0
0
0
s2smodern

El mes de octubre tiene significaciones múltiples para la historia fundacional de la televisión cubana:

En el ultimo trimestre de 1950, se inauguraron oficialmente las dos primeras plantas que ofrecieron programación regular televisiva ( Unión Radio TV. Canal 4)  y (CMQ TV. Canal 6) organizadas y lideradas respectivamente por Gaspar Pumarejo Suche - español que desde su adolescencia residía en nuestro país- y por Goar Mestre Espinosa –un cubano nacido en Santiago de Cuba-. En menos de una década, ambos devinieron las figuras mediáticas cimeras de la radiodifusión nacional y sus televisoras se convirtieron en escenarios de sucesivas primacías en América Latina y en Ibero América.

 

En 1952, CMQ TV estrena La novela en televisión, el primer espacio habitual del género en habla hispana que difunde originales escritos expresamente para el video. Estas novelas episódicas se emitieron durante toda la semana en un proyecto experimental  de cinco historias; escritas, producidas y dirigidas por el dramaturgo, poeta, publicista y hombre polifacético de la radio: Mario Barral López, uno de los más jóvenes representantes de una genealogía familiar vinculada al teatro y a la radiofonía habanera y nacional. 

El boom continental de las aventuras y novelas sentimentales cubanas que le había precedido aseguró su éxito. El  vasto sistema televisivo comercial cubano que entre 1950 y 1958, fundó y operó siete televisoras en nuestra capital y tres redes nacionales en el resto del país, hizo el resto. En ese competitivo escenario, nuestras telenovelas experimentaron con las más diversas fuentes, frecuencias, horarios, temáticas, ambientes y modalidades.

Los flujos de la Industria Cultural de la época propagaron por doquier el modelo latino de la soap opera norteña –novela radial y televisiva en EE.UU.- forjado en Cuba y siguiendo el sendero de la radiofonía;  circuló nuestro formato y obras; primero por la Región y luego en todo el orbe hasta devenir el producto televisivo latinoamericano de mayor circulación y arraigo fuera de la Región, incluso en EE.UU.   

La paternidad cubana de las telenovelas latinas es tan incuestionable como sus aportes a la telenovela mexicana que por tanto tiempo se la adjudicó.

Todos saben que nuestros guionistas y relatos recorrieron Las Américas  antes y después de 1959, pero pocos recuerdan que los actores-actrices y los directores  también compartieron ese privilegio.

Senda prohibida, la primera telenovela producida y emitida en tierra azteca, se estreno en 1958 y fue Fernanda Villeli [1]–la misma autora que estrenara esa historia en la radiofonía de ese país- quien la adapto para la televisión.  

Lo que pocos conocen es que la pareja protagónica de esa obra fundacional la integraban la cubana Dalia Iñiguez y el español Francisco Jambrina y que por añadidura, la dirigió Rafael Banquells, uno de nuestros coterráneos indispensables en la historia del género en esas tierras.

La Iñiguez y Banquells replicaron esos roles en las otras dos obras estrenadas ese primer año: Gutierritos[2] y Mas allá de la angustia. Por excepción, ocasionalmente ella dirigió y el, simultaneaba o no la actuación. Las obras en que ambos participaran en lo adelante,  hablan por si solas:

Dalia Iñiguez:

1959. Honraras a tus hijos. – la única que dirige- y Secretaria o mujer en 1960.

Rafael Banquells dirige además:

1959. Cadenas de amor, El precio del cielo, Mi esposa se divorcia –donde actúa-, Ha llegado un extraño y Teresa.

1960.  Amar fue su pecado, Un rostro en el pasado, Secretaria o mujer –donde también actúa- y El hombre de oro.

1961. Divorciadas y Elena.

1962. Prisionera. Actúa además en Cita con la muerte,  Destino y Padres culpables.

1964. Central de emergencia, El dolor de vivir y Gutierritos -donde también actúa- .

1967. Rocambole y actúa en Adriana.

1969. Aventuras de Hockckleberry Finn y en Ruiseñor.- en ambas actúa-

1976. Mi hermana, la nena.

1977. La venganza, Marcha nupcial y Ladronzuela.

1978. Mama campanita y Maria José.

1979. Los ricos también lloran, Lágrimas negras y Verónica.

1980. Ambición, Soledad y Pelusita.

1981. Una limosna de amor.

1982. Déjame vivir.

1983. Amalia Batista.

1984. Aprendiendo a vivir, Guadalupe y Principesca.

1985. Vivir un poco y Abandonada.

1987. Tiempo de amar.

1990. Dios sin luna.

2000. Amigos pasa siempre.

La actriz cubana Carmen Montejo fue otra de las actrices cubanas de mayor participación en las primeras décadas de la producción azteca:

