Su aporte a los medios de comunicación es, tal vez, la zona menos conocida de su quehacer

Durante los años 50 pasados, varias empresas propietarias de radioemisoras crearon las   televisoras (Unión Radio TV, Canal 4), (CMQ TV, Canal 6) y (CMBF TV, Canal 7).

Este proceso generó el flujo de los creadores de la literatura o la publicidad a los medios de comunicación donde se potenció la simultaneidad-alternancia de funciones, actividades y disciplinas creativas que ampliaba sus horizontes profesionales, redimensionaba su quehacer creativo y aseguraba un sustento estable,  en tiempos donde las tarifas mediáticas eran pírricas.  

   Al pensar en ella, la primera imagen nos trae a la cubana genuina, llena de vida, que no se cansa de expresar sus argumentos con agudeza, pero certera, contra lo que estima es incorrecto. Al pensar en ella, se le imagina siempre alegre, optimista, combatiente, madre, abuela, amiga …

Por todas sus virtudes se hace difícil pensar que ya no está más, porque simplemente se nos va un día lluvioso de octubre, con sus lúcidos 87 años repletos de sueños.

Un premio merecido al amor

¡Qué alegría! Es 24 de octubre de 2014, 51 aniversario de la Televisión Cubana, cuando recibe el PREMIO NACIONAL DE TELEVISION. Y es que Mirta Muñiz Egea, es fundadora de este importante medio de masas, por partida doble. Primero en ocasión de la salida al aire del canal 4 Unión Radio Televisión en 1950 y más tarde su trabajo en las empresas de televisión y de publicidad nacionalizadas, que devino en la fundación del Instituto Cubano de Radio y Televisión, el 24 de mayo de 1962.

Reseña sobre un espacio que puso en pantalla importantes obras literarias

El primer espacio habitual de las telenovelas cubanas lo difundió el Canal 6 -CMQ TV desde octubre de 1952, cuando Mario Barral López1 estrenó  cinco  obras suyas en La novela en televisión. Tras su culminación, seis meses después, el  género se expandió en múltiples modalidades por el resto de las televisoras habaneras.   

Muchos aseguran que Grandes Novelas2 comenzó en el servicio público cubano durante los años sesenta pasados, con aquellas inolvidables adaptaciones famosas de novelas literarias a cargo de Roberto Garriga; pero en realidad comenzó en enero de 1955, en el Canal 4 -entonces Televisión Nacional- donde se mantuvo por un bienio.

Su realización estuvo a cargo de destacados creadores:
Guion  y dirección artística: Antonio Losada. (España)
Dirección técnica:3 Alberto Vilar, destacado por su fino sentido del humor y su dirección relevante.
Dirección fílmica en exteriores: Justo Rodríguez Santos, de la agencia OTPLA.4
Patrocinadores: Banco TRUST CO. OF CUBA.

 Breve reseña de la historia y significación cultural del Coro, el Ballet y la Orquesta del Icrt

La parrilla habitual de la programación televisiva combina los proyectos habituales de diversos géneros y formatos emitidos en disímiles frecuencias semanales y los llamados programas especiales de múltiples temáticas y objetivos.