0
0
0
s2smodern

A 40 años de creado, el Centro de Operaciones Internacionales del Instituto Cubano de Radio y Televisión mantiene su misión de llevar los acontecimientos políticos, culturales y deportivos más importantes del mundo a cada uno de los hogares de la Isla.

“En la década de los setenta necesitábamos de ocho a once monitores convencionales para poder visualizar las distintas señales recibidas. Hoy, en solo cuatro televisores LED podemos observar más de 40 imágenes satelitales al mismo tiempo. Los equipos modernos nos permiten fragmentar la pantalla en varios cuadrantes”, explica el ingeniero cubano Mario Chao, actual director del Centro de Operaciones Internacionales (COI).

Con el mérito de haber contribuido al nacimiento del canal Cubavisión Internacional, el COI vela porque las imágenes satelitales lleguen con la óptima calidad a cada uno de los hogares del país. Para Mario Chao, desde la propia producción del material televisivo, deben ser tenidos en cuenta determinados parámetros.

“Desde su propia concepción la imagen televisiva debe cumplir con ciertos estándares antes de ser transmitida. El ajuste de las cámaras, el ángulo de captura y hasta la iluminación de la locación son factores decisivos. Cada vez que vamos a tener una recepción o transmisión enviamos un patrón con las normas establecidas, pues es molesto ver un material con saltos, ausencias o interrupciones. La señal debe tener un nivel exacto, el cual no puede ser muy elevado o bajo”, acota el director del COI.

Con un parque de antenas que le permite recibir señales desde las estaciones terrenas de Jaruco y Cojímar, el Centro de Operaciones Internacionales del Icrt ha sido testigo del incremento del número de satélites en el mundo. Según Sofía Ulianova, la televisión satelital puede ser muy costosa. “Si bien en los comienzos del COI solo existía Intersputnik y Telstar, hoy contamos con muchos satélites en el planeta. Sin embargo, no todos tienen altos niveles de calidad. Por ejemplo, aquellos que se encuentran en la banda Ku son muy débiles. La presencia de lluvia o tormenta puede tumbar rápidamente la señal emitida por los mismos. Mientras tanto, los insertos en la banda C son más fuertes y, por supuesto, más costosos”, apunta Ulianova.

Encargado de que la imagen llegue como una hermosa postal o fotografía, el COI negocia con antelación la señal que recibirá Cuba durante el desarrollo de un evento político, cultural o deportivo. Aclara Sofía Ulianova que la pisada o mancha del satélite sobre el territorio nacional es uno de los elementos más importantes a la hora de coordinar una recepción.

“Siempre nos ponemos en contacto con una de las televisoras del país anfitrión del evento. Con anterioridad buscamos datos sobre el medio televisivo, tales como si pertenece a un canal privado o público, así como si transmitirá a tiempo completo o parcial el acontecimiento. En la negociación debemos saber en qué medida un satélite determinado cubre o no a la Isla, para así seleccionar los telepuertos más idóneos y conducir la señal televisiva hacia tierra cubana”, señala Ulianova.

El COI en la era de Internet

Mientras que hace algunos años atrás la televisión era distribuida por cable, satélite o sistemas terrestres, hoy la imagen encuentra en Internet un espacio para llegar a múltiples públicos. Con la posibilidad de ser visto en un ordenador o en la pequeña pantalla de un móvil, el material televisivo en la red de redes aparece cada vez más personalizado a los gustos de los internautas. Con una oferta a la carta de documentales, películas y series de los más diversos temas, la plataforma Netflix es uno de los exponentes más exitosos de la nueva era televisiva.

En medio de este contexto, el Centro de Operaciones Internacionales no ha dado la espalda a las bondades de Internet a la hora de acceder a una imagen televisiva en particular. Según Addel Rodríguez, encargado de la informática en el COI, los materiales tomados del ciberespacio son aquellos trasmitidos en streaming o tiempo real.

“Las imágenes que extraemos de Internet tienen la característica de transcurrir en tiempo real o en vivo. Configuramos nuestras máquinas para grabar el material televisivo y luego lo distribuimos para su futura transmisión en diversos programas. Si bien en el ciberespacio existen contenidos de bajo costo de producción, hay otros de muy elevada calidad”, apunta Rodríguez.

Con repositorios como Youtube y Vimeo, la televisión online ha cambiado determinadas prácticas no solo en la concepción, sino también en la distribución de las imágenes en el mundo. Sin embargo, para Addel Rodríguez el COI siempre va a necesitar del ingenio del hombre. “Con el desarrollo de la tecnología puede ser que un día el centro necesite los esfuerzos de un solo trabajador para seguir adelante con su misión. Pero, no creo que el avance tecnológico pueda prescindir en un futuro de la destreza de un ingeniero o técnico. La mano del hombre siempre será importante para guiar un dispositivo o equipo”, acota Rodríguez.

