleccionado para dirigir la Escuela de Formación de Actores de la antigua provincia de Oriente. Integró a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fue nombrado responsable regional de cultura en la organización, que más tarde se convertiría en la Unión de Jóvenes Comunistas. En la década del 70 se une al trabajo de aficionados del Ministerio del Interior (Minint). En 1976 parte en misión cultural para la República Popular de Angola. A su regreso a Cuba es nombrado en Santiago de Cuba responsable de cultura del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). En el cine participó en las películas “La primera carga al machete”, “En el aire”, “Cuba en la garra del Águila”, “Habana Blues”, “Entre ciclones” y “El Benny”. Ha sido profesor de varias generaciones de actores en las especialidades de locución, narración y actuación radial. De sus actuaciones más memorables se destaca su intervención como actor y asistente de dirección en seriales como *En silencio ha tenido que ser* y *Julito el pescador*, gracias a las cuales se vincula al trabajo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la serie *La Botija* y en el Minint en sus estudios fílmicos en espacios como *Día y Noche*, *Patrulla 444* y *Tras la Huella*. Entre sus reconocimientos y distinciones se cuentan: Artista de Mérito del Icrt; Placa y Reconocimiento del Ministerio del Interior por su destacada labor artística; Reconocimiento como director de la Cruzada artística en homenaje al centenario de la muerte de José Martí; Medalla por el aniversario 40 de las FAR; Medalla Raúl Gómez García; Medalla José María Heredia; Sello Laureado por la Cultura Nacional; Distinción Gitana Tropical; Distinción Giraldilla de La Habana; Réplica del machete de Máximo Gómez y diversos Premios Caracol por sus brillantes actuaciones en varias telenovelas, seriales y festivales de la televisión y la radio cubanas.