Reseña sobre un espacio que puso en pantalla importantes obras literarias

El primer espacio habitual de las telenovelas cubanas lo difundió el Canal 6 -CMQ TV desde octubre de 1952, cuando Mario Barral López1 estrenó  cinco  obras suyas en La novela en televisión. Tras su culminación, seis meses después, el  género se expandió en múltiples modalidades por el resto de las televisoras habaneras.   

Muchos aseguran que Grandes Novelas2 comenzó en el servicio público cubano durante los años sesenta pasados, con aquellas inolvidables adaptaciones famosas de novelas literarias a cargo de Roberto Garriga; pero en realidad comenzó en enero de 1955, en el Canal 4 -entonces Televisión Nacional- donde se mantuvo por un bienio.

Su realización estuvo a cargo de destacados creadores:
Guion  y dirección artística: Antonio Losada. (España)
Dirección técnica:3 Alberto Vilar, destacado por su fino sentido del humor y su dirección relevante.
Dirección fílmica en exteriores: Justo Rodríguez Santos, de la agencia OTPLA.4
Patrocinadores: Banco TRUST CO. OF CUBA.

 Breve reseña de la historia y significación cultural del Coro, el Ballet y la Orquesta del Icrt

La parrilla habitual de la programación televisiva combina los proyectos habituales de diversos géneros y formatos emitidos en disímiles frecuencias semanales y los llamados programas especiales de múltiples temáticas y objetivos.

 Grandes retos impuso el modelo de servicio público en el acceso y usos de tecnologías, la reconversión de contenidos y formatos, la preparación de capital artístico y técnico

La descontextualización histórica, la visión economicista o la excesiva modestia en el análisis de la historia de la radiodifusión cubana, han limitado la  valoración de las reales dimensiones de esta importante zona de nuestro patrimonio cultural, comunicativo y simbólico, además de afianzar una visión reduccionista que refuerza el desconocimiento de sucesos y aportes transcendentes en nuestro devenir social.

 A partir de un discurso organizacional y la práctica de la responsabilidad entre los asociados

La Asociación Nacional de Productores de Televisión de Cuba tuvo como fines la unión de todos los productores de televisión de la República para la defensa de sus intereses mediante la cooperación mutua y el desarrollo de toda actividad que tuviera como propósito el mejoramiento cultural y enaltecimiento de las labores propias de los productores de televisión y de otras aristas que contemplaran la superación y el progreso de los asociados y de la nación.

La organización tenía domicilio social, para sus efectos legales, en Lealtad número 618, en La Habana. El acta de constitución está fechada el 1 de octubre de 1953, con un período de gobierno de un año.