0
0
0
s2smodern

Una vez más confieso que no creo en los premios. Otorgarlos o no depende de un jurado, formado por seres humanos que se pueden equivocar (intencionalmente o no). Por primera vez que escribo de un premio Caricato. Y lo hago porque no hay texto que se escriba de la telenovela Entrega que no se alabe el desempeño actoral de todo el elenco, especialmente el de Keny Cobos, la sorda Beatriz y de Ray Cruz, el profe Manuel.

La primera mereció el premio Caricato en actuación femenina en la televisión, el segundo no ¿?. Y bueno les invito a calificar el espacio televisivo en ¿Cuál es su opinión de la telenovela Entrega?                               

Ahora les recuerdo como Keny se convirtió en Bety:

-Cuándo te propusieron hacer una sorda en entrega, ¿lo pensaste?

— Bueno Luberta me conoce como actriz hace varios años ya, fue uno de los primeros directores que me dio la oportunidad de trabajar en televisión, me siento muy cómoda con él y creo que nos entendemos bien porque ambos hemos repetido ya muchas veces y Beatriz no fue la excepción por suerte para mí.

Luber (Albertico) me llamó en marzo del año pasado (2018), me explicó sobre la novela, que me quería en ella pero me tenía una propuesta complicada porque el personaje sufría una discapacidad, era sorda y debido a eso me tenía que hacer casting incluso con dos sordos y una intérprete presentes como asesores, pues buscaban en la actriz cualidades específicas que después se pudieran explotar más. Me sugirió que fuera estudiando e investigando por mi cuenta.

Yo fui a una escuela de sordos y pedí el contacto de alguna muchacha que se asemejara a las cualidades del personaje para que me ayudara. Pero tuve un viaje al extranjero que me interrumpió el proceso y no pude presentarme al primer casting, llegué directo al segundo donde ya habían hecho un recorte de las chicas creo que quedábamos cinco.

Dos días antes, Luber me entregó las dos escenas del casting y aunque yo me presentaría por primera vez, me sentía en desventaja con respecto a las otras chicas y estaba muriéndome de nervios, me lancé porque me enamoreeeeé de Beatriz desde que leí esas dos únicas escenas, recuerdo que yo ni sabía que era un protagónico y tampoco me importaba si era pequeño o grande: yo solo quería hacerlo. Realmente no lo pensé, solo me dediqué a estudiar. Y así me enfrenté a una especie de jurado conformado por Luberta como Director, Loysis de Codirectora y Doimeadiós en la Dirección de Actores, más los dos sordos, Aime y Guillermo, y Eilin la intérprete que nos ayudó.

-¿Cuéntame cómo te preparaste?

— Lo primero que hice fue pedirle ayuda a una de mis directoras y gran amiga, Maritza Dechapelle. Ella me recomendó una escuela de sordos, allí me presenté y pedí que me contactaran con alguna muchacha sorda pero que fuera parlante y conocí a Tamara quien fue mi salvación. Ella por casualidad vivía relativamente cerca de mi casa y se puso a mi disposición a tiempo completo, a ella le debo mucho. Mi Bety partió desde su inspiración, fue mi musa.

Me acogió en su casa y en su familia los siete días de la semana durante casi seis meses sumando la etapa de pre e incluso el rodaje. Entre ella y yo solitas, sin intérpretes de por medio entendiéndonos a medias, conformamos las escenas para el casting y ya después 50 capítulos de la novela. Recuerdo que leíamos juntas y quitábamos o adaptábamos palabras de mis diálogos para que a ella le fuera entendible la situación de las escenas, después yo la filmaba con mi móvil muy despacio haciendo el lenguaje de señas.

También me llenó de folletos con vocabulario y fotos con los gestos y sentimientos, el alfabeto y palabras esenciales de la vida cotidiana para que fuera incorporando vocabulario. Ya durante la pre nos ponen los asesores que habían participado como jurado Aime y Guillermo, con la intérprete Eilin y entre todos, incluso el elenco de actores que interactúa con mi personaje y los tres directivos por supuesto, comenzamos a readaptar mis diálogos en la búsqueda por encontrar un camino entendible para el televidente no sordo y para la comunidad sorda pues Bety tenía muchas palabras o frases hechas en sus parlamentos que los mismos sordos no entendían.