1960. La casa del odio y El rapto.

1961. Estafa de amor y La insaciable.

1962. Las momias de Guanajato.

1963. Doña macabra y Destino.

1964. Apasionada.

1965. Secreto de confesión y Nuestro barrio.

1966. Los medios hogares y La razón de vivir.

1967. Dicha robada y El juicio de nuestros hijos.

1969. El diario de una señorita decente y El retorno de Dorian Grey.

1976. Mundos opuestos.

1978. Pecado de amor.

1980. Juventud.

1986. El engaño y Cuna de lobos.

1992. Mágica juventud.

2000. Amigos por siempre.

A ellos se suman hasta 2005, los actores y actrices siguientes:[3] Rafael Bertrand, Luís Aragón, [4] Rene Muñoz, [5]Ninón Sevilla, Eusebia Cosme, Chela Castro, Olga Guillot, Chelo Alonso, Alberto Insua, Francisco Gattorno, Cesar Evora, Celia Cruz, Jorge Luís Pila y Aylin Mujica.

Esta investigación revela la huella de la actuación y de la dirección cubana en la telenovela mexicana que como la de los principales productores de telenovelas en la Región, han recibido nuestra impronta. Pero ya esa es otra historia.



[1] Varios investigadores latinoamericanos afirman que Villeli era cubana y cuando menos,  consideran que el relato provenía de nuestro país.

[2] Donde Banquells también actúa.

[3] Capitulo aparte merecen las historias estrenadas en La Habana por escritores cubanos o mexicanos que residieron en Cuba y que por décadas se han reclinado en las televisoras aztecas.

[4] Quien simultaneo allí la dirección de numerosas obras.

[5] Quien también escribió o adapto allí, sus propias historias.

Escribir un comentario

Comparta sus comentarios con los internautas


Código de seguridad
Refescar

Odalys Fuentes de Arma

Actriz dramática de la Televisión Cubana. De origen muy humilde, en su natal Jarahueca, Yaguajay, Sancti Spíritus se traslada a La Habana y se inicia en la televisión, como muchos otros artistas, al ser seleccionada como modelo en una Convocatoria para el programa realizado con motivo de la visita del cantante chileno Lucho Gatica.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.  Más de 27 personajes en series y novelas de la televisión la distinguieron con la condición de Artista de Mérito del Instituto Cubano de Radio y Televisión y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la Vida.

La audición resultó un éxito y le llovieron las ofertas que la convirtieron en el rostro latinoamericano de importantes firmas comerciales de la época, lo que atrajo inmediatamente el interés de los artistas del /music hall/ y el teatro.

Fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión, descolló por su actuación como Marisela, la salvaje, virginal y recia pradera venezolana en la telenovela *Doña Bárbara*, y luego en *Tierra Brava* y el *El Naranjo del patio*.

Miriam Mier Vidal

 Actriz, fundadora del Instituto Cubano de Radio y Televisión. Distinguida con la condición de Artista de Mérito por su trayectoria de más cuatro décadas en la pantalla y la radio, donde condujo el espacio *Nosotras* por más de 17 años. Protagonizó la aclamada serie de televisión *Para empezar a vivir*, en la que interpretó los personajes Lidia y Raquel, emblemas de la participación de la mujer cubana en los Órganos de la Seguridad del Estado del Ministerio del Interior. En 1981 recibió el Premio Internacional de Actuación otorgado en el Noveno Festival de Plovdiv de Bulgaria, con la obra teatral “Dos Padres”, escrita y dirigida por Silvano Suárez. Su personaje de La Gaviota en la obra homónima de Antón Chéjov, coprotagonizada con Frank González, le valió el premio de Actuación Femenina otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). Asimismo ha recibido 17 galardones por su trabajo como actriz, entre ellos, el primer Premio de Actuación Caricatos de 1997 y el Premio ACTUAR 2016 por la obra de la vida.

Luis Rielo Morejón

Actor, artista de Merito de la TV y fundador del ICRT, comenzó haciendo teatro, su primera actuación significó la realización de todos sus sueños. Consiguió el cariño y el respeto del pueblo gracias a su talento, dedicación y energía en la escena artística. Es ejemplo de humildad, honestidad y autenticidad. Su participación en entregas como *El hombre de Maisinicú*, *El brigadista*, *En silencio ha tenido que ser*, *Para empezar a vivi*r, que alcanzaron un alto impacto social, lo identifican con las vivencias del pueblo cubano en los acontecimientos que han estremecido a Cuba en estos años. Con más de 44 aventuras, en las que han primado la consagración y la solidaridad, como la reciente *LCB, Lucha contra bandidos*, le hicieron merecedor del Premio ACTUAR 2010 por la obra de la vida, otorgado por la Agencia Artística de Artes Escénicas.

