0
0
0
s2smodern

 La mayoría de los cubanos recuerda a Ana Menéndez Ruiz (2 de noviembre de 1926- La Habana. 23 de octubre de 2013) como la excelente cantante lírica que recorrió nuestros teatros y televisoras pero pocos recuerdan sus aportes como pionera de una de nuestras prácticas fundacionales televisivas.

Por complacer a sus padres estudia Secretariado Comercial pero finalmente sus aptitudes la llevan al canto,  al cual consagra su talento y versatilidad artísticos:

Desde 1946,  debuta en la Coral de Maria Adams, estudia en el Conservatorio Levy y cuando en 1952, estaba en el coro de Pro Arte Musical, viaja a Milán (Italia) a estudiar Opera con Carla Castellani, la repertorista del famoso teatro La Scalla.

 Entre 1953 y 1955, en La Habana, hizo partiquinos y segundas figuras en Pro Arte Musical mientras estudia en la Escuela de Opera del Conservatorio Hubert de Blanck De esa época datan sus primeras interpretaciones en La Boheme, Tosca (Puccini), La traviata y Aída ( Verdi), Andrea Chenier (Giordano) y Mme. Buterfly. [1]

Su vasta actividad teatral rebasa a la Fundación Pro Arte Musical pero sus presentaciones en la televisión redimensionan y esparcen su voz por todo el país. 

Cinco años después de inaugurada la televisión en Cuba, el 17 de diciembre de 1955, el espacio Noches de Ambar Motors del Canal 2 (Telemundo) estrenó La Boheme, la primera opera completa del video cubano [2] protagonizada por Ana Menéndez y Lorenzo de Soto.

Como si fuera poco, en esta versión televisiva, la Menéndez inaugura la dirección artística femenina de la puesta en pantalla del género y es cuando menos, la primera cubana en estas funciones. Le acompañan en la realización audiovisual, Roberto Sánchez Ferrer - director de la orquesta de esa televisora- en la dirección musical y Roberto Costabile en la producción y dirección televisivas. Muy pronto, le siguen entre otras, La traviata y Angelique - pieza cómica-.

Posteriormente, Ibrahim Urbino, conductor de Entre luces y micrófonos, la entrevista en  la revista Escuela de televisión de Gaspar Pumarejo difundida en  esa planta.

Desde entonces, en incesante periplo, recorrió los teatros capitalinos y los estudios televisivos. El paso del tiempo y la falta de archivos impiden hoy identificar toda su participación televisiva pero son harto elocuentes los ejemplos de este quehacer,  desde la década fundacional de nuestro video:

1956: Programa televisivo dirigido por Ernesto Lecuona, que en un año estrena doce operas.

Para agosto de 1957, en el Gran teatro del sábado (CMQ TV. Canal 6) fue la Lauretta de Gianni Schicchi (Puccini) compartiendo elenco con artistas de la talla de José Le Matt, Marta Pineda, Humberto Diez y Fred Cusman -tenor de la NBC norteamericana- con la  producción de Rafael Duany y eminentes personalidades de nuestra cultura: Paúl Csonska en la dirección musical y Sergio Vermel - del Conservatorio Hubert de Blanck- en la dirección escénica.

En 1956, el Proyecto Pro-Teatro Lírico  organiza quince representaciones de La Médium de Menotti en la Sala Hubert de Blanck, protagonizadas por Rita Montaner, que deviene gran suceso cultural,  en el cual también participaron: Ana como la Sra. Gabineau, Maria Teresa Carrillo y Ernesto Lecuona. [3]

En 1959, retorna de otro viaje de otros dos años de sus estudios de repertorio en Italia y Ana se erige como un pilar de la lírica y la operística nacionales.

Su intensa actividad televisiva en las primeras décadas del servicio público hace de ella un referente habitual para los televidentes. Entre sus numerosas interpretaciones recordamos:

Ejemplos:

1960. 20 de febrero. Quinta edición del proyecto Sala de conciertos de Osvaldo Farres. (CMBF TV).

1961: Martes a las nueve. (Canal 6. CMQ TV). Interpreta la Gilda en el Rigoletto de Verdi.

          Pueblo y cultura. (Canal 2). Canta La traviata.

1962: Viernes de CMQ. (Canal 6) El 23 de noviembre protagoniza Lucia de Lammermoor, dirigida por el maestro Gonzalo Roig, espacio para el cual graba siete óperas.

Hasta 1963, como una de las fundadoras del Grupo Pro- Teatro Lírico, canta en la televisión: Mme. Butterfly, Las bodas del fígaro, Don Pascale y La médium. No en balde ese año la seleccionan La mejor voz clásica de la televisión y el Periódico Revolución la designa La mejor voz lírica, que se suman a sus múltiples lauros precedentes.