Fue difícil para ellos interpretar el guion e incluso leerlo, pues no tienen ese hábito. Y yo usé el mismo método, grabar con mi móvil cada cambio del texto con el lenguaje de señas. Practiqué mucho la  fluidez del movimiento, ellos me exigían que eliminara la rigidez, si movía un poco más el dedo significaba otra cosa, enfatizaban mucho en mi gestualidad facial y en que mi vista debía estar dirigida siempre hacia la boca, etc.

-¿Qué te resultó más difícil?

— Difícil fue todo, yo perdí literalmente el sueño, Bety estuvo muy alejada de ser un paseo por el Prado. Desde practicar hasta el cansancio muscular de mis brazos, la fluidez de pasar de un gesto a otro conformando el párrafo de un diálogo o una oración. Memorizar además del texto, el gesto de cada palabra de ese mismo texto, emocionándome a la vez y siendo creíble en el conflicto de la escena. Además de buscar la colocación de la voz y tener que controlarla en escenas de llanto. De todas las dificultades la que más me preocupó siempre fue la voz, incluso después de estrenada la novela ha sido mi mayor desvelo. Porque resultó un debate fuerte durante los exhaustos ensayos, por lo desagradable que temíamos que pudiera resultar.

Yo tenía pánico sacar la voz y fue lo que más tardó en salirme y sentirme cómoda, Aime la muchacha sorda que nos asesoraba fue mi último referente porque ella no era parlante, casi no emitía sonidos en público y de eso me agarré llegamos a tener mucha confianza y yo en mis grabaciones además de fijarme en sus gestos también imitaba su voz y su pronunciación, pues hay letras que omiten por no tener la referencia auditiva no saben pronunciarla.

A inicios del rodaje por ejemplo en las primeras escenas Doime me decía, estás muy ronca o muy aguda, o muy grave, sacaste mucho la voz, pronunciaste mucho la palabra vamos a repetir. En general fue un proceso creativo en el que todos fuimos aprendiendo con la marcha incluso rodando ya, porque Bety en un inicio iba a ser parlante como recurso para que el televidente entendiera los diálogos y después descubrimos que no podía ser. Al final con el transcurso de los largos ensayos como bien decía Luber, para mi Beatriz ya no resulta una preocupación.

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas

Código de seguridad
Refescar

Odalys Fuentes de Arma

Actriz dramática de la Televisión Cubana. De origen muy humilde, en su natal Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus se traslada a La Habana y se inicia en la televisión, como muchos otros artistas, al ser seleccionada como modelo en una Convocatoria para el programa realizado con motivo de la visita del cantante chileno Lucho Gatica.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.  Más de 27 personajes en series y novelas de la televisión la distinguieron con la condición de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la Vida.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.

Miriam Mier Vidal

 Actriz, fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Distinguida con la condición de Artista de Mérito por su trayectoria de más cuatro décadas en la pantalla y la radio, donde condujo el espacio *Nosotras* por más de 17 años. Protagonizó la aclamada serie de televisión *Para empezar a vivir*, en la que interpretó los personajes Lidia y Raquel, emblemas de la participación de la mujer cubana en los Órganos de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior. En 1981 recibió el Premio Internacional de Actuación otorgado en el Noveno Festival de Plovdiv de Bulgaria, con la obra teatral “Dos Padres”, escrita y dirigida por Silvano Suárez. Su personaje de La Gaviota en la obra homónima de Antón Chéjov, coprotagonizada con Frank González, le valió el premio de Actuación Femenina otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Asimismo ha recibido 17 galardones por su trabajo como actriz, entre ellos, el primer Premio de Actuación Caricatos de 1997 y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la vida.

Luis Rielo Morejón

Actor, artista de Merito de la TV y fundador del ICRT, comenzó haciendo teatro, su primera actuación significó la realización de todos sus sueños. Consiguió el cariño y el respeto del pueblo gracias a su talento, dedicación y energía en la escena artística. Es ejemplo de humildad, honestidad y autenticidad. Su participación en entregas como *El hombre de Maisinicú*, *El brigadista*, *En silencio ha tenido que ser*, *Para empezar a vivi*r, que alcanzaron un alto impacto social, lo identifican con las vivencias del pueblo cubano en los acontecimientos que han estremecido a Cuba en estos años. Con más de 44 aventuras, en las que han primado la consagración y la solidaridad, como la reciente *LCB, Lucha contra bandidos*, le hicieron merecedor del Premio ACTUAR 2010 por la obra de la vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas.