Testigo del cambio constante de una tecnología por otra, el Centro de Operaciones Internacionales del Icrt ha permitido, desde los tiempos de los teletipos hasta la era de Internet, que millones de cubanos vivan de cerca el arte de la imagen y el sonido.

 

0
0
0
s2smodern

Acerca de las transmisiones de filmes norteamericanos doblados al español en Cuba y otros países del continente americano

Las alianzas entre las artes escénicas, la información, el periodismo, la comunicación comercial, el teatro, el cabaret, la publicidad y la filmografía tuvieron sus primeros hitos nacionales en la medianía de los años treinta pasados1. La radiodifusión devino la columna vertebral de esta sinergia   intersectorial que imbricaba a diversos actores, agentes, soportes y actividades con creadores, intérpretes, técnicos, especialistas y ejecutivos, quienes compartían tecnologías, producciones, contenidos simbólicos, figuras, proyectos y prácticas comunicativas, mercantiles y culturales.

En octubre de 1950, el Canal 4 (Unión Radio TV) inauguró su programación ininterrumpida con escasos foros. Para suplir esta carencia, realizó espectáculos en cine-teatros y acudió a los controles remotos en exteriores2. La mayoría de las imágenes insertadas3 en su realización-difusión en tiempo real –aún no existían las cintas magnéticas o video tape– provenía de cámaras cinematográficas de diverso metraje.

0
0
0
s2smodern

 Más de medio siglo, ha transcurrido, desde que surgió Tele Rebelde, al servicio del pueblo en Santiago de cuba, 2l 22 de julio de 1968. La región oriental del país, podía así mostrar su realidad.

La huella es tan profunda, que aunque el 16 de abril de 1986, se convierte en el primer telecentro de Cuba, con el nombre de “Tele Turquino”, aún para muchos, tras esos muros del Moncada, se emite la señal de Tele Rebelde, el primer canal de televisión creado tras el triunfo de la Revolución, fuera de la capital.

Durante la transmisión, desde las seis de la tarde y hasta la media noche, el canal proponía noticias, deporte, música y una emblemática programación dramática: aventuras, cuentos, teatros, históricos, terror y novelas.

0
0
0
s2smodern

El nombre de este actor está de tal manera vinculado con el desarrollo del cine en Cuba que no se puede escribir la historia del séptimo arte insular sin mencionarle

En cierta ocasión, caminando una de esas tardes veraniegas en que el calor se hace insoportable por las costas de mi pueblo adoptivo, Cojímar, descubrí a un personaje que atrajo mi atención por el sobrenombre que otro vecino empleó para saludarlo: «Cepillo».

Se trataba de un hombre de mediana estatura, blanco, achinado y que cubría su cabeza con una boina verde olivo de evidente sobre uso y que apenas resguardaba una maraña de pelos canosos. Al pasar por su lado sentí la hidalguía y ternura de la ojeada que me regaló. Un poco más adelante detuve mis pasos, me volví y lo vi alejarse lentamente con las manos recogidas en la espalda y la mirada perdida entre las olas que rompían sobre el diente de perro. Me invadió en ese momento una cierta frustración producto, tal vez, de mis reminiscencias guajiras, pues hubiera deseado estrechar su mano, quizá abrazarlo y justo ahí expresarle toda la admiración que he sentido siempre por su talento y cubanía.

Odalys Fuentes de Arma

Actriz dramática de la Televisión Cubana. De origen muy humilde, en su natal Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus se traslada a La Habana y se inicia en la televisión, como muchos otros artistas, al ser seleccionada como modelo en una Convocatoria para el programa realizado con motivo de la visita del cantante chileno Lucho Gatica.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.  Más de 27 personajes en series y novelas de la televisión la distinguieron con la condición de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la Vida.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.

Miriam Mier Vidal

 Actriz, fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Distinguida con la condición de Artista de Mérito por su trayectoria de más cuatro décadas en la pantalla y la radio, donde condujo el espacio *Nosotras* por más de 17 años. Protagonizó la aclamada serie de televisión *Para empezar a vivir*, en la que interpretó los personajes Lidia y Raquel, emblemas de la participación de la mujer cubana en los Órganos de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior. En 1981 recibió el Premio Internacional de Actuación otorgado en el Noveno Festival de Plovdiv de Bulgaria, con la obra teatral “Dos Padres”, escrita y dirigida por Silvano Suárez. Su personaje de La Gaviota en la obra homónima de Antón Chéjov, coprotagonizada con Frank González, le valió el premio de Actuación Femenina otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Asimismo ha recibido 17 galardones por su trabajo como actriz, entre ellos, el primer Premio de Actuación Caricatos de 1997 y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la vida.

