Para muchos, en la  televisión comercial cubana desarrollada entre los años 1950-1958,  todo corría sobre rieles y hacer televisión gracias a la garantía de la tecnología proveniente del vecino poderoso, era un lecho de rosas.

Quienes así piensan olvidan varias realidades históricas:

  1. La televisión la inaugura en Cuba la empresa Unión Radio Televisión[1]  cuando logra fundir capitales provenientes de varios asociados.[2]

La premura con la que comienzan a difundir programas determina  muchas de sus practicas mediáticas y artísticas.

Desde fecha bien temprana, nuestra programación habitual superaba las ocho horas diarias-  lo cual amplificó y diversificó disciplinas artísticas y quehaceres informativos, comunicativos y culturales que el video expandió hacia todos los segmentos poblacionales.

 

El Canal 4, se instaló apresuradamente en una residencia privada sin estudios profesionales. Por ello, reconvirtió la sala, la cocina y el jardín domestico en sets improvisados que resultaron insuficientes para tal demanda de horas de difusión.

La ausencia de estudios o foros,  se suplió con la renta de teatros,  en los cuales organizo espectáculos diversos que emitió en directo al éter. Esta  transmisión por control remoto brindo como valor agregado:

La recepción en tiempo real de múltiples eventos deportivos –comenzando por el mas popular: el béisbol- ; de eventos culturales masivos y la inmediatez de la actualidad nacional[3] que se complementaba con los noticieros norteamericanos. [4]

  1. Cuando en 1950, los canales  4 y 6, comenzaron a emitir su programación habitual, carecían de sus propias estructuras artísticas.

Para suplirlo, contrataron los grupos habituales en afamados espectáculos de los cabarets habaneros,  presentaron a los alumnos de las academias de baile y a los ganadores de concursos artísticos organizados tradicionalmente por las radioemisoras y televisoras. [5]

  1. La geografía cubana, estrecha y alargada, dificultaba y encarecía extraordinariamente el tendido de las redes de microondas y la instalación de los retransmisores de las señales televisivas al éter; considerando las peculiaridades de las antenas direccionales vigentes entonces.

Como solución emergente, desde 1951, CMQ TV (Canal 6) funda las primeras filiales de su cadena nacional en las distantes provincias orientales,  con una solución temporal que le permite dilatar por un tiempo el alto costo inversionista que significaba el  tendido de redes de microondas y la instalación de transmisores.

Para ello, traslada por avión las cintas de kinescopio [6]con la programación emitida días antes en su casa matriz capitalina. Una vez en provincias, las transmite de manera diferida desde esas ciudades cabeceras. Así, gana la primera inversión publicitaria en esa zona del país y se instaura primero en los hábitos de teleaudiencia de sus residentes.  

  1. Desde los años cuarenta, los cubanos habían adquirido el hábito de seguir paso a paso, el desarrollo de las Ligas profesionales de Béisbol celebradas en EE.UU. 

Una de las prioridades del flamante video cubano inaugurado en 1950, era lograr la recepción en tiempo real de las señales televisivas para disfrutar de este espectáculo deportivo.

Cuando no existía la difusión vía satélite trans-fronteras y aun el desarrollo tecnológico televisivo era limitado;  los cubanos se valieron de su privilegiada cercanía geográfica a ese país,  para lograr sus objetivos de la manera menos ortodoxa:

Instalaron un transmisor-receptor de señales televisivas en un avión comercial de Cubana de aviación y durante todas las horas que duro el partido de béisbol celebrado en New Yor; recibieron la señal proveniente de una planta radicada en La Florida y simultáneamente la orientaron hacia el receptor más cercano en Cuba.      

Para mantener la recepción de la señal volaron en círculos durante horas en un perímetro reducido poniendo en riesgo sus propias vidas.        

  1. Desde 1957, los norteamericanos crearon el sistema Sobre el horizonte, que se valió de la cercanía física, la propagación atmosférica y otros recursos  tecnológicos para emitir y recibir señales de audio y televisión en tiempo real entre ambos países.
  1. En 1961, con la declaración del bloqueo de los EE.UU.,  a Cuba, se interrumpen las relaciones entre ambos países.

La televisión cubana se sustentaba en la tecnología norteamericana, en su mayoría ya obsoleta que precisaba de una renovación total.

La estructura privada ya era estatal y había reconvertido sus objetivos comerciales en servicio público.

Sin capital financiero suficiente para renovar todo el parque tecnológico y asumir nuevos formatos en otro país, enfrentábamos la misión de redistribuir la tecnología existente, ampliar la cobertura de las señales fuera de las capitales provinciales con mayor poder adquisitivo donde la televisión comercial se había concentrado y eliminar las zonas de silencio. 

Si bien es cierto que desde 1860, el Estado sustentaba la gestión de los medios de comunicación en Cuba, sin la ayuda incondicional de nuestros técnicos e ingenieros, no se hubiera mantenido ininterrumpidamente la señal de televisión en el aire y este plan de desarrollo no se hubiera cumplido. 

Las limitaciones financieras, tecnologías y comunicativas impuestas por el bloqueo  norteamericano a la radiodifusión cubana por mas de cinco décadas; impusieron una visión de renovación y adecuación ante las contingencias cotidianas pero esto ya era casi una tradición.

Este recorrido histórico revela la voluntad innovadora y la decisión de las cubanas y cubanos que durante sesenta y cinco años se han consagrado a la televisión.

Por ejemplos como este creo que la televisión cubana es una sola:   la que empezó en 1950, que aun continúa.



[1] Propietaria de la radioemisora habanera Unión Radio, inaugurada en 1947. 

[2] Menos de un año después, esta empresa vende su radioemisora y su canal televisivo.

[3] Salvo entre 1953 -1958 cuando se impuso la censura mediática impuesta por el régimen militar que había liderado el golpe de Estado.

[4] El canal 6, cuyo capital económico-tecnológico e infraestructura era superior y otras televisoras  fundacionales cubanas asimilaron muchas de las practicas del Canal 4. 

[5] La excepción fue en los canales 4, 6 y 2; la constitución en corto plazo de sus propias orquestas. Las primeras desde estructuras ya existentes en sus emisoras radiales. El canal 2, no tenía este precedente.

 

[6] Cintas fílmicas reversibles utilizadas antes de la creación del video tape en la televisión.

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.