Con este nombre sencillo se conoce a Ofelia Libertad Núñez Castro (La Habana, 10 de octubre, 7 de julio de 1934) quien ha dedicado su vida a la actuación, la declamación, el modelaje comercial y la dirección de programas en teatro, televisión, radio y cine.

Desde niña reveló su sensibilidad artística en las actividades estudiantiles y pintando paisajes y autoretratos. Por ello no extrañó que en 1947 matriculara en el Conservatorio Municipal de Música Hubert de Blank1, donde estudia cuatro años de

piano.En esa institución, las clases de Declamación, de Hortensia Gelabert, la integran a un grupo teatral que, dos veces al mes, actúa habitualmente en las representaciones vespertinas-nocturnas ofrecidas a los socios de Pro Arte musical, en el Teatro Auditorium.2

 

Hacia 1950, Gaspar Pumarejo funda nuestra primera televisora, Unión Radio TV (Canal 4) y crea Buscando estrellas, concurso de artistas aficcionados que, en virtud del talento, capta elenco para la televisión. Cuando Ofelita declama allí y gana su primer premio, accede a sus primeras apariciones televisivas como extra. Así se inicia una fecunda y prolongada trayectoria que no tenía prevista.

Asume su primer rol audiovisual en Ronda Infantil -junto a los payasos españoles Gaby, Fofo y Miliki- haciendo doblaje de voces y sonidos, luego interpreta el personaje de niña en los anuncios televisivos de Cake Gran Via y el queso crema Nela. Entonces, ella fue incapaz de sospechar cuánto haría en el futuro para orientar, educar y entrener a niños-adolescentes en la radio y en la television.

Entre 1950 y 1952 actúa en formatos variados del Canal 6 (CMQ TV): No pase ahí, deténgase, de perfil educativo; la revista musical El show del mediodía, donde debuta junto a Blanquita Amaro y Marta del Río. 3

Realiza actuaciones discretas en importantes dramatizados nocturnos emitidos en horario estelar: Tensión en el canal 6, de Marcos Behmaras; Estudio 15, proyecto teatral, y el costumbrista El humo del recuerdo, donde escenifican originales del legendario Teatro Alhambra.

En Conflictos Humanos,4 encuentra su primer papel significativo como actriz, junto a la española Adela Escartín. Desde entonces, su talento innato va sumando variados roles, géneros y proyectos audiovisuales; pero sus cuentos, novelas y teleteatros -incluso clásicos- proclaman por doquier su calidad en la actuación dramática.

En la etapa comercial de la television cubana, la Núñez devino fundadora de tres televisoras: del Canal 4 pasa al Canal 6 y luego al Canal 2 (Telemundo), donde en Teatro del hogar, hace “Yerma”, dirigida por Antonio Emilio Vázquez Gallo,5 La Comedia del domingo, por Roberto Garriga, el Cuento universal y Filmoteca Philco.    

Durante 1956, la publicitaria Siboney de los hermanos Cuba la contrata como actriz y continúa brillando en la pantalla chica:

Desde 1958, en el espacio Una luz en el camino, actúa junto a Ada Bejar en varias telenovelas, con la dirección de Vázquez Gallo; desde entonces sigue en el género.

Entre 1962 y 1964 comparte con Alden Night, Reynaldo Miravalles y Verónica Lynn, en el Grupo Milanés, de Adolfo de Luis, que realiza escenificaciones a partir del Método Stanislavsky, en el escenario del Teatro Nacional.

En el Teatro ICR, que Bhemaras crea en la televisión, alterna con lo mejor de la actuación nacional e interpreta su personaje más importante: la Celeste, de “El dulce pajaro de la juventud”.

Desde Radio Liberación,6 Julio Lot y Marta Jiménez Oropesa la convocan para La novela de las Dos -donde devino contrafigura de Raquel Revuelta y trabaja con Mary Munne y Carlos Badías-. Luego arriba al Teatro del aire, los domingos, y a La novela Gravi, de las 7:00 p.m., dirigida por José A. Caiñas Sierra.

Se integra al grupo de artistas que en CMQ, crean TELE TEATRO -experimento de teatro arenas, cuyas obras no se difundían- donde Erdwin Fernández y Pedro Álvarez seleccionan obras, la dirección era rotativa y los directores de televisión invitados, valoraban intérpretes para sus espacios habituales.