Luis Rielo Morejón

Actor, artista de Merito de la TV y fundador del ICRT, comenzó haciendo teatro, su primera actuación significó la realización de todos sus sueños. Consiguió el cariño y el respeto del pueblo gracias a su talento, dedicación y energía en la escena artística. Es ejemplo de humildad, honestidad y autenticidad. Su participación en entregas como *El hombre de Maisinicú*, *El brigadista*, *En silencio ha tenido que ser*, *Para empezar a vivi*r, que alcanzaron un alto impacto social, lo identifican con las vivencias del pueblo cubano en los acontecimientos que han estremecido a Cuba en estos años. Con más de 44 aventuras, en las que han primado la consagración y la solidaridad, como la reciente *LCB, Lucha contra bandidos*, le hicieron merecedor del Premio ACTUAR 2010 por la obra de la vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas.

 

Frank González Díaz

Actor, artista de Mérito de la TV y fundador del Icrt, conocido como el hombre de las mil voces por su participación en diversas producciones de animación realizadas por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y en el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Se inició como aficionado en grupos de teatro y musicales hasta que en 1967 comenzó a trabajar en el Icrt como diseñador de vestuario y decorador. Paralelamente cursó estudios de actuación con excelentes profesionales del radio y la televisión. Entre los reconocimientos recibidos por su labor se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, cuatro primeros premios de actuación en los Concursos Uneac de radio, así como el Primer premio en el Primer y Tercer Concurso Nacional de Doblaje; Premio de Narración y Actuación en Festivales de la Radio; Primer Premio de Actuación en Televisión en el Concurso Caricato 1999; Premio ACTUAR por la obra de la vida en 2016 y el reconocimiento de varias generaciones de cubanos por su desempeño como Elpidio Valdés.

 

 

 

Mario Balmaseda Maurisco

Poseedor de una obra con más de cinco décadas de prolífica existencia, que comenzó como aficionado en el teatro a finales del 60, en la primera Brigada de Teatro Obrero-Campesino. Formó parte también del Grupo de Teatro Ocuje y trabajó en obras como “María Antonia”. Luego estudió dramaturgia en la entonces República Democrática Alemana. Como director del Teatro Bertolt Brecht se consolida y dirige más de una decena de obras como “Andoba” y ha sido el autor de 13 piezas. Su trayectoria en la pequeña pantalla le ha legado al público que lo sigue inolvidables caracterizaciones en series como *Aventuras de Juan Quin Quín*, *En silencio ha tenido que ser*, *Un bolero para Eduard*o, y en telenovelas como *Si me pudieras querer* y *Añorado encuentro*. Entre los múltiples galardones de los que ha sido acreedor por su fecunda carrera se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, las órdenes Juan Marinello y Alejo Carpentier, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Máscara de Oro del Teatro Nacional alemán, el Premio Nacional de Teatro cubano en el año 2006 y numerosos lauros por mejor actuación masculina, mejor puesta en escena y mejor autor dramático, conferidos en disímiles concursos nacionales e internacionales.

Félix Pérez Ortiz

Inició su carrera en el medio televisivo en su provincia natal, Santiago de Cuba en los años 60. Al mismo tiempo comenzó a escribir para la radio y la televisión y otros espectáculos artísticos. Posteriormente es seleccionado para dirigir la Escuela de Formación de Actores de la antigua provincia de Oriente. Integró a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fue nombrado responsable regional de cultura en la organización, que más tarde se convertiría en la Unión de Jóvenes Comunistas. En la década del 70 se une al trabajo de aficionados del Ministerio del Interior (Minint). En 1976 parte en misión cultural para la República Popular de Angola. A su regreso a Cuba es nombrado en Santiago de Cuba responsable de cultura del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). En el cine participó en las películas “La primera carga al machete”, “En el aire”, “Cuba en la garra del Águila”, “Habana Blues”, “Entre ciclones” y “El Benny”. Ha sido profesor de varias generaciones de actores en las especialidades de locución, narración y actuación radial. De sus actuaciones más memorables se destaca su intervención como actor y asistente de dirección en seriales como *En silencio ha tenido que ser* y *Julito el pescador*, gracias a las cuales se vincula al trabajo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la serie *La Botija* y en el Minint en sus estudios fílmicos en espacios como *Día y Noche*, *Patrulla 444* y *Tras la Huella*. Entre sus reconocimientos y distinciones se cuentan: Artista de Mérito del Icrt; Placa y Reconocimiento del Ministerio del Interior por su destacada labor artística; Reconocimiento como director de la Cruzada artística en homenaje al centenario de la muerte de José Martí; Medalla por el aniversario 40 de las FAR; Medalla Raúl Gómez García; Medalla José María Heredia; Sello Laureado por la Cultura Nacional; Distinción Gitana Tropical; Distinción Giraldilla de La Habana; Réplica del machete de Máximo Gómez y diversos Premios Caracol por sus brillantes actuaciones en varias telenovelas, seriales y festivales de la televisión y la radio cubanas.