 

Frank González Díaz

Actor, artista de Mérito de la TV y fundador del Icrt, conocido como el hombre de las mil voces por su participación en diversas producciones de animación realizadas por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos y en el Instituto Cubano de Radio y Televisión. Se inició como aficionado en grupos de teatro y musicales hasta que en 1967 comenzó a trabajar en el Icrt como diseñador de vestuario y decorador. Paralelamente cursó estudios de actuación con excelentes profesionales del radio y la televisión. Entre los reconocimientos recibidos por su labor se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, cuatro primeros premios de actuación en los Concursos Uneac de radio, así como el Primer premio en el Primer y Tercer Concurso Nacional de Doblaje; Premio de Narración y Actuación en Festivales de la Radio; Primer Premio de Actuación en Televisión en el Concurso Caricato 1999; Premio ACTUAR por la obra de la vida en 2016 y el reconocimiento de varias generaciones de cubanos por su desempeño como Elpidio Valdés.

 

 

 

Mario Balmaseda Maurisco

Poseedor de una obra con más de cinco décadas de prolífica existencia, que comenzó como aficionado en el teatro a finales del 60, en la primera Brigada de Teatro Obrero-Campesino. Formó parte también del Grupo de Teatro Ocuje y trabajó en obras como “María Antonia”. Luego estudió dramaturgia en la entonces República Democrática Alemana. Como director del Teatro Bertolt Brecht se consolida y dirige más de una decena de obras como “Andoba” y ha sido el autor de 13 piezas. Su trayectoria en la pequeña pantalla le ha legado al público que lo sigue inolvidables caracterizaciones en series como *Aventuras de Juan Quin Quín*, *En silencio ha tenido que ser*, *Un bolero para Eduard*o, y en telenovelas como *Si me pudieras querer* y *Añorado encuentro*. Entre los múltiples galardones de los que ha sido acreedor por su fecunda carrera se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, las órdenes Juan Marinello y Alejo Carpentier, otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba, la Máscara de Oro del Teatro Nacional alemán, el Premio Nacional de Teatro cubano en el año 2006 y numerosos lauros por mejor actuación masculina, mejor puesta en escena y mejor autor dramático, conferidos en disímiles concursos nacionales e internacionales.

Félix Pérez Ortiz

Inició su carrera en el medio televisivo en su provincia natal, Santiago de Cuba en los años 60. Al mismo tiempo comenzó a escribir para la radio y la televisión y otros espectáculos artísticos. Posteriormente es seleccionado para dirigir la Escuela de Formación de Actores de la antigua provincia de Oriente. Integró a la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR) donde fue nombrado responsable regional de cultura en la organización, que más tarde se convertiría en la Unión de Jóvenes Comunistas. En la década del 70 se une al trabajo de aficionados del Ministerio del Interior (Minint). En 1976 parte en misión cultural para la República Popular de Angola. A su regreso a Cuba es nombrado en Santiago de Cuba responsable de cultura del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac). En el cine participó en las películas “La primera carga al machete”, “En el aire”, “Cuba en la garra del Águila”, “Habana Blues”, “Entre ciclones” y “El Benny”. Ha sido profesor de varias generaciones de actores en las especialidades de locución, narración y actuación radial. De sus actuaciones más memorables se destaca su intervención como actor y asistente de dirección en seriales como *En silencio ha tenido que ser* y *Julito el pescador*, gracias a las cuales se vincula al trabajo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en la serie *La Botija* y en el Minint en sus estudios fílmicos en espacios como *Día y Noche*, *Patrulla 444* y *Tras la Huella*. Entre sus reconocimientos y distinciones se cuentan: Artista de Mérito del Icrt; Placa y Reconocimiento del Ministerio del Interior por su destacada labor artística; Reconocimiento como director de la Cruzada artística en homenaje al centenario de la muerte de José Martí; Medalla por el aniversario 40 de las FAR; Medalla Raúl Gómez García; Medalla José María Heredia; Sello Laureado por la Cultura Nacional; Distinción Gitana Tropical; Distinción Giraldilla de La Habana; Réplica del machete de Máximo Gómez y diversos Premios Caracol por sus brillantes actuaciones en varias telenovelas, seriales y festivales de la televisión y la radio cubanas.