0
0
0
s2sdefault

Las vivencias de sus años dedicados a esa apasionante labor artística se exponen en los libros Por esos caminos de la guerra y Lente con pólvora, presentados por la Editorial En Vivo durante la 29 Feria Internacional del Libro en La Habana

El espíritu aventurero, jocoso y perseverante de Eduardo de la Torre estuvo presente, a pesar de su ausencia física, en el emotivo encuentro entre los lectores y la obra de este fallecido realizador audiovisual durante las presentaciones de los títulos Por esos caminos de la guerra y Lente con pólvora, con el sello Ediciones En Vivo.

En el recinto ferial Morro-Cabaña, el pasado 14 de febrero, Norma Gálvez Periut, directora de la Editorial En Vivo, el coronel Norberto Santisteban, director de la editorial Verde Olivo, y Luisa Herrera Martínez, editora de los mencionados títulos, se refirieron a la importancia de estas obras para los periodistas, sobre todo para las generaciones más jóvenes.

Entre historias y anécdotas sobre el destacado realizador Eduardo de la Torre, transcurrió la promoción de estos libros que recogen sus vivencias como corresponsal de guerra. La motivación del autor se aprecia en las siguientes palabras: “Si esta recopilación de experiencias —mías y de otros colegas— leídas, copiadas a veces a la letra, fuese, como quisiera, una herramienta imprescindible para mis alumnos, periodistas o video-cineastas sobre la materia que versa y de la cual hay muy poco publicado o de forma dispersa, no me envanecería, ya que no he hecho sino sumar a mis experiencias y conocimientos lo más importante de múltiples manuales, artículos y tratados, que considero lo mejor que hasta ahora se haya escrito (…). Espero que estos consejos le sirvan para futuras asignaciones o coberturas en entornos hostiles, aunque le deseo que no sea en una guerra. Sígame, todavía hay mucho que ver y aprender”1.

0
0
0
s2sdefault

Guzmán 2019: conceptos y preguntas

¿Qué pasó con lo que parecía iba a ser un homenaje al Benny en su centenario? ¿Dónde están la Orquesta, el Coro y el Ballet de la tv Cubana? ¿Acaso este no era un momento para potenciar esas instituciones propias del ICRT?

Una versión carioca de Profecía, una de las canciones representativas de la cosecha autoral de Adolfo Guzmán, abrió el segundo programa del concurso que honra con su nombre al entrañable compositor cubano.

La anfitriona Luna Manzanares paseó dignamente por la línea melódica al margen de la sobreabundancia rítmica y visual. Quien desee saber de qué va en realidad Profecía, puede hallarla en el disco Libre de pecado, en la voz de Beatriz Márquez a dúo con su hija Evelyn, arropada por el buen gusto, muy actual, para nada nostálgico, de Jorge Aragón.

0
0
0
s2sdefault

 El documental, el video clip y otros temas del audiovisual es uno de los textos del sello Ediciones En Vivo presentados en la Feria Internacional del Libro, Cuba 2020

La sala Che Guevara del Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt) fue escenario de la presentación, este 7 de febrero, del volumen El documental, el video clip y otros temas del audiovisual, del reportero y realizador Freddy Moros, con prólogo del profesor universitario y periodista Armando Morales Blanco.

Sobre el texto, publicado por el sello Ediciones En Vivo, del Icrt, comentó a la prensa su autor que es el resultado de varios años de investigación y en él se abordan temas teóricos, muchas veces sustentados por la práctica, sobre el documental y el video clip.

“A mí me parece que el libro ayuda, desde el punto de visto metodológico, a organizar el trabajo para realizar ambas expresiones audiovisuales. Uno de los objetivos fundamentales es que sirva de herramienta de trabajo, principalmente a los jóvenes. El problema no es coger una cámara, salir a la calle y ponerse a filmar, colocar imágenes por el medio, con un locutor y un poco de música y ya está listo”, dijo.

0
0
0
s2sdefault

 El Concurso Adolfo Guzmán constituyó un espacio privilegiado dentro de la historia de la televisión y la música cubanas. La realización de este certamen permitió la presentación de los principales intérpretes de nuestra música, la creación de un espacio de intercambio y de enriquecimiento de nuestro patrimonio sonoro, en tanto varios compositores concebían obras para cada una de sus ediciones.

La nueva edición del Guzmán, este 2019, permite que se recupere un concurso que dignificó la música cubana, estimuló la creación musical y el quehacer de los intérpretes en aras de defender cada obra con la dosis de emoción y de talento que amerita. Esta producción de RTV Comercial ha sido aplaudida por muchos, debido a que el Guzmán forma parte de la memoria musical de la Isla. Sin embargo, otros especialistas han declarado que la nueva entrega no sigue la tradición legada por la historia del espacio. Más allá de colocarme en una posición frente a este debate, pues en ambos casos se tiene parte de razón, quiero detenerme en su realización como espacio televisivo.

Entre una propuesta y la otra se perciben cambios sustanciales en la forma de mostrar el contenido musical: ese ha sido el punto inicial de la confrontación en torno al espacio. Resulta una polémica muy interesante teniendo en cuenta que son pocos los programas que generan un estado de opinión de manera tan rápida, efectiva y, en algunos casos, espontánea.