0
0
0
s2sdefault

El mes de octubre tiene significaciones múltiples para la historia fundacional de la televisión cubana:

En el ultimo trimestre de 1950, se inauguraron oficialmente las dos primeras plantas que ofrecieron programación regular televisiva ( Unión Radio TV. Canal 4)  y (CMQ TV. Canal 6) organizadas y lideradas respectivamente por Gaspar Pumarejo Suche - español que desde su adolescencia residía en nuestro país- y por Goar Mestre Espinosa –un cubano nacido en Santiago de Cuba-. En menos de una década, ambos devinieron las figuras mediáticas cimeras de la radiodifusión nacional y sus televisoras se convirtieron en escenarios de sucesivas primacías en América Latina y en Ibero América.

 

En 1952, CMQ TV estrena La novela en televisión, el primer espacio habitual del género en habla hispana que difunde originales escritos expresamente para el video. Estas novelas episódicas se emitieron durante toda la semana en un proyecto experimental  de cinco historias; escritas, producidas y dirigidas por el dramaturgo, poeta, publicista y hombre polifacético de la radio: Mario Barral López, uno de los más jóvenes representantes de una genealogía familiar vinculada al teatro y a la radiofonía habanera y nacional. 

El boom continental de las aventuras y novelas sentimentales cubanas que le había precedido aseguró su éxito. El  vasto sistema televisivo comercial cubano que entre 1950 y 1958, fundó y operó siete televisoras en nuestra capital y tres redes nacionales en el resto del país, hizo el resto. En ese competitivo escenario, nuestras telenovelas experimentaron con las más diversas fuentes, frecuencias, horarios, temáticas, ambientes y modalidades.

Los flujos de la Industria Cultural de la época propagaron por doquier el modelo latino de la soap opera norteña –novela radial y televisiva en EE.UU.- forjado en Cuba y siguiendo el sendero de la radiofonía;  circuló nuestro formato y obras; primero por la Región y luego en todo el orbe hasta devenir el producto televisivo latinoamericano de mayor circulación y arraigo fuera de la Región, incluso en EE.UU.   

La paternidad cubana de las telenovelas latinas es tan incuestionable como sus aportes a la telenovela mexicana que por tanto tiempo se la adjudicó.

Todos saben que nuestros guionistas y relatos recorrieron Las Américas  antes y después de 1959, pero pocos recuerdan que los actores-actrices y los directores  también compartieron ese privilegio.

Senda prohibida, la primera telenovela producida y emitida en tierra azteca, se estreno en 1958 y fue Fernanda Villeli [1]–la misma autora que estrenara esa historia en la radiofonía de ese país- quien la adapto para la televisión.  

Lo que pocos conocen es que la pareja protagónica de esa obra fundacional la integraban la cubana Dalia Iñiguez y el español Francisco Jambrina y que por añadidura, la dirigió Rafael Banquells, uno de nuestros coterráneos indispensables en la historia del género en esas tierras.

La Iñiguez y Banquells replicaron esos roles en las otras dos obras estrenadas ese primer año: Gutierritos[2] y Mas allá de la angustia. Por excepción, ocasionalmente ella dirigió y el, simultaneaba o no la actuación. Las obras en que ambos participaran en lo adelante,  hablan por si solas:

Dalia Iñiguez:

1959. Honraras a tus hijos. – la única que dirige- y Secretaria o mujer en 1960.

Rafael Banquells dirige además:

1959. Cadenas de amor, El precio del cielo, Mi esposa se divorcia –donde actúa-, Ha llegado un extraño y Teresa.

1960.  Amar fue su pecado, Un rostro en el pasado, Secretaria o mujer –donde también actúa- y El hombre de oro.

1961. Divorciadas y Elena.

1962. Prisionera. Actúa además en Cita con la muerte,  Destino y Padres culpables.

1964. Central de emergencia, El dolor de vivir y Gutierritos -donde también actúa- .

1967. Rocambole y actúa en Adriana.

1969. Aventuras de Hockckleberry Finn y en Ruiseñor.- en ambas actúa-

1976. Mi hermana, la nena.

1977. La venganza, Marcha nupcial y Ladronzuela.

1978. Mama campanita y Maria José.

1979. Los ricos también lloran, Lágrimas negras y Verónica.

1980. Ambición, Soledad y Pelusita.

1981. Una limosna de amor.

1982. Déjame vivir.

1983. Amalia Batista.

1984. Aprendiendo a vivir, Guadalupe y Principesca.

1985. Vivir un poco y Abandonada.

1987. Tiempo de amar.

1990. Dios sin luna.

2000. Amigos pasa siempre.

La actriz cubana Carmen Montejo fue otra de las actrices cubanas de mayor participación en las primeras décadas de la producción azteca:

1960. La casa del odio y El rapto.

1961. Estafa de amor y La insaciable.

1962. Las momias de Guanajato.

1963. Doña macabra y Destino.

1964. Apasionada.

1965. Secreto de confesión y Nuestro barrio.

1966. Los medios hogares y La razón de vivir.

1967. Dicha robada y El juicio de nuestros hijos.

1969. El diario de una señorita decente y El retorno de Dorian Grey.

1976. Mundos opuestos.

1978. Pecado de amor.

1980. Juventud.

1986. El engaño y Cuna de lobos.

1992. Mágica juventud.

2000. Amigos por siempre.

A ellos se suman hasta 2005, los actores y actrices siguientes:[3] Rafael Bertrand, Luís Aragón, [4] Rene Muñoz, [5]Ninón Sevilla, Eusebia Cosme, Chela Castro, Olga Guillot, Chelo Alonso, Alberto Insua, Francisco Gattorno, Cesar Evora, Celia Cruz, Jorge Luís Pila y Aylin Mujica.

Esta investigación revela la huella de la actuación y de la dirección cubana en la telenovela mexicana que como la de los principales productores de telenovelas en la Región, han recibido nuestra impronta. Pero ya esa es otra historia.



[1] Varios investigadores latinoamericanos afirman que Villeli era cubana y cuando menos,  consideran que el relato provenía de nuestro país.

[2] Donde Banquells también actúa.

[3] Capitulo aparte merecen las historias estrenadas en La Habana por escritores cubanos o mexicanos que residieron en Cuba y que por décadas se han reclinado en las televisoras aztecas.

[4] Quien simultaneo allí la dirección de numerosas obras.

[5] Quien también escribió o adapto allí, sus propias historias.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

 

 Sitios web de los Canales Nacionales