Durante 1964, en Música y estrellas,  canta el aria del Fausto de Gounod y en el espacio  Álbum de Cuba, compartió el escenario con su conductora, la destacada cantante lírica cubana Esther Borja,  y el tenor Armando Pico.

Un año mas tarde su gira por Europa y Asia transcenderá:

En la entonces Republica Democrática Alemana da a conocer veintidós obras de la lírica cubana; graba para radio y televisión, filma dos películas y canta en la Sala de los congresos de Berlín.   

En la extinta URSS, fue la primera cubana en cantar operas completas- Teatro de la opera de Odesa:  La traviata y Rigoletto y en el Harkov: La traviata y Mme. Butterfly.

Su éxito genera nuevas grabaciones en la televisión moscovita de títulos de Gonzalo Roig, Gisela Hernández y Olga de Blanck y protagoniza en su pantalla, el Ana Menéndez Show. La gira finaliza con su actuación en la Sala Smetana de Praga y en el  Festival Primavera de Praga – extinta Checoslovaquia- y en el teatro Morambog de Corea, donde canta tres obras: una de autor coreano, otra de  Roig y una de Prats.

Durante 1967, una vez más en Álbum de Cuba, participa en el homenaje del espacio a  Jorge Anckerman, junto al maestro Rodrigo Prats y en el de Viernes de gala a Alicia Alonso.    

Su experiencia en la dirección artística televisiva de operas universales le permitió años después dirigir obras en La opera nacional de Cuba y  en otros escenarios: Mme Buttefly (1972), La traviata (1976), La médium y Don Pascale (1982) y Don Pascale (1985). [4]

Ana Menéndez compartió escena con prestigiosos cantantes y directores cubanos o foráneos y llevó su arte a otros países pero no retuvo sus saberes. De ello dan fe,  sus múltiples alumnos de canto en la Escuela Nacional  de Arte, el Conservatorio Saumell y finalmente, los que aprendieron de ella en la intimidad de su hogar.

Para ellos y para Cuba, su recuerdo se asociará siempre a la excelencia de la lírica cubana.



[1] En plena madurez artística, la Menéndez poseía uno de los repertorios operísticos más vastos del país: veintidós obras del  repertorio alemán, francés, italiano español, búlgaro, vietnamita, coreano y cubano, de las cuales interpreta los primeros roles en dieciséis de ellas.

[2] Que le valió el Premio especial de la Crítica de radio y televisión nacionales en ese año.

 [3]  En el momento de su primera versión televisiva, Rita ya estaba enferma y bajo su  autorización, la  interpretan Marta Pérez y Ana Menéndez.

[4] En este último año hizo montaje vocal y musical de La traviata para el Departamento de Bellas Artes de la Universidad Autónoma de Chihuahua, México.

 

 

 

Comments are now closed for this entry

Odalys Fuentes de Arma

Actriz dramática de la Televisión Cubana. De origen muy humilde, en su natal Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus se traslada a La Habana y se inicia en la televisión, como muchos otros artistas, al ser seleccionada como modelo en una Convocatoria para el programa realizado con motivo de la visita del cantante chileno Lucho Gatica.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.  Más de 27 personajes en series y novelas de la televisión la distinguieron con la condición de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la Vida.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.

Miriam Mier Vidal

 Actriz, fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Distinguida con la condición de Artista de Mérito por su trayectoria de más cuatro décadas en la pantalla y la radio, donde condujo el espacio *Nosotras* por más de 17 años. Protagonizó la aclamada serie de televisión *Para empezar a vivir*, en la que interpretó los personajes Lidia y Raquel, emblemas de la participación de la mujer cubana en los Órganos de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior. En 1981 recibió el Premio Internacional de Actuación otorgado en el Noveno Festival de Plovdiv de Bulgaria, con la obra teatral “Dos Padres”, escrita y dirigida por Silvano Suárez. Su personaje de La Gaviota en la obra homónima de Antón Chéjov, coprotagonizada con Frank González, le valió el premio de Actuación Femenina otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Asimismo ha recibido 17 galardones por su trabajo como actriz, entre ellos, el primer Premio de Actuación Caricatos de 1997 y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la vida.

