Miradas al surgimiento y los aportes cubanos al género

El auge de la radiodifusión comercial cubana se sustentó en intensas estrategias comunicativas que estimulaban la decisión de compra de productos o servicios a partir de su novedad tecnológica, la programación y la contratación de elenco internacional.

 Pese a la prioridad concedida al entretenimiento, nuestra radio y televisión mercantiles fueron atípicas y trascendieron su propio modelo. Sobran los ejemplos de proyectos educativos y culturales que alternaron junto a depuradas expresiones de la cultura elitista; lo más esencial de la cultura  popular o el reflejo de disímiles problemáticas y conflictos de nuestra realidad social concreta. 

 

 Nuestros productores conocían que la inserción de personajes, roles, conflictos y situaciones populares en la ficción – práctica proveniente del remoto folletín impreso francés- establecía estrechos nexos entre la realidad y la subjetividad de los receptores masivos de las narraciones de ficción.

 Por ello, el pueblo se reconocía e identificaba en los relatos, situaciones y personajes que generaban múltiples expectativas sociales, sentimientos afectivos, ideales o aspiraciones.   

En Cuba, desde las primeras aventuras episódicas radiales de los años treinta pasados, aparecieron las injusticias sociales cometidas en los campos. Ahí surge el guajiro cubano justiciero - líder de rebeliones- de los episodios de Pepe Cortes -y más tarde  Guillermo Moncada- personajes criollos que desplazan al héroe romántico europeo. 

Las primeras radionovelas sentimentales originales difundidas en la década del 40, prosiguen este camino. Entre los primeros originales radiofónicos de tendencia sentimental cubanos destacan:

- Por la ciudad rueda un grito, de Reynaldo López del Rincón, donde se estrena la temática de los barrios insalubres y los indigentes cubanos.

- Ave sin nido, de Leandro Blanco, donde se describe el infortunio de Anita de Montemar, mujer casada  víctima de un matrimonio infeliz  por los prejuicios de género de Cuba,  a principios del siglo XX.

La novela en televisión, espacio difundido por CMQ TV (Canal 6) desde octubre de 1952, durante un semestre; estrenó cinco relatos escritos expresamente para el video por Mario Barral López1- poeta, dramaturgo, publicista, locutor, guionista, productor y director radial-televisivo- cinematográfico- quien también dirigió su  puesta en escena. 

Las cinco obras de La novela en televisión, fueron escritas y dirigidas por este artista con una frecuencia máxima de lunes a sábado.

La primera, Senderos de amor, narró las villanías de una solterona reprimida y enamorada y contrapuso la moralidad del campo con la modernidad citadina.

Las  cuatro restantes se prodigaron en enunciados filosóficos, religiosos  y sociológicos sobre el honor de la mujer soltera, el divorcio, los juegos de azar, la belleza de las costumbres y locaciones habaneras-españolas y el valor del arte.

En muchas de ellas se insertaron referencias publicitarias de nombres de espectáculos, artistas, sitios, comercios –el propio teatro Radiocentro de CMQ– de la empresa que  emite este espacio de telenovelas; otras instituciones capitalinas y hasta personajes populares famosos.  

Mario Barral, quien ya tenía un amplio currículo en la radio y el teatro cubanos, pasa a la historia de la radiodifusión en América como el creador en La Habana, del formato episódico de la novela televisiva de frecuencia máxima durante toda la semana –la primera del video regional– que ayudara a consolidar las audiencias de la televisión.

Por coincidencia histórica; también inaugura a inicios de los años 60 del siglo pasado, en Estados Unidos; la primera telenovela en habla hispana realizada y difundida en Norteamérica: Santa Bárbara, la que también escribe y dirige.  

Entre 1952-1960, Cuba gesta y forja un modelo dramatúrgico de telenovela latino inspirado en nuestra radionovela que se sustenta en la historia de amor y en las esencias del romanticismo, el melodrama y el folletín europeos; alejándose de su predecesora, la soap opera anglosajona.

Por sus identidades y sensibilidades culturales comunes, se esparció de inmediato por América  Latina y finalmente se posicionó en el propio Estados Unidos, donde compite desde entonces, de tú a tú, con la soap opera anglosajona y se afianza en otros continentes de culturas ajenas a nuestras raíces históricas, donde ya  genera la producción autóctona.  

En menos de un decenio de televisión comercial, en el competitivo sistema audiovisual  habanero, la mayoría de sus televisoras experimentaron sucesivamente la diversificación de las fuentes de estos relatos.

A los originales televisivos se sumaron argumentos exitosos provenientes del teatro, la literatura, la poesía, el cine y la radionovela nacionales donde la historia de amor central se desarrollaba en ambientes geográficos, sociales e históricos variados y aparecían múltiples problemáticas sociales.

En el resto del decenio se combinaran el trazo dramático de Dora Alonso, que desnuda la tragedia de nuestros campos, Mercedes Antón que, en Historia de tres hermanas, despliega los conflictos familiares alrededor de la Gran guerra de independencia del siglo pasado, mientras Roberto Garriga aborda una clara inclinación pro-social en obras como Mi apellido es Valdés –con la desgarrante situación de los niños abandonados en la Casa de beneficencia.