 

Frank González Díaz

Actor, artista de Mérito de la TV y fundador del Icrt, conocido como el hombre de las mil voces por su participación en diversas producciones de animación realizadas por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y en el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Se inició como aficionado en grupos de teatro y musicales hasta que en 1967 comenzó a trabajar en el Icrt como diseñador de vestuario y decorador. Paralelamente cursó estudios de actuación con excelentes profesionales del radio y la televisión. Entre los reconocimientos recibidos por su labor se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, cuatro primeros premios de actuación en los Concursos Uneac de radio, así como el Primer premio en el Primer y Tercer Concurso Nacional de Doblaje; Premio de Narración y Actuación en Festivales de la Radio; Primer Premio de Actuación en Televisión en el Concurso Caricato 1999; Premio ACTUAR por la obra de la vida en 2016 y el reconocimiento de varias generaciones de cubanos por su desempeño como Elpidio Valdés.

 

 

 

Mario Balmaseda Maurisco

Poseedor de una obra con más de cinco décadas de prolífica existencia, que comenzó como aficionado en el teatro a finales del 60, en la primera Brigada de Teatro Obrero-Campesino. Formó parte también del Grupo de Teatro Ocuje y trabajó en obras como “María Antonia”. Luego estudió dramaturgia en la entonces República Democrática Alemana. Como director del Teatro Bertolt Brecht se consolida y dirige más de una decena de obras como “Andoba” y ha sido el autor de 13 piezas. Su trayectoria en la pequeña pantalla le ha legado al público que lo sigue inolvidables caracterizaciones en series como *Aventuras de Juan Quin Quín*, *En silencio ha tenido que ser*, *Un bolero para Eduard*o, y en telenovelas como *Si me pudieras querer* y *Añorado encuentro*. Entre los múltiples galardones de los que ha sido acreedor por su fecunda carrera se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, las órdenes Juan Marinello y Alejo Carpentier, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Máscara de Oro del Teatro Nacional alemán, el Premio Nacional de Teatro cubano en el año 2006 y numerosos lauros por mejor actuación masculina, mejor puesta en escena y mejor autor dramático, conferidos en disímiles concursos nacionales e internacionales.

Félix Pérez Ortiz

Inició su carrera en el medio televisivo en su provincia natal, Santiago de Cuba en los años 60. Al mismo tiempo comenzó a escribir para la radio y la televisión y otros espectáculos artísticos. Posteriormente es seleccionado para dirigir la Escuela de Formación de Actores de la antigua provincia de Oriente. Integró a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fue nombrado responsable regional de cultura en la organización, que más tarde se convertiría en la Unión de Jóvenes Comunistas. En la década del 70 se une al trabajo de aficionados del Ministerio del Interior (Minint). En 1976 parte en misión cultural para la República Popular de Angola. A su regreso a Cuba es nombrado en Santiago de Cuba responsable de cultura del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). En el cine participó en las películas “La primera carga al machete”, “En el aire”, “Cuba en la garra del Águila”, “Habana Blues”, “Entre ciclones” y “El Benny”. Ha sido profesor de varias generaciones de actores en las especialidades de locución, narración y actuación radial. De sus actuaciones más memorables se destaca su intervención como actor y asistente de dirección en seriales como *En silencio ha tenido que ser* y *Julito el pescador*, gracias a las cuales se vincula al trabajo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la serie *La Botija* y en el Minint en sus estudios fílmicos en espacios como *Día y Noche*, *Patrulla 444* y *Tras la Huella*. Entre sus reconocimientos y distinciones se cuentan: Artista de Mérito del Icrt; Placa y Reconocimiento del Ministerio del Interior por su destacada labor artística; Reconocimiento como director de la Cruzada artística en homenaje al centenario de la muerte de José Martí; Medalla por el aniversario 40 de las FAR; Medalla Raúl Gómez García; Medalla José María Heredia; Sello Laureado por la Cultura Nacional; Distinción Gitana Tropical; Distinción Giraldilla de La Habana; Réplica del machete de Máximo Gómez y diversos Premios Caracol por sus brillantes actuaciones en varias telenovelas, seriales y festivales de la televisión y la radio cubanas.