Entre 1950 y 1958 Cuba devino campo de experimentación de tecnologías, productos, métodos, prácticas, modelos y paradigmas mediáticos, comunicativos y culturales

Cuando las primeras imágenes en movimiento irrumpieron en los hogares, trajeron consigo el dinamismo, el ritmo y la visualidad del deporte, la información, el teatro, la danza, la música, el diseño y un sin fin de expresiones culturales y estrategias comunicativas-mercantiles, que estaban reducidas a los ámbitos sonoros, cinematográficos, impresos y del espacio público.

La Habana era el polo regional de la radiofonía, la publicidad y la investigación de mercado aplicada al universo mediático en habla hispana y, por su fuerte tradición en la música, la danza y las artes escénicas; competía con los espectáculos nocturnos y teatrales de México, Argentina y Brasil; entonces, los líderes del cine, las editoriales y las revistas impresas.  

En el otro extremo se hallaba un alto porcentaje de desempleados, desposeídos y analfabetos con limitaciones para acceder a la mayoritaria educación privada, un ambiente cultural impregnado del melodrama y la ficción masiva europeas y una cultura popular centrada en el sistema mediático que desde los años cuarenta había gestado el boom continental de la narrativa episódica en la radio y las publicaciones impresas.  

Cuando Cuba, Brasil y México fundaron las primeras televisoras de América Latina y la península ibérica, el sistema de medios regional llegó a su clímax.

El 24 de octubre de 1950, el habanero Canal 4 (Unión Radio TV) comenzó la emisión habitual de programación, práctica ininterrumpida hasta hoy.

Durante la primera etapa de nuestra historia televisiva, entre 1950 y 1958, coincidieron el momento fundacional y la radiodifusión comercial, propulsada por las electrónicas norteñas y la burguesía nacional.  

En tiempo record, el mercado se inundó de miles de equipos receptores - importados o de contrabando- y el vasto espectro de firmas y marcas norteñas combinaron la política de bajos precios, las facilidades crediticias y los premios, catapultando la tenencia de equipos, las televisoras, los anunciantes y la cifra de televidentes en los más diversos segmentos sociales y regiones.

En menos de una década, la capital vio fundar siete televisoras (canales 4, 6, 2, 7, 10, 11 y 12) -algunas con vida efímera- y otra en Camagüey, la única con capital independiente al epicentro capitalino.

Durante el primer bienio, tres de ellas crearon filiales en las principales provincias; estrenaron las primeras cadenas de video de la región, en manos del capital privado.

El competitivo mercado televisivo-publicitario cubano se sustentaba en: la filiación con poderosas cadenas radio-televisivas norteñas, el financiamiento de la producción, programación y difusión por importantes productores y anunciantes que desplegaban numerosas estrategias y acciones comunicativas-mercantiles.  

Entonces también influyó el uso de nuevas tecnologías: controles remotos, filmación en kinescopios, transmisión-recepción de señales fuera de fronteras, la única planta a color de Ibero América y la experimentación del video tape.

En ese contexto se realizaba la difusión de producciones propias o de terceros: jaboneras como Crusellas y Sabates, transnacionales publicitarias como Guastella Mc Cann Ericksson y entidades independientes como Escuela de Televisión.

Como parte de ese mercado, se realizaba la contratación exclusiva de nacionales y estrellas del espectáculo, la música y la cinematografía foráneas, la apropiación y expansión de las más importantes tradiciones culturales, el deporte, la información noticiosa nacional-internacional y los concursos, así como la generalización de la investigación de mercado aplicada y las técnicas de persuasión.

Signada por la cercanía geografía y la intimidad integral con Norteamérica, Cuba devino campo de experimentación de tecnologías, productos, métodos, prácticas, modelos y paradigmas mediáticos, comunicativos y culturales.

Asimismo se convirtió en mediador mediático, simbólico y cultural en los flujos entre EE.UU. y América Latina, además de centro de formación y entrenamiento de la radiodifusión regional.

En la Mayor de las Antillas aparecieron creadores del modelo latino de formatos audiovisuales y prácticas televisivas anglosajonas: la radio-telenovela, el telemaratón, la revista informativa, el spot y la estructura en bloques para retransmitir programación.

Todos estos saberes se volcaron a la televisión de servicio público que surgió en los años sesenta.

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.