La llamada vertiente epocal refleja la realidad pasada, generalmente en adaptaciones de radionovelas cubanas o de novelas literarias universales o clásicas nacionales. La excepción aparece en los ambientes exóticos de Asia o la India, creados o adaptados por la mexicana Caridad Bravo Adams y por Delia Fiallo, la autora de Soraya, una flor en la tormenta

Pese a sus objetivos de entretenimiento, las telenovelas episódicas o formatos unitarios de ficción gestados en nuestra radiodifusión comercial no fueron como afirman muchos, solo novela rosa; por elcontrario, era habitual hallar la referencialidad a conflictos humanos reales, problemáticas sociales, sitios o personajes concretos.

En La Habana de esos años 50, nuestras telenovelas ensayaron todas las vertientes y ambientes, frecuencias de transmisión, horarios o cantidad de capítulos que luego propagarían las prácticas del género generalizadas en América Latina.

Referencia

1 Provenía de una familia vinculada a la cultura, su hermano Francisco, al teatro y a la radio como Germinal –el famoso Don Galaor del espectáculo y el periodismo impreso. Mario, uno de los menores, devino personalidad de la cultura y el ámbito electrónico en  Cuba y Estados Unidos.

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.

Comentarios   

0 #9 Gilda 18-08-2017 10:56
Ciertamente Cuba fue el Laboratorio de las Telenovelas para poderlas introducir en América Latina. En un libro he leído que la telenovela Historia de tres Hermanas narraba las injusticias que sufrió el campesinado cubano durante la reconcentración de Weyler. Novelas bellas con excelentes autores. Gracias a la TV . Que nos brinden estas novelas actualizadas para ser más felices.
#8 Luis Manuel RIvero 15-06-2016 09:22
Hay un error en el personaje de la radio que en este artículo se nombra como Guillermo Moncada. Ese nombre es el de un general de las guerras de independencia contra España. El personaje justiciero de la radio se nombraba Leonardo Moncada y en la novela tenía un ayudante de nombre Bejuco Ramírez. Saludos.
#7 Silvia Becerra 19-01-2016 19:18
He oido que hay mucha gente que no recuerda los nombres de las protagonistas de Historia de Tres Hermanas de Mercedes Anton,fueron Violeta Jimenez,Maritza Rosales y Josefina Rovira. Gracias
#6 ernesto felix 15-10-2015 12:21
me ha encantado maira este comentario que has echo que realmente televisa - tvoglobo- caracol -rcn - azteca y televen-venevis ion - y todos esos enporios de los melodramas deven y estan en la obligacion de reconocer que nosotros fuimos los padres y la madre dde las telenovelas en el hemisferio occidental con los dos gestores felix b cañet con su insuperable el derecho de nacer y delia fiajo con sus clasicos luz maria y esmeralda tanbien iris davila - dora alonso -joaquin cuartas y otros taletosos guinistas que lastimas que ya no tengamos en la pantalla cubana giones de joquin cuartas que es el mas fiel dispulo de los gestores y que los que no tiene dvd ni flach memori tenga que ver las barrabasadas que emite cubavison en el horario de la tlenovela cubana . otro de los talones de aquiles de la tv cubana
#5 Luis Serrano TERRY 05-10-2015 08:58
Considero útil y necesario que se publiquen trabajos como éste, pues es cierto que no todas eran novelas "rosa", como se ha repetido; algunas tenían sello de realidad; combatían la discriminación, el vicio, etc. Mayra, solo quisiera aclarar que Moncada no era Guillermo, sino Leonardo Moncada, El Titánde la Llanura; desde niño lo escuchaba. Saludo su trabajo por certero, valiente y acucioso.
Serrano TERRY, viejo locutor y periodista avileño.
#4 Azulita 16-07-2015 15:09
BUENOS DIAS

PORQUE NO PONEN "EL DERECHO DE NACER" ACTUALIZADO EN NUESTRO ESPACIO DE LA NOVELA, HAY TANTAS NOVELAS BELLAS AUNQUE SEAN DE ÉPOCAS NO IMPORTA PERO QUE DEJEN A LAS PERSONAS ENGANCHADAS, PIENSEN EN ESO SALUDOSSSSSSSS
#3 Brandys Cabrera Grav 15-07-2015 14:18
Muy bueno el artículo y real esa historia que además la cuentan veteranos de tv que he tenido el privlegio de haber conocido. La pregunta que surge entonces es sencilla:

La inventamos, surgio en cuba, se repartio por america, pero, ¿Donde esta una telenovela cubana con verguenza que acapare como un culebron a todos?
#2 CUBANO57 18-06-2015 15:30
Y ¿QUÉ PASÓ DESPUÉS?
#1 carlos Rodriguez 08-06-2015 10:24
Razòn màs que suficiente para que todo el año hubiera una telenovela cubana en nuestra TV.
No les parece?
Saludos.