También participa en las aventuras emitidas en directo en dos horarios diarios vespertinos: Los mambises, Los konsomoles, La calavera y El camarada.

Ni cuando su maternidad le impidió proseguir la intensidad laboral habitual en radio y televisión, abandonó el arte:

Durante 1966, en Radio Liberación, estrena “El diario de Ana Frank” -de gran repercusión en audiencia y crítica- donde sustituye a Marina Rodríguez. Cuenta historias en La cajita de música, creada por Maylin Carretero, y participa en Cuentos y canciones y El silbato dorado. Cuando esta emisora desaparece, desde Radio Arte actúa para variados géneros que nutren a nuestras emisoras provinciales.

Para Canal 4, en 1967, actúa en la telenovela Rumbos opuestos,7 de Iris Dávila, donde interpreta a una mujer citadina trabajadora.

Este espacio alternaba su emisión en vivo con los Horizontes, de Aleyda Amaya, y la segunda etapa de Grandes Novelas -donde Garriga hizo creaciones impactantes de clásicos de la literatura universal y nacional-; actúa en Papá Goriot, con Vázquez Gallo y en Las honradas, con el propio Garriga.

La programación televisiva infantil la reclama en: El carrousell de las sorpresas, Variedades infantiles, Tía tata cuenta cuentos -TV y radio- y se especializa en el doblaje de voces infantiles y de sonidos animales.

Durante los años setenta hizo su primera actuación cinematográfica personificando a una maestra en El jíbaro; más tarde aparece en Las profecías de Amanda.

Durante el X Festival mundial de la juventud,8 participa en dos programas radiales: Hablando del festival y Festival a las 9 de la noche, junto a Manolo Riveiro.

Ya en los años 80 pasados, se había evaluado como actriz infantil-juvenil, locutora y directora de programas radiales, sin dejar de actuar para la televisión.

Interviene en las escenas costumbristas de Así era entonces, el policíaco Día y noche, el cuento Tonos de verde, Es tiempo de partir9 y, por supuesto, en una larga relación de telenovelas: Antonia, El naranjo del patio, Retrato de mujer, Hola Habana, Con palabras propias y La otra esquina.

Su jubilación en 1990, no impidió que continuara:

Al crearse los canales educativos, en 2002, Ofelita potencia su rol fundacional, actuando en escenas para teleclases y cuentos.

Durante 2003, en Habana Radio, actúa, declama, conduce y dirige programas infantiles sobre el epistolario de José Martí, el cine o Desde el corazón de La Habana, donde su personaje es la propia Habana.

Ese mismo año obtuvo el segundo lugar en el Festival Nacional de Radio, por el espacio de cuentos cubanos que dirige en Radio Habana Cuba.

Esta mujer, de proverbiales sencillez, modestia y ternura, ha demostrado una laboriosidad, firmeza y perseverancia monumentales.

Porque le sobran deseos de trabajar y talento, hoy resulta natural que, ya octogenaria, se prepare para actuar en la telenovela En fin, el mar, y al culminarla, tenga prevista otra producción donde será la protagonista.

De esta manera se ha ganado, entre tantos lauros, la condición de Artista de Mérito y el Premio Nacional de Radio.10

 

Notas y referencias:

[1] Sito en Rastro y Belascoaín, Centro Habana.

2 Hoy Amadeo Roldán.

3 Animada por Germán Pinelli y dirigida por Amaury Pérez García.

4 Donde comparte elenco con Raúl Sélis, Juan Lado y su esposa Eva Vázquez.

5 Cuando en 1962 se constituye el Instituto Cubano de Radiodifusión, estuvo entre sus fundadores.

6 Extinta CMQ Radio.

7 Realizada en los estudios de Mazón y San Miguel. Junto a Salvador Wood, Celina Reynoso y Yolanda Pujols.

8 Celebrado en La Habana, durante 1978.

9 Trabajo de tesis donde toca el chelo y comparte con Raúl Pomares.

10 Otros: El Micrófono de la Radio, la medalla Raúl Gómez García, el diploma Nicolás Guillén y múltiples reconocimientos como fundadora de nuestra televisión.

 

 

Escribir un comentario

Los mensajes que aqui se emiten son de caracter personal. No publicamos comentarios vulgares ni ofensivos. Nos complacen los aportes que puedan hacer para mejorar nuestro trabajo. Sus mensajes son leidos y analizados en las distintas instancias de la TV Cubana y se responden a traves de artículos o en la solución de los problemas.