Luis Rielo Morejón

Actor, artista de Merito de la TV y fundador del ICRT, comenzó haciendo teatro, su primera actuación significó la realización de todos sus sueños. Consiguió el cariño y el respeto del pueblo gracias a su talento, dedicación y energía en la escena artística. Es ejemplo de humildad, honestidad y autenticidad. Su participación en entregas como *El hombre de Maisinicú*, *El brigadista*, *En silencio ha tenido que ser*, *Para empezar a vivi*r, que alcanzaron un alto impacto social, lo identifican con las vivencias del pueblo cubano en los acontecimientos que han estremecido a Cuba en estos años. Con más de 44 aventuras, en las que han primado la consagración y la solidaridad, como la reciente *LCB, Lucha contra bandidos*, le hicieron merecedor del Premio ACTUAR 2010 por la obra de la vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas.

 

Frank González Díaz

Actor, artista de Mérito de la TV y fundador del Icrt, conocido como el hombre de las mil voces por su participación en diversas producciones de animación realizadas por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y en el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Se inició como aficionado en grupos de teatro y musicales hasta que en 1967 comenzó a trabajar en el Icrt como diseñador de vestuario y decorador. Paralelamente cursó estudios de actuación con excelentes profesionales del radio y la televisión. Entre los reconocimientos recibidos por su labor se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, cuatro primeros premios de actuación en los Concursos Uneac de radio, así como el Primer premio en el Primer y Tercer Concurso Nacional de Doblaje; Premio de Narración y Actuación en Festivales de la Radio; Primer Premio de Actuación en Televisión en el Concurso Caricato 1999; Premio ACTUAR por la obra de la vida en 2016 y el reconocimiento de varias generaciones de cubanos por su desempeño como Elpidio Valdés.

 

 

 

Mario Balmaseda Maurisco

Poseedor de una obra con más de cinco décadas de prolífica existencia, que comenzó como aficionado en el teatro a finales del 60, en la primera Brigada de Teatro Obrero-Campesino. Formó parte también del Grupo de Teatro Ocuje y trabajó en obras como “María Antonia”. Luego estudió dramaturgia en la entonces República Democrática Alemana. Como director del Teatro Bertolt Brecht se consolida y dirige más de una decena de obras como “Andoba” y ha sido el autor de 13 piezas. Su trayectoria en la pequeña pantalla le ha legado al público que lo sigue inolvidables caracterizaciones en series como *Aventuras de Juan Quin Quín*, *En silencio ha tenido que ser*, *Un bolero para Eduard*o, y en telenovelas como *Si me pudieras querer* y *Añorado encuentro*. Entre los múltiples galardones de los que ha sido acreedor por su fecunda carrera se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, las órdenes Juan Marinello y Alejo Carpentier, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Máscara de Oro del Teatro Nacional alemán, el Premio Nacional de Teatro cubano en el año 2006 y numerosos lauros por mejor actuación masculina, mejor puesta en escena y mejor autor dramático, conferidos en disímiles concursos nacionales e internacionales.

Félix Pérez Ortiz

Inició su carrera en el medio televisivo en su provincia natal, Santiago de Cuba en los años 60. Al mismo tiempo comenzó a escribir para la radio y la televisión y otros espectáculos artísticos. Posteriormente es seleccionado para dirigir la Escuela de Formación de Actores de la antigua provincia de Oriente. Integró a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fue nombrado responsable regional de cultura en la organización, que más tarde se convertiría en la Unión de Jóvenes Comunistas. En la década del 70 se une al trabajo de aficionados del Ministerio del Interior (Minint). En 1976 parte en misión cultural para la República Popular de Angola. A su regreso a Cuba es nombrado en Santiago de Cuba responsable de cultura del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). En el cine participó en las películas “La primera carga al machete”, “En el aire”, “Cuba en la garra del Águila”, “Habana Blues”, “Entre ciclones” y “El Benny”. Ha sido profesor de varias generaciones de actores en las especialidades de locución, narración y actuación radial. De sus actuaciones más memorables se destaca su intervención como actor y asistente de dirección en seriales como *En silencio ha tenido que ser* y *Julito el pescador*, gracias a las cuales se vincula al trabajo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la serie *La Botija* y en el Minint en sus estudios fílmicos en espacios como *Día y Noche*, *Patrulla 444* y *Tras la Huella*. Entre sus reconocimientos y distinciones se cuentan: Artista de Mérito del Icrt; Placa y Reconocimiento del Ministerio del Interior por su destacada labor artística; Reconocimiento como director de la Cruzada artística en homenaje al centenario de la muerte de José Martí; Medalla por el aniversario 40 de las FAR; Medalla Raúl Gómez García; Medalla José María Heredia; Sello Laureado por la Cultura Nacional; Distinción Gitana Tropical; Distinción Giraldilla de La Habana; Réplica del machete de Máximo Gómez y diversos Premios Caracol por sus brillantes actuaciones en varias telenovelas, seriales y festivales de la televisión y la radio